Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cómo Kanye West se cree Dios, en diez de sus bombásticos 'tuits'

Primero 'tuitea' y luego piensa. Acosa a Zuckerberg, se compara con el Señor o apoya a Bill Cosby. También 'rapea' y es pareja Kim Kardashian

Kanye West explicando, en Cannes (en 2014), que se sienta a la derecha de Dios. Getty

Que Kanye West (Chicago, 38 años) es uno de los músicos de hip hop más creativos de su generación es algo que pocos dudan. Su disco My beautiful dark twisted fantasy (2010) está considerado una obra maestra del género. Siempre impredecible, y tras el más experimental Yeezus (2013), acaba de publicar un nuevo álbum (The life of Pablo), del que la plataforma Tidal tendrá la exclusiva de por vida (es decir, no lo verás en tiendas, ni en Spotify, ni en iTunes). Para otros, Kanye (alias Yeezy) es simplemente el marido de la voluptuosa Kim Kardashian. Algunos lo ven instalado en la Casa Blanca, a tenor de sus anunciados planes políticos. También hay quien le considera un admirable hombre de negocios. Así es como lo vemos los demás. Pero su hiperactiva cuenta de Twitter (en ocasiones, más de 50 tuits al día) habla de un hombre que no tiene abuela ni sentido del ridículo, prepotente y provocador. Estas son algunas de sus perlas.

1. “Mark Zuckerberg invierte 1.000 millones de dólares en las ideas de Kanye West (…) tras descubrir que es el artista vivo más grande y el más grande de todos los tiempos”.

Son dos tuits, consecutivos. Evidencian lo que ya suponíamos: KW primero tuitea y luego piensa. Porque si es el artista más grande de todos los tiempos, eso incluye el tiempo presente, o sea, a los vivos; añadir que es el más grande de los vivos es una reiteración propia de alguien que vive en el exceso. Por cierto, ¿es el artista más grande? Su mística definición de “artista” en otro mensaje (“alguien que es capaz de ver la verdad y luego expresarla”), supera lo estrictamente musical, de modo que se considera más grande que Shakespeare, Cervantes, Leonardo o Van Gogh. Y aparte, ¿en qué ha soltado la pasta el creador de Facebook, Mark Zuckerberg? ¿En sus… “ideas”? ¿Mil millones de dólares? Lo curioso es que al día siguiente, 15 de febrero, Kanye lanzó este desesperado mensaje: “Mark Zuckerberg, ya sé que es tu cumpleaños pero ¿puedes llamarme, por favor?”.

2. “Mark, te estoy pidiendo públicamente ayuda (…) Una de las mejores cosas que podrías hacer en tu vida es ayudarme en mi momento de necesidad”.

Ese mismo día prosiguió con sus ruegos. (Suponemos que Zuckerberg, si los leyó, debió de pensar: ¿qué he hecho yo para merecer esto?) Ahora en serio: ¿atraviesa un mal momento financiero Mr. West? Según ha reconocido, debe 53 millones de dólares (48 millones de euros), no ha especificado a quién ni en concepto de qué. El capo de Facebook no entró al trapo, pero sí el community manager de Pizza Hut, que ni corto ni perezoso respondió al endeudado rapero en Twitter ofreciéndole trabajo. “Empiezas mañana a las 9”, concluía, en una jugada maestra de márketing online. Seguramente a Kanye se le habrán quitado las ganas de comer pizza durante un tiempo…

3. “Mi enemigo número uno ha sido mi ego… Solo hay un trono y es el de Dios”.

De este tuit podría desprenderse que Kanye es un hombre humilde, sensato, a la par que religioso. Sin embargo, analicémoslo bien: si él no ocupa el único trono disponible es por la impepinable razón de que ya está ocupado, y nada menos que por Dios. Es decir, que si hubiera dos tronos, uno sería para Dios y otro para Kaney. Lo cual le convierte en algo así como el vicepresidente de Dios. Lea ahora el inicio de la frase (“Mi enemigo número uno ha sido mi ego”) y échese a reír.

4. “Muy feliz de haber terminado el mejor disco de todos los tiempos”.

Para todos los músicos, el último de sus discos es el mejor. Hasta ahí, lo de siempre. Pero Kanye West vuelve a desafiar aquí las coordenadas espacio-temporales designando The life of Pablo como el mejor disco de “todos los tiempos”. ¿Es tan bueno? La crítica de Rolling Stone expone que “es un disco caótico que parece hecho así a propósito”. A pesar de ello lo puntúa con un sobresaliente (4,5 sobre 5). El New York Times hace hincapié en que es un trabajo en equipo, con notables colaboradores (Rihanna, Chris Brown, The Weeknd, Kendrick Lamar): “[Kanye] es tan grácil que puede usar a otros para que hablen por él, y se le entiende con claridad meridiana”. “The life of Pablo es bueno, muy bueno; pero no es consistente”, dictamina The Guardian.

5. “No falté el respeto a Taylor Swift y nunca lo he hecho…”

Si hubiera un poco de amor, la de Kanye West y Taylor Swift sería una perfecta relación de amor/odio, pero parece que por parte de West solo hay de lo segundo. La manía persecutoria del rapero hacia la rubia estrella del pop empezó en 2010, cuando a ella le dieron un premio MTV por uno de sus vídeos y Kanye subió al escenario, le arrebató el micrófono y declaró que el vídeo de Beyoncé era el mejor “de todos los tiempos” (caray, qué manía con la frasecita). Ahora Famous, una de las canciones de The life of Pablo, incluye la frase: “Siento como si Taylor y yo hubiéramos tenido sexo. ¿Por qué? Yo hice famosa a esa perra”. ¿Falta de respeto? Bah…

6. “Me alegra saber que KK significa ‘hierba’… por favor, perdonen la confusión… ahora, volvamos a #Waves”

Su duelo dialéctico con el rapero Wiz Khalifa, en enero, tuvo proporciones épicas, además de cómicas. Empezó con un pique: Kanye anunció que el disco se iba a titular Waves (más tarde lo cambió por The life of Pablo), y Wiz, provocador, le recordó por Twitter que el sonido wave en el hip hop hace referencia a un estilo cremoso, buenrollista y no siempre bien considerado. Aquello se lo tragó Kanye, pero cuando horas más tarde encontró en un tuit de Wiz Khalifa las iniciales “kk”, pensó que se refería a su mujer, Kim Kardashian. El hallazgo inspiró una cadena de improperios (de “cursi de mierda” para arriba) que solo concluyó cuando alguien le explicó que Kk es la marca de marihuana de Wiz Khalifa. Hasta el fondo.

7. BILL COSBY, INOCENTE !!!!!!!!!!

Ante un tema de la trascendencia jurídica y social en Estados Unidos como el de Bill Cosby y sus supuestos y múltiples abusos sexuales, Yeezy no podía mantener la boca cerrada. Activista por los derechos de los afroamericanos (bisnieto de esclavos, presume en otro tuit), West rompe una lanza por el afamado actor, atribuyendo todo el escándalo a una campaña de racismo. Y lo expresa de la forma más rotunda que se puede hacer en Twitter: con mayúsculas y un amplio despliegue de signos de admiración. ¡Ahí queda eso!

 8. “Tengo que llamar a Floyd Mayweather y Leonardo DiCaprio, ayer hablé con Mike Tyson”.

Cualquier ciudadano de a pie da por sentado que una superestrella de la industria de la música se codea con sus homólogos del cine y el boxeo. Pero ¿qué necesidad tiene de decirnos lo que ya sabemos? Para muchos aficionados a la música, Kanye West está incluso un escalón por encima de los otros mencionados. Ahora bien: ¿qué se traían entre manos? ¿Una fiesta con bailarinas de barra vertical en casa de Floyd con la presencia de Mike? El nombre de Leonardo DiCaprio en la secuencia tiene explicación: el actor es fan (Kanye actuó en su fiesta de cumpleaños en 2013).We have to lower the price of textbooks…

9. “Tenemos que bajar el precio de los libros de texto (…) Preferiría profesores mejor pagados y libros más baratos… #2020”.

¿Preparando su programa electoral? Mr. West anunció en agosto de 2015, al tiempo que recogía un premio de la MTV, su intención de participar en la carrera por la presidencia de Estados Unidos en 2020. La cosa no quedó ahí, y cuando el actual presidente coincidió con él en un acto le dio algunos consejos, entre ellos: “No puedes ir diciendo por ahí que tienes una bonita, oscura y retorcida fantasía [en alusión al título de su disco de 2010]”, bromeó Barack Obama. “Hay muchos congresistas que han perdido su silla por decir cosas como esa”. Al menos sabemos que Obama se tomó a guasa las ínfulas políticas del rapero. En cuanto al programa: libros baratos, sueldos altos… Desde luego el rollo de lanzar ideas vacías a las que nadie puede oponerse lo ha pillado.

10. “No tengo interés en trabajar con alguien que es demasiado importante o bueno o tradicional como para no coger el teléfono a las 3 AM”.

Demagógico: pasa por un ataque a los poderosos que no atienden el teléfono, pero ¡hasta el ser humano más importante tiene derecho a estar durmiendo a pierna suelta a las 3 de la mañana! Amigo Kanye: esas no son horas. Asumimos que la tarea de elaborar el disco más grande “de todos los tiempos” no es fácil, y que las ideas vienen cuando vienen, a horas intempestivas casi siempre, y que un genio de tu talento no puede esperar a que amanezca para agarrar el teléfono, porque se ha ganado el derecho de conseguir todo lo que quiere en el preciso instante en que lo desea. Ignoramos a quién iba dirigida la inapropiada llamada, pero fuese quien fuese hizo bien en no contestar. Por cierto, a todos aquellos que tengan en sus agendas el teléfono de Yeezy: ya saben a qué hora llamarlo.

Más información