Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa abandona la primera misión de defensa frente a asteroides

Un proyecto de la NASA golpeará una roca espacial para desviar su trayectoria

El proyecto quiere investigar estrategias para esquivar asteroides peligrosos. ESA / EPV

El consejo ministerial de la Agencia Espacial Europea (ESA), presidido por el español Luis de Guindos, ha decidido no financiar la participación europea en el primer ensayo de defensa planetaria. Se trataba de observar cómo afecta en la trayectoria de una roca espacial recibir un golpe con un artefacto lanzado desde la Tierra. El proyecto de la ESA, denominado AIM (misión de impacto en asteroide, por sus siglas en inglés), se encargaba de vigilar al asteroide mientras DART, la nave de la NASA, choca contra él. En cambio, el consejo aprobó renovar la misión ExoMars para explorar Marte a partir de 2020 a pesar del accidente que sufrió su sonda el pasado octubre.

El consejo ministerial reunido en Lucerna (Suiza), que le tocaba a España presidir, decidió no invertir el dinero que reclamaba la sección de Seguridad y Gestión del Tráfico en el Espacio para AIM. El objetivo era una pareja de asteroides, el sistema binario Didymos, formado por uno de 800 metros de diámetro y su luna (Didymoon), de 150 metros. El director general de la ESA, Jan Woerner, reconoció que no se había aprobado la misión pero no se había cancelado por completo. Woerner señaló que los países estaban de acuerdo en que hay que trabajar en "cómo defendernos" de un asteroide y por lo tanto se ha reservado una partida para rediseñar esta misión.

La NASA hará que DART golpee a esta luna en octubre de 2022, aunque no cuente con apoyo europeo. Para ver en más detalle cómo afecta el choque, AIM tendría que haber llegado en mayo de ese año para observar antes, durante y después del impacto a más de 6 kilómetros por segundo. Pero no contaremos con ese análisis in situ. La misión conjunta se queda coja y así se quedará también la información que permitiría empezar a trabajar en defender la Tierra del futurible choque con un asteroide. AIM contaba con una importante participación española, con el Instituto de Astrofísica de Canarias en el desarrollo de un sistema pionero de comunicación por láser.

Luz verde para ExoMars

El consejo de la ESA decidió dar el visto bueno a la segunda parte de la misión ExoMars, a pesar del chasco que supuso el accidente de la sonda Schiaparelli. La nave se hizo papilla contra la superficie de Marte por un error informático, pero los responsables políticos han decidido volver a financiar este proyecto con 400 millones, lo que permitirá desplegar un vehículo en el planeta rojo para estudiar la existencia pasada o presente de vida allí.

Las decisiones que se tomaron en la reunión de estos dos días suponían una gran inversión de dinero fundamental para el futuro de la exploración espacial, pero también para el desarrollo de tecnologías. Entre otras cuestiones, se debatía la participación en la Estación Espacial Internacional (ISS), que necesitaba de una aportación suficiente de dinero para garantizar su siguiente fase de explotación. Finalmente, se comprometieron a mantener en marcha su participación en la estación hasta 2024. También se aprobó la nueva etapa del minitransbordador Space Rider.

En total, la ESA había pedido a los 22 estados miembros que financiaran proyectos que suman 11.000 millones de euros para los próximos años, y habría conseguido unos 10.300 millones. Acompañado por la secretaria general de Industria y Pyme, Begoña Cristeto, Guindos había explicado que el Gobierno comprometerá 600 millones de euros adicionales para diferentes programas de la ESA, por lo que la contribución hasta 2024 será de más de 1.500 millones, informa EFE.

Más información