Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible entran en campaña

Siete representantes de los siete partidos debaten sobre sus propuestas para cumplir e implementar en España la agenda internacional ratificada en la ONU

Debate a siete sobre la Agenda Post-2015 ayer en Madrid.

Siete políticos reunidos para debatir sobre la posición de sus respectivos partidos políticos respecto a los 17 Objetivos de la agenda post 2015 (ODS) ratificados el pasado septiembre en la sede las Naciones Unidas en Nueva York. La de este martes fue una cita inédita en la que los asistentes, convocados por la Red Española de Desarrollo Sostenible (REDS), expusieron su postura en cuanto al volumen de ayuda al desarrollo, la coherencia de políticas nacionales respecto al tratado internacional o el entramado institucional que debe velar por el cumplimiento de las metas en España.

El encargado de abrir el acto, moderado por la periodista y presentadora Verónica Sanz, fue Miguel Ángel Moratinos, fundador y presidente de la REDS. “Ahora llega la tarea más importante: que se apliquen”, zanjó su intervención en la que explicó qué son los Objetivos de Desarrollo y la importancia de que los mandatarios se comprometan a adoptarlos e implementarlos. Por eso, la Red encabezada por el exministro de Exteriores, ha elaborado un manifiesto en el que interpela a los partidos a aplicar la agenda global, promover políticas a favor del desarrollo sostenible y constitucionalizar la ayuda al desarrollo, entre otras.

ODS, el debate a siete

Los congregados por la Red Española de Desarrollo Sostenible (REDS), encabezada por el ex ministro Miguel Ángel Moratinos y la ex secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, fueron:

  • Gonzalo Robles, Secretario de Participación Social del Partido Popular
  • Soraya Rodríguez, diputada en el Congreso el PSOE
  • Mariano Pérez Bravo, candidato al Congreso por Izquierda Unida-Unidad Popular
  • Antonio Pezzi, candidato al Senado por la Comunidad de Madrid de Ciudadanos
  • Julio Lleonart, candidato al Congreso por Madrid de UPyD
  • Pablo Bustinduy, secretario general de relaciones internacionales de Podemos
  • Juantxo López de Uralde, fundador de Equo

“El principal desafío que enfrentan nuestras sociedades es la desigualdad. Si no atacamos la raíz del problema, que es nuestra estructura productiva y de consumo, solo trataremos los síntomas”, opinó Pablo Bustinduy, secretario general de relaciones internacionales de Podemos, primero en la ronda de intervenciones. Y las soluciones, apuntó, pasan por “tomar decisiones radicales” desde una perspectiva de Derechos Humanos. “Y renunciar a un enfoque paliativo que implica ir tapando agujeros que vamos abriendo por otro camino”, disertó.

En el terreno de lo concreto, algunos de los compromisos de Podemos anunciados por su representante fueron: alcanzar el 0,7% del PIB en ayuda al desarrollo en dos legislaturas, dotar de rango ministerial a la cooperación en el que llamarían ministerio de Solidaridad y crear una vicepresidencia de Gobierno de Sostenibilidad. Esta última, una propuesta compartida con el PSOE pues Pedro Sánchez anunció el pasado 13 de noviembre que creará una Vicepresidencia de Sostenibilidad para dar "coherencia ambiental" a las políticas de todos los ministerios, como recordó Soraya Rodríguez, diputada en el Congreso del PSOE, en la mesa redonda celebrada ayer en la sede de Abertis en Madrid.

Por su parte, Juantxo López de Uralde (Equo) alertó sobre las consecuencias del calentamiento global, el cambio climático y lo cerca que está la humanidad de agotar irreversiblemente los recursos del Planeta. “Los gobiernos no son capaces de poner bridas a las grandes multinacionales que están detrás de esta problemática. Ha surgido un movimiento de la ciudadanía por recuperar el control y la democracia; y creo que eso será clave para que los ODS se hagan realidad”. Una reflexión que bien podría ejemplificar el caso Volkswagen que centró parte del debate. “No veo que nadie vaya a ir a la cárcel”, apostillo una mujer desde el público en el turno de preguntas. “Tenemos que recuperar el control. Este sistema del crecimiento infinito sobre una base física finita, es insostenible”, añadía Uralde, quien se mostró favorable a incluir la ayuda al desarrollo en la Constitución en caso de que se reforme la Carta Magna. “Me gusta la idea. Si lo hemos hecho con la deuda…”.

La de constitucionalizar la ayuda es una de las propuestas recogidas en el documento elaborado por la REDS para que los partidos se adhieran. “Todos estamos de acuerdo con la adopción de los ODS. Lo lógico es estar de acuerdo”, señaló el representante de Ciudadanos, Antonio Pezzi, candidato al Senado por la Comunidad de Madrid. Sin embargo, dijo que no es “justo” incluir una cifra de ayuda al desarrollo en la Constitución. “¿Por qué el 0,7 y no el 0,5? Dependerá de la necesidad en cada momento”, justifico Pezzi su postura. También reacio a incluir un número (para la AOD) se mostró Gonzalo Robles, hasta hace unos días secretario general de cooperación y que asistió en calidad de responsable de participación del PP. “¿Y por qué no constitucionalizar lo que se destina a Sanidad? Todos estamos de acuerdo con el 0,7%, por supuesto. ¿Pero constitucionarlo?”.

La Red Española de Desarrollo propone incluir la Ayuda al Desarrollo en la Constitución

Aunque contrario también a incluir la AOD en la Constitución, “prolija en detalles y rígida”, Julio Lleonart, candidato al Congreso por Madrid de UPyD, no dudó en poner un número a la solidaridad española: “El objetivo mínimo tiene que ser el 0,7. Lo tienes que aplicar sí o sí. Las excusas de austeridad necesaria no pueden contravenir los objetivos de desarrollo. La solidaridad no puede depender de la situación económica”.

Por su parte, Rodríguez defendió la constitucionalización de la ayuda al desarrollo frente al argumento de PP y Ciudadanos. “No todo lo que está en la ley es más efectivo, pero si está tiene más posibilidades de serlo”, apuntó. “No puede ser que España haya retrocedido en solo cuatro años a niveles de ayuda anteriores a 1996”, lamentó la única mujer en la mesa redonda, además de la presentadora. Mariano Pérez Bravo, candidato al Congreso por Izquierda Unida-Unidad Popular, coincidió con ella en denunciar el recorte (del 70% desde que empezó la crisis) de esta política internacional. “El 0,7% debería ser el mínimo, pero es preocupante que la AOD española se ha quedado en una tercera parte en los últimos cuatro años”, afirmó.

La desigualdad y la sostenibilidad, los principales retos

La agenda de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible contiene, nada menos, que 169 metas, cada una con sus respectivos indicadores. Son muchos los retos para lograr un mundo mejor. Sin embargo, hay cierto consenso en que la lucha contra la desigualdad, tanto la económica como la de género, y la sostenibilidad serán los ejes que centren en mayor medida la atención de los países desarrollados.

“A escala planetaria, el patrimonio de las 20 familias más ricas es el que tienen 1.000 millones de hogares más pobres”, indicó Bustinduy. “En nuestro programa llevamos, con las estructuras económica y políticas, secundar la creación de una agencia internacional de fiscalidad”. Esto, explicó el representante de la formación morada, además de asumir el compromiso de la ONU para habilitar un marco de reestructuración de deuda soberana; así como suscribir el tratado vinculante para empresas multinacionales que exige el cumplimiento estricto de los derechos humanos.

“Hay que superar la dialéctica entre crecimiento económico y lucha contra la desigualdad de quienes plantean que primero va lo uno y luego lo otro. Igual sucede con la sostenibilidad. Se dice que es necesario crecer y si es costa del medio ambiente, no pasa nada; primero crecemos y luego ya solucionaremos lo que hayamos dañado”, expuso Rodríguez. “Tenemos que trabajar en un crecimiento más igualitario, que es mejor para crecer bien y más. Y hoy también sabemos que el crecimiento no puede ser a costa de la degradación ambiental”, sentenció.

En opinión de la mandataria socialista, “todos somos víctimas de la degradación ambiental”, pero en distinta medida. “Hay miles de ciudadanos en situación de vulnerabilidad y, entre ellos, las mujeres y los niños son los más vulnerables. El PNUD [Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo] nos dice que una de cada cinco personas vive en la extrema pobreza”, subrayó. “Son la mitad de pobres de los que había en 1990, pero la degradación climatológica y la crisis económica hacen que esas personas que han salido de aquella situación puedan caer de nuevo en ella”, abundó.

“En el último informe de los ODM de 2014 se destaca el tema de la desigualdad; que ha crecido entre los países y dentro de los mismos. El 1% posee la misma riqueza que el 99% restante. Es una cifra obscena, no podemos permitir que se produzca esta situación”, abundó en este punto del debate el candidato al Congreso por Izquierda Unida-Unidad Popular. Pérez Bravo mostró, además, su “profunda preocupación” por el aumento del autoempleo en España. “Normalmente, va a asociado a la pobreza”, recordó. “Todos los países, también los desarrollados y de renta media, tienen bolsas de pobreza y hay que luchar contra ellas”, apuntó Robles, del PP.

Miguel Ángel Moratinos y Teresa Ribera son los impulsores de la Red Española de Desarrollo Sostenible.

Respecto al cambio climático y la promoción del desarrollo sostenible, los siete partidos coincidieron en el diagnóstico. La situación es límite y hay que tomar medidas. No hubo concreción, sin embargo, más allá de las buenas internaciones compartidas de frenar la degradación ambiental. “Está muy claro que tenemos un solo planeta y nuestra patria es el mundo. Y estamos en un punto muy crítico, prácticamente de no retorno; destrozamos nuestro mundo y de una manera absolutamente irresponsable seguimos emitiendo gases de efecto invernadero”, se indignó Pérez Bravo. En una línea parecida, Uralde criticó la falta de voluntad para reducir el CO2 y frenar el calentamiento global.

En este sentido, dos cuestiones encendieron el debate: el ya mencionado caso Volkswagen y el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (conocido por sus siglas en inglés, TTIP). Este segundo fue objeto de discusión entre quienes defendieron que era incompatible con la defensa de los valores de los objetivos de desarrollo sostenible —Uralde, Pérez Brazo y Miguel Ángel Vázquez, del partido Por un Mundo Más Justo, entre el público— y los que sostenían que puede ser un tratado beneficioso, sobre todo, la socialista Soraya Rodríguez. “¿Qué ha ocurrido que en los ochenta éramos capaces de frenar los efectos sobre el medio ambiente y en el siglo XXI no? Ahora todo queda supeditado al libre comercio. El TTIP es un golpe más en este sentido. Nosotros, los ciudadanos, estamos renunciando a nuestra capacidad de acción política en beneficio de las grandes corporaciones”, argumentó el fundador de Equo.

“Uno de los objetivos de la Red Española de Desarrollo Sostenible es precisamente plantear estos debates para ir encontrando respuestas a todas estas preguntas”, concluyó en el discurso de cierre de la jornada Teresa Ribera, ex secretaria de Estado de Cambio Climático y co-presidenta del Consejo Asesor, junto a Moratinos, de la REDS.