Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
SALUD

Cómo bajar el colesterol cuando las estatinas ya no funcionan

Un nuevo método rebaja un 50% las moléculas grasas 'malas' en pacientes que han agotado otros remedios

El colesterol malo obstruye los vasos sanguíneos.

Un nuevo método da una posibilidad para reducir el colesterol malo (el LDL, de baja densidad, que es el que se acumula en las arterias). La novedad consiste en la forma de actuación de los nuevos fármacos (evolocumab de Amgen y alirocumab, de Sanofi): se trata de anticuerpos monoclonales que actúan en el proceso de destrucción del LDL que se produce en las células del hígado (hepatocitos). En concreto, impiden que los receptores del colesterol malo se degraden, porque bloquean la unión de una molécula que desencadena el proceso que los digiere. De esta manera, al quedar intactos los receptores, hay más, y aumenta la capacidad de captar el colesterol de la sangre y llevarlo a destruir.

Evocolumab y alirocumab se han aprobado en poco más de medio año. El primero de ellos, por ejemplo, ofrece reducciones de entre un 55% y un 75% en comparación con pacientes sin tratar, y de entre un 38% y 46% en comparación con los que recibían ezetimiba, un reductor del colesterol que fue aprobado en Europa en 2013, y que era lo más moderno para tratar la hipercolesterolemia.

Como es habitual, la aprobación empieza para aquellos pacientes que ya han probado otros tratamientos. Por eso, está aprobado para personas con hipercolesterolemia familiar o las que no pueden tomar estatinas. Además, aunque en los estudios -más de 500 en el GAUSS-3; casi 28.000 en el Fourier, 4.500 en el programa Proficio- han participado miles de personas tanto a corto (12 semanas) como medio plazo (50), Sanidad expone que "dada la ausencia de estudios de morbi-mortalidad en el momento actual y la limitada información sobre la seguridad a largo plazo, su uso se considerará preferentemente en las siguientes situaciones clínicas de alto riesgo cardiovascular asociadas a elevaciones importantes de C-LDL en las cuales existen opciones de tratamiento muy limitadas, siempre asociado a una dieta baja en grasas y a la dosis máxima tolerada de estatinas".

El tratamiento está indicado para personas con hipercolesterolemia familiar

Pese a estas salvedades, en la presentación del último de ellos, el evolocumab, los médicos valoraron la aportación de este nuevo abordaje. "Nos ofrece una opción terapéutica innovadora y efectiva para tratar a los pacientes de muy alto riesgo cardiovascular que no consiguen reducir sus niveles de colesterol con los tratamientos disponibles hasta ahora”, dijo el presidente de la Sociedad Española de Cardiología, Andrés Íñiguez. "Es el mayor avance en los últimos 20 años", afirmó el presidente de la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA), Juan F.  Ascaso. “El perfil de eficacia y seguridad de evolocumab es un importante logro para poder controlar el colesterol LDL en los pacientes con hipercolesterolemia familiar y otras hipercolesterolemias graves que no han respondido de manera adecuada a una intervención hipolipemiante óptima, lo que incluye la modificación en los hábitos de vida y el tratamiento con dosis altas de estatinas o combinadas con otros fármacos reductores del colesterol”, añadió Pedro Mata, presidente de la Fundación Hipercolesterolemia Familiar.

Según los datos del ministerio, alrededor del 25% de los adultos que acuden a una consulta de Atención Primaria tiene alterados los niveles de lípidos. De ellas, el 70% son hipercolesterolemias puras y el 25% dislipemias mixtas, en las que también están elevados los niveles de triglicéridos. Se calcula que hay unas 92.000 personas afectadas por la forma hereditaria (la familiar). 

Más información