Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cuatro claves para ver Júpiter en su mejor momento del año

El 8 de marzo el planeta estará en oposición al Sol y se podrá ver más cerca y más brillante

El 8 de marzo se ha convertido en el día de suerte para los amantes de la astronomía: un eclipse solar total que se puede seguir por streaming (solo es visible en el sudeste asiático) y el mejor momento del año para ver Júpiter, en su punto más cercano a la Tierra. El mayor planeta del Sistema Solar se puede ver todas las noches sin necesidad de telescopio, pero este martes se podrá observar desde más cerca y de forma más brillante. La noche del 8 de marzo, Júpiter se encuentra en oposición, es decir, en línea recta con la Tierra y el Sol. Nuestro planeta se posiciona entre los dos astros, lo que permite que los rayos solares incidan directamente sobre el disco de Júpiter y sea la ocasión propicia para observarlo. 

Consejos para reconocer Júpiter:

1. Será el punto más brillante del cielo, más que cualquier otra estrella o planeta

2. Tendrá un brillo amarillento

3. Su brillo es fijo, mientras las estrellas parpadean, el de los planetas es estable toda la noche

Pero, ¿cómo encontrar Júpiter en el cielo? El astro saldrá cuando todavía haya algo de luz diurna, por lo que será lo primero que se vea cuando anochezca. En ciudades como Madrid se podrá ver a partir de las 19.46 (hora peninsular) y en Ciudad de México después de las 19.10 (hora local del país). Juan Antonio Bernedo, jefe técnico del planetario de Madrid, da una serie de claves para no perderse este momento:

Júpiter saldrá justo casi encima del punto cardinal este. Conforme avance la noche irá subiendo, por lo que podrá verse mejor. Alcanzará su punto más alto, su cenit, justo a medianoche. Para reconocerlo hay que tener en cuenta tres aspectos: será el punto más brillante del cielo, más que cualquier otra estrella o planeta; tendrá un brillo amarillento, aunque sin mucho color, no será exactamente blanco y su brillo es fijo, mientras las estrellas titilan y parpadean, el de los planetas es estable toda la noche.

Bernedo asegura que los planetas exteriores se pueden ver "bastante bien" desde la ciudad, pero que lo ideal es irse a campo o cielo abierto, a unos 50 kilómetros hacia el este. Si el desplazamiento se hace de madrugada, no importa la dirección, pues ya se encontrará en el punto más alto del cielo. 

Para quienes no puedan ver Júpiter el martes, no hay por qué preocuparse. Este planeta se mueve muy lento, tarda 11 años en dar la vuelta al cielo, por lo que los días posteriores también se podrá ver en su modo más brillante. 

Más información