Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Género, tecnología y compromiso en Guinea

Un grupo de jóvenes guineanas ha tomado al asalto las redes y han llamado la atención del mundo

Género, tecnología y compromiso en Guinea

Un grupo de jóvenes guineanas han tomado al asalto las redes y han conseguido llamar la atención de los medios internacionales. Lo han hecho utilizando las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y fundamentalmente las redes sociales y han completado una auténtica filigrana en su visibilización sin explotar el sentimentalismo. Lo han hecho reivindicado una nueva Guinea, una Guinea moderna y con un espíritu constructivo. Son mujeres, son jóvenes y son blogueras y, sobre todo, están armadas de creatividad e ideas innovadoras.

Guinea no es precisamente uno de los polos de atracción de la actividad tecnológica en el continente africano. Los datos más recientes sitúan la penetración de internet en torno al 6,5%, en noviembre de 2015. Sin embargo, últimamente ha sido el escenario de algunas iniciativas de uso comprometido de las TIC con un resultado interesante. La campaña de vigilancia de las elecciones GuinéeVote lanzada por la asociación de blogueros Ablogui, dio a estos ciberactivistas visibilidad, protagonismo y prestigio dentro y fuera del país y, principalmente, un vivero de nuevos jóvenes interesados en convertirse en actores del cambio utilizando la tecnología.

Entre esos blogueros estaba una jovencísima Dieretou Diallo, que se encargaba de la comunicación de la campaña. Diallo es una guineana, de 22 años de edad, estudiante en París de una doble licenciatura de Sociología-Economía y Comunicación. Ella ha sido la principal impulsora de la campaña Guineennedu21eSiecle (Guineana del siglo XXI). Se trataba de una estrategia pensada para desarrollarse en las redes sociales, pero con el apoyo de un blog. Las participantes intentan poner en valor un nuevo perfil de mujer guineana que no sólo reivindica su papel en la sociedad en los términos habituales de equidad e igualdad de oportunidades, sino que va más allá. Las jóvenes gritan alto y claro desde las redes: “Tenemos ideas, nuestras ideas van a cambiar la sociedad y no nos vamos a callar”.

Con la excusa del Día Internacional de la Mujer, las participantes de la campaña han lanzado un hashtag, #Guineennedu21eSiecle, en las redes sociales y, fundamentalmente en Twitter. A través de este hilo de comunicación recogían las adhesiones a la campaña, las muestras de apoyo a un trabajo para dar a la mujer guineana el papel que le corresponde. Además, compartían los materiales que han estado publicando durante semanas en el blog de la campaña, sus opiniones, sus anhelos y sus objetivos, textos de sensibilización sobre la necesidad de desterrar la práctica de la mutilación genital femenina, de conseguir la igualdad salarial entre los sexos o de acabar con la violencia doméstica. Las jóvenes entusiastas no han contado con ningún tipo de financiación para desarrollar esta iniciativa.

Una muestra del éxito de la campaña ha sido el interés que ha despertado en los medios internacionales, unas oportunidades que transmitir un mensaje que rompe con los estereotipos habituales. En los días próximos al 8 de marzo Diallo apareció en la cadena de televisión francesa France24 y en la británica BBC, por ejemplo, para explicar el sentido de la campaña. Pero también en medios locales guineanos. Esta joven ha sido la cara más pública de una iniciativa en la que han participado activamente una veintena de jóvenes, la mayor parte de jóvenes estudiantes universitarias y muchas formándose en Francia. En contra de lo que pueda parecer, la campaña no se ha encerrado en colectivos concretos como el de sus impulsoras, sino que los mensajes compartidos demuestran cómo ha llegado incluso a entornos rurales. Dieretou Diallo defiende con entusiasmo que el de las activistas implicadas en la campaña es el “grupo de edad que hará activamente moverse las cosas en Guinea, sólo si nos comprometemos”.

En una entrevista hace poco más de un mes y medio Dieretou Diallo se confesaba un poco desanimada por una cierta apatía de la mayor parte de las blogueras guineanas, que hasta ahora no habían terminado de vincularse al colectivo Blogueuses Guinéennes que ella misma había lanzado dentro de la organización de blogueros Ablogui. Por eso mismo y por la respuesta cosechada ella ha sido una de las principales sorprendidas por el resultado. “Cuando lancé la iniciativa, apenas pretendía encontrar un medio de interesar a las jóvenes en la causa de los derechos de las mujeres y ellas han respondido de una manera muy favorable. Eso significa que ellas están esperando que les abordemos de una manera inteligente y original”, explica la joven bloguera haciendo balance de la iniciativa.

Sólo durante la jornada del 8 de marzo la campaña llegó a más de medio millón de personas, según los datos que los analistas de la cadena británica BBC ofrecieron a su impulsora. Sin embargo, no era ese el único interés y, ni siquiera, el principal. “Uno de nuestros éxitos más importantes ha sido movilizar a toda una juventud independientemente de las diferencias étnicas, pero también haber sido capaces de demostrar que podíamos hacer un uso útil y pertinente de las redes sociales, más allá de pavonearse o intentar mostrar un ritmo de vida que realmente no tenemos”, señala Dieretou Diallo.

El éxito y la experiencia de Guineennedu21eSiecle puede suponer un punto de inflexión en el activismo digital en Guinea. Igual que la vigilancia de las elecciones de 2015, dio a Ablogui un nuevo impulso y una renovada masa crítica de ciberactivistas, Guineennedu21eSiecle puede ser un paso importante en el compromiso de las activistas más jóvenes. Pero además, Dieretou Diallo aspira a un cambio más profundo. “Esperamos que sirva para cambiar la forma de comunicar de las instituciones. La forma actual, no es la buena, no despierta interés, aburre. Igualmente nos gustaría que el Ministerio de Promoción de la Mujer tenga presencia en las redes sociales, para que podamos interpelarle y comunicarnos directamente”, aventura la joven guineana.

Sin embargo, el objetivo último que plantean las impulsoras de la campaña es ambicioso. Dieretou Diallo lo formula de manera sencilla: “Queremos conducir a las jóvenes a concienciarse de los problemas a los que se enfrentan las mujeres guineanas para provocar un cambio en su manera de comportarse. Sé que es un trabajo difícil y a largo plazo, pero eso no nos va a desanimar”, asegura con convicción y avanza los planes de futuro: “El año que viene combinaremos las acciones digitales con las acciones sobre el terreno. Ya hemos empezado a prepararlas”.

Más información