Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu aísla más a Israel

Gobiernos de todo el mundo llevan años repitiendo que los asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada son ilegales

Asentamiento de Ramat Shlomo, en Palestina.

La resolución 2334 aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU constata lo que Gobiernos de todo el mundo le llevan años repitiendo a Benjamín Netanyahu: que la construcción de asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada es ilegal, porque viola el derecho internacional, e inmoral, porque priva a los palestinos de un Estado propio.

Que la resolución haya sido aprobada por todo el Consejo y con el voto de países que mantienen excelentes relaciones con Israel debería hacer reflexionar al primer ministro israelí sobre el peligroso grado de aislamiento internacional al que ya ha llevado al país. La reacción inmediata de ordenar la suspensión temporal de contactos con los países —incluida España— que han votado a favor de la resolución no es la forma más inteligente de actuar, pues solo hace más obvio ese aislamiento.

En los últimos años, Netanyahu ha utilizado en su estrategia internacional las mismas maniobras de su política interior: contra todos, esperando siempre un favorecedor giro inesperado. En este caso, el primer ministro israelí aguarda la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca a finales de enero, pero eso —gracias a la decisión de abstenerse de Barack Obama— ya no anula la histórica resolución.

No hay que olvidar: Netanyahu solo aceptó en 2009 que la paz en Israel pasa por que los palestinos tengan su propio Estado. Desde entonces lo ha repetido en contadas ocasiones y su aparente indolencia hacia la paz ha venido acompañada de una gran permisividad en la ampliación de las colonias.

Mención aparte merece la irregular actuación de Trump logrando con presiones que Egipto retirara una primera propuesta de votación, como si ya fuera presidente. Es una injerencia inaceptable a favor de un Netanyahu experto, como él, en el arte de la interferencia política y en hacer y decir cosas peligrosamente contradictorias.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.