Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falso glamour en los Goya: esta es la precaria realidad de los que desfilan en la alfombra roja

La fiesta del cine español es como una cena de empresa de gente que ya no trabaja allí: el 50% de los actores que han trabajado este año no supera unos ingresos anuales de 3.000 euros, y el 29% no llega a los 600 euros (al año)

Si vives en Salamanca y trabajas en una panadería no te confundas, lo que vas a ver en la tele durante los Goya no existe, la mayoría de la gente que verás sonreír de oreja a oreja durante la gala probablemente ganará menos dinero que tú al año, no habrá podido pedir una hipoteca porque no tiene un sueldo fijo y en algunos casos el tirador de su cisterna funcionará estando sujeto con una percha. Vale, puede que precisamente hoy su cisterna esté perfecta, pero tienen todas las papeletas para no llamar a un fontanero si el año que viene se les rompe. No por austeridad, sino por números rojos.

Mucha de la gente que verás sonreír durante la gala gana menos dinero que tú al año, no tiene sueldo fijo y el tirador de su cisterna está sujeto con una percha.

Los Premios Goya son como una fiesta de empresa de gente que ya no trabaja allí, y que encima ahora probablemente están en el paro. Todas estas personas hicieron sus pelis hace un par de años, y el dinero que ganaron se evaporó en poco tiempo. Los invitados a los Goya de este año saben que podría ser la última vez que les inviten, porque nadie puede asegurarles participar en una peli del año que viene.

El 50% de los actores que han trabajado este año no supera unos ingresos anuales de 3.000 euros . Y el 29% no llega a los 600 euros (sí, al año).

Amigo panadero de Salamanca. Probablemente la noche de los Goya toda ese gente parezca brutalmente más guapa de lo que estabas tú y toda tu familia en suma el día de vuestras bodas, pero te puedo asegurar que más de una invitada a los Goya ha estado esperando hasta el día de hoy para ir a la peluquería porque el tinte y el corte le sale gratis si lo luce en la gala, y ha arañado hasta el último minuto viendo como le crecía las raíz morena bajo el rubio desfallecido, anhelando los Goya y la posibilidad de que un showroom le vista gratis.

Según la Fundación AISGE sólo el 43% de los actores encuentra algún trabajo al año: algún papel en series, cine o publicidad. Y como son trabajos de jornadas sueltas, este dato significa que los afortunados tal vez han trabajado un día al año, diez, o puede que noventa, pero ¿trabajar todo el año? IMPOSIBLE. Eso sólo lo logra la élite. No hablo de Bardem o Almodóvar, sino de todos los que aún no están en el Olimpo pero hacen cine y este año va a los Goya. Según el estudio de AISGE, el 50% de los actores que han trabajado este año no supera unos ingresos anuales de 3.000 euros . Y el 29% no llega a los 600 euros (sí, al año).

Cuando en una entrega de premios se hace cotidiano que los galardonados pidan trabajo abiertamente y denuncien estar “a pan y agua” desde que rodaron tal película, es que algo va mal en la industria. No sirve de nada vestirse de lentejuelas si el estómago está vacío y cuando subes al escenario no te queda otra que aprovechar ese minuto de gloria para denunciarlo. ¡A la porra el cambio climático y Rajoy, yo lo que quiero es comer! Sólo un 12% de los actores españoles gana más de 12.000 euros al año, es decir: logran pagar la visita de un fontanero gracias a lo que ganan de su profesión. 

Candela Peña: “Hace tres años que no trabajaba y desde aquí os pido trabajo, tengo un niño al que alimentar”

Una vez aclarado que la gente de los Goya no persigue el dinero y que probablemente se pudran de ancianos sin haber cotizado lo suficiente, te puedo decir amigo panadero de Salamanca, que tanto esfuerzo y tanta hambre es sólo para que TÚ te sientes en una butaca de cine, te calles esa boca ingeniosa que Dios te ha dado y veas como ellos te cuentan un cuento. Una película que no quieres ver, pero que aún así van a tratar de contarte. Quieren que te emociones, te rías, maravilles y llores apreciando cómo se poseen por otras vidas y otras épocas, y asistas a esa magia para hacerla tuya y que sea parte de tu cultura.

Toda esa gente quiere enamorarte, a ti qué dudas sobre si las actrices hacen mamadas para conseguir sus papeles (mito), y que te alegras de que todo esto de los Goya sea un fiasco y de que Rajoy se mee en la cara del sector cinematográfico español diciendo que no ha visto una sola película española nominada a los Goya. Tú, que compras el perfume de tercera categoría que patrocina la gala. Tú y sólo tú eres la energía que mueve todo este sarao y la razón por la que esta gente se levanta por las mañanas no sé muy bien a qué, y si tú no estás para ver la gala, pasar hambre y vestir de lentejuelas no habrá merecido la pena.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información