Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué nos sorprende que Johnny Depp sea un tipo detestable?

Es poco defendible la ceguera del público ante los desmanes de sus ídolos. El caso del actor es el último ejemplo

La percepción que el gran público tiene de cada estrella es casi siempre la que Hollywood quiere que tenga. Por eso esa fama de tipo duro que convirtió a Johnny Depp (Kentucky, 53 años) en un mito erótico era percibida como inofensiva: entraba dentro de los cánones del rebelde sin causa tradicional americano. Hasta que se salió de esos cánones.

Johnny Depp fue denunciado por agresiones físicas en la demanda de divorcio interpuesta por Amber Heard. Las redes sociales, ese hemiciclo tan abstracto y anárquico que siempre tiene opiniones, se pusieron de parte de él. "No le pega nada", decían algunos. "¿Cómo va a ser violento un hombre tan generoso?", se preguntaban otros acompañando su reflexión con fotos de Depp colocándole el sonotone a una anciana el mismo día de la denuncia.

"¿Cómo va a ser violento Johnny Depp?" es una pregunta vacía, porque el simple hecho de aparecer en películas de éxito no exime a nadie de cometer errores o delitos

No es un caso aislado. Ha pasado en numerosas ocasiones. En 1943, dos adolescentes acusaron al actor Errol Flynn de abusos sexuales. Flynn era una de las mayores estrellas del primer Hollywood, gracias a sus papeles de galán romántico y, sobre todo, a la película Robín de los bosques. Según la acusación, Flynn se había aprovechado del estado de embriaguez de las dos chicas, ambas de 17 años. La conmoción social fue abrumadora, mayormente a favor de la estrella: la asociación ABCDEF (American Boys Club for the Defense of Errol Flynn) lideró un movimiento que venía a decir que cómo iba Errol a abusar de nadie, si con lo guapo que era podría conseguir a quien quisiera.

Flynn fue declarado inocente, lo cual no sorprendió a una de las denunciantes, Peggy Satterlee, que contó a la prensa que "el jurado se pasó el juicio mirando a Errol Flynn y adorándole, como si fuera su hijo". A pesar de que Flynn había inmortalizado la frase "el wiski me gusta añejo, pero las mujeres me gustan jóvenes", nadie le tuvo en cuenta esta controversia y siguió acumulando éxitos hasta que su carrera se hundió cuando no se alistó en el ejército para combatir en la Segunda Guerra Mundial. Paradójicamente, el público no le perdonó esta afrenta, aunque la única razón por la que Flynn no fue al frente fue porque no había pasado el examen médico. El actor murió a los 50 años de un ataque al corazón, justo antes de casarse con la que habría sido su cuarta mujer, una chica de 15 años.

Errol Flynn posa en su casa con su perro en 1940. El actor fue absuelto de un delito de abusos sexuales.
Errol Flynn posa en su casa con su perro en 1940. El actor fue absuelto de un delito de abusos sexuales.

Desde los albores de Hollywood, la industria siempre se ha asegurado de que sus estrellas existan en una dimensión distinta de la nuestra. Eso genera fascinación y misterio, y por tanto millones de dólares. Cuando esta magia se rompe, la opinión pública reacciona oscilando entre la decepción y la confusión: ¿pero cómo va a hacer algo malo, si es una estrella de Hollywood? Esta tendencia a disculpar a la gente solo porque es famosa se ha puesto de manifiesto recientemente con dos casos muy distintos. Clint Eastwood dando su apoyo público al candidato republicano Donald Trump (convirtiéndose en la única estrella de primer orden en hacerlo) y el escabroso episodio de Johnny Depp siendo acusado de malos tratos por parte de su ahora exmujer, Amber Heard.

Clint Eastwood es un republicano de pura cepa, desde que en 1952 se registró como tal para votar por Eisenhower. Sin embargo, su sensibilidad y la empatía (que siempre exudan sus películas) le llevó a criticar las empresas bélicas de su partido en Corea, Vietnam, Irak y Afganistán. También se ha mostrado a favor de la libertad de las mujeres de elegir abortar y de los matrimonios entre personas del mismo sexo. Este aire de "republicano afable" hizo que muchos se sorprendiesen cuando hace un par de semanas Eastwood confesó que, a la hora de elegir, prefiere a Trump porque "Hillary Clinton seguirá los pasos de Obama, y ella ha ganado mucha pasta con la política. Estoy seguro de que Ronald Reagan renunció a lucrarse con su política".

La prensa alimentó esta narrativa destapando el pasado bisexual de Amber Heard, como si tuviera remotamente algo que ver con su divorcio, y asegurando que esas exnovias de su esposa fueron lo que empujaron a Depp a perder los papeles

Respecto a los comentarios racistas de Donald Trump, Eastwood le disculpó asegurando que el candidato dice muchas tonterías, pero la prensa las ha exagerado. "En mi época decir esas cosas no era racista", recuerda Eastwood, que es de la misma edad que Trump. Y añadió: "Vivimos en una sociedad de nenazas" (nota: algunos medios españoles han traducido pussies como "mariquitas", lo cual no es del todo correcto).

¿Por qué nos sorprende tanto que Clint Eastwood, que siempre ha votado al partido republicano, apoye al candidato republicano? Si casi la mitad de los americanos son partidarios de Trump, es cuestión de probabilidad que alguno de ellos sea una estrella de Hollywood. Incluso Meryl Streep, que compartió pantalla con Eastwood en Los puentes de Madison, se quedó perpleja ante estas declaraciones y aseguró que tendría que "hablar con él".

La imagen lo es todo y por eso cuando tres estrellas clásicas como Kevin Costner, Harrison Ford y Michael Douglas se divorciaron, el público sólo le dio la espalda a una de ellas. Los tres habían sido infieles a sus mujeres, pero Ford y Costner disfrutaban de una imagen pública impecable que Douglas, famoso por sus thrillers eróticos, no tenía.

El actor y director Clint Eastwood ha declarado su apoyo a Donald Trump.
El actor y director Clint Eastwood ha declarado su apoyo a Donald Trump.

Volviendo al caso más reciente, el de Johnny Depp. Lo cierto es que el actor ya creó escándalo en los 90, cuando destrozó un par de habitaciones de hotel durante su relación con la modelo Kate Moss. Estos arranques violentos no eran una novedad, pero aquella furia hotelera quedó enterrada como una anécdota de los locos años 90, como una reliquia de la fachada de rebelde de Depp e incluso como parte de su encanto impetuoso.

Desde aquel escándalo, Johnny Depp se ha convertido en uno de los actores favoritos del gran público, cuyo instinto inicial fue desconfiar de la víctima. La prensa alimentó esta narrativa destapando el pasado bisexual de Amber Heard, como si tuviera remotamente algo que ver con su divorcio, y asegurando que esas exnovias de su esposa fueron lo que empujaron a Depp a perder los papeles. La publicación de un vídeo en el que Depp se muestra agresivo contra el mobiliario de su casa y agrede verbalmente a Heard mientras se pone una copa de vino a primera hora de la mañana ha acelerado el acuerdo, según el cual Heard recibirá una suma (sin duda muy alta) de dinero a cambio de su silencio.

Da la sensación de que ha hecho falta que la persona menos famosa del conflicto aporte muchas más pruebas que la estrella. Pero la repercusión social de este turbio episodio ha evidenciado una vez más la ceguera del público ante los pecados de sus ídolos, quizá porque brillan demasiado. "¿Cómo va a ser violento Johnny Depp?" es una pregunta vacía, porque el simple hecho de aparecer en películas de éxito no exime a nadie de cometer errores o delitos. A veces, incluso, lo facilita: les hemos dejado creer que están por encima del bien y del mal y que pueden hacer lo que les dé la gana. Esta vez no.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información