Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
2017 año del turismo sostenible

“Turismo y protección del medio ambiente son compatibles”

Jean Marie Somet, director de la Oficina de Turismo de Costa de Marfil, insiste en la importancia de la cooperación regional en el desarrollo del sector

Jean Marie Somet, director de la oficina de Turismo de Costa de Marfil, en la última edición de Fitur, en Madrid.

En Costa de Marfil, hay 60 maneras de decir buenos días, pero una sola forma de acoger a los viajeros internacionales, alardea Jean Marie Somet, director de la Oficina de Turismo del país africano.

"Podemos ofrecer todo menos la nieve", bromea y enumera los distintos tipos de actividades que se pueden realizar en el país, desde el turismo de playa o el cultural, hasta circuitos por las plantaciones de cacao o visitas a los 2 millones de hectáreas de sabanas arboladas y selvas húmedas y sus ocho parques naturales.

La contribución del turismo al producto interior bruto de Costa de Marfil pasó de un 0,6% en 2012 a un 4,8% en 2014, según datos oficiales. Aunque no existen cifras exactas para 2016, Somet estima que 1,2 millones de personas visitaron el país, unos 800.000 nacionales y 500.000 internacionales. Sin embargo, el país quiere convertir el sector en uno de sus ejes de desarrollo, hasta llegar a atraer a 1,5 millones de viajeros con ganancias equivalentes al 7% del PIB para 2020. Para lograr esa meta en un contexto en el que el 35% de la población vive por debajo del umbral de pobreza, el año pasado el Gobierno de Abiyán firmó un acuerdo con Pekín para atraer a turistas desde China, uno de los principales mercados emisores a escala global.

"No queremos desarrollar un turismo de masas, porque queremos proteger el medio ambiente", sostiene Somet. Para él, el crecimiento de esta actividad no entrará en conflicto con las políticas de protección de la naturaleza. "Para que esto pase, todos los actores necesitan tomar conciencia de eso y estar involucrados. Tienen que entender que es responsabilidad de todos. Ya no se practica la caza en Costa de Marfil y los controles para evitar el contrabando de especies raras o cuernos de elefante son mucho más estrictos". Este cambio de mentalidad, subraya, tiene que producirse también en los mercados emisores. "No puedo decir que todo es positivo y perfecto, pero creo que los turistas empiezan a entender cuál es su papel", agrega.

El país espera atraer a 1,5 millones de turistas en 2020

Las autoridades de Costa de Marfil esperan aprovechar el impulso de este año, dedicado por Naciones Unidas al turismo sostenible, para dar el salto de calidad. Este sector, según Somet, tiene todos los papeles para convertirse en el adalid de una economía inclusiva. El objetivo del Gobierno es generar 200.000 puestos de trabajo para 2020 en un país tradicionalmente agrícola en el que la tasa de desempleo femenino entre la población activa era del 3,7% en 2014, según datos del Banco Mundial. En 2015, ya se había logrado la meta de la creación de 3.000 empleos directos y 9.000 indirectos, asegura el director de la Oficina de Turismo.

Pese a los ambiciosos planes, el país tiene que enfrentarse a numerosos retos antes de lograr un lugar privilegiado en el atlas de los viajeros internacionales, desde la construcción de infraestructuras a la formación de personal cualificado. El desafío más importante, según Somet, consiste en convencer a los turistas de que se trata de un destino seguro.

Somet se jacta de la reducción del índice de criminalidad del país y minimiza la envergadura de las manifestaciones que en los últimos días han agitado las calles de la capital. "Se trata de trabajadores que reclaman una mejora de los sueldos, pero eso pasa también en otros lugares, tanto en África como en Europa. Es normal. En cuanto a la seguridad, todos los países del mundo se enfrentan a los mismos riesgos potenciales y la solución tiene que abordarse de manera global", sostiene.

La construcción de infraestructuras y la formación son algunos de los principales retos a los que tiene que enfrentarse

Somet recalca la importancia de la cooperación con otras naciones y confiesa que le gustaría lograr los mismos éxitos en este campo que Kenia o Ruanda. Durante la celebración de la Cumbre del Clima, el pasado mes de noviembre en Marrakech, Costa de Marfil firmó la Carta Africana sobre Turismo Sostenible junto a otros 23 países del continente. "Es la primera vez que unos Gobiernos africanos se reúnen para establecer que quieren proteger el medio ambiente", explica. "Los animales no conocen las fronteras, pasan de un país a otro. Ahora, por ejemplo, los elefantes están regresando a Costa de Marfil después de 10 años. Esta iniciativa, impulsada por Marruecos, solo es un primer paso".

Más información