informe OCDE

España, el país de la OCDE que más recortó en ayuda al desarrollo

Con un 0,14% del PIB en 2014, se sitúa a la cola del mundo en cuanto a fondos destinados a la cooperación internacional

Si lo que se había presupuestado en ayuda oficial al desarrollo en 2014 —un 0,17% del PIB— ya levantó las críticas de las organizaciones del sector porque situaba a España a la cola del mundo en cuanto a su contribución solidaria para lograr un mundo mejor; lo que finalmente se ejecutó en efecto en programas de cooperación internacional, un 0,14%, según datos publicados este miércoles por la OCDE, señala al país como el que más recortó en esta partida, un 20,3% respecto a 2013. Así, tal como señala la Agencia Española de Cooperación (Aecid), se invirtieron 1.426,97 millones de euros, cuando la previsión inicial era de 1.753,17 millones.

Tal diferencia tiene una triple explicación que ha detallado la Aecid en un comunicado. La primera es que el año pasado se produjo un "mayor reembolso" del esperado de ayuda no ejecutada en años anteriores a 2014 "por razones estrictamente legales". La cantidad que le ha sido devuelta al estado supera en 133 millones la que había estimado en este concepto "que resta en el cómputo total del cálculo de la AOD para este año". Una segunda causa de ese desajuste es que no hubo condonaciones de deuda a países pobres y que computan como ayuda. "En 2014 no se ha producido la firma de acuerdos para estas operaciones, previstas en el cálculo inicial. Estos acuerdos no son unilaterales, sino que se suscriben en un marco de negociación con múltiples actores en el seno del Club de París. Se espera que estas operaciones se produzcan en 2015", asegura el organismo. Una última anotación de la agencia es que todavía está en proceso de redacción el reglamento que desarrolla la ley del Fondo de Promoción del Desarrollo (Fronprode), un instrumento financiero de la cooperación española gestionado por la propia Aecid. Por esa razón, dicen, solo se han podido usar 35,68 millones de los 340,5 que se habían presupuestado.

Más allá de las explicaciones esgrimidas, el dato no solo deja a España muy lejos de la media europea de un 0,42% en ayuda al desarrollo (AOD) y a años luz del objetivo soñado y prometido del 0,7%, sino que además sitúa al país a la cola de los 34 donantes del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, solo por delante de Polonia, Eslovaquia, Grecia, República Checa, Eslovenia y Corea. Y ninguno de ellos mermó tanto su aportación como España. Dos de ellos, incluso, hicieron el esfuerzo de aumentar su inversión en cooperación pese a sus maltrechas economías: Grecia la incrementó un 6.3% respecto al año anterior para aportar un 0,11% de su PIB y Corea subió un 0,8 hasta el 0,13% del PIB.

"Lo más preocupante es que esto mina la credibilidad de España como actor en la cooperación internacional justo en un año clave, en el que se debatirá cómo se financiará la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible". Maite Serrano, directora de la Coordinadora de ONG de Desarrollo (Congde), lamenta con estas palabras que el Gobierno siga metiendo la tijera en esta partida que se ha visto mermada en más de un 70% desde que empezó la crisis en 2008. Una caída en picado que la Congde califica año tras año como "el desmantelamiento de la ayuda". "La situación es así de dramática. España no tendrá capacidad para defender su posición en la próxima reunión en Addis Abeba en junio, cuando se negociará esa financiación de la agenda post-2015".

En opinión de la directora de la Congde, "no hay nada positivo en los datos". Espera, sin embargo, que sirvan de revulsivo para que los partidos políticos se comprometan con esta política internacional y renueven su compromiso con el 0,7% en este año plagado de citas electorales. "La teoría de hacer más con menos ya no vale. En la práctica es imposible. Entendemos que hay que ser más eficaces con los recursos que se tienen, pero para eso hay que disponer de recursos", subraya. "Miles de personas que deberían verse beneficiadas por nuestra solidaridad, no reciben nuestra ayuda", añade.

Entendemos que hay que ser más eficaces con los recursos que se tienen, pero para eso hay que disponer de recursos

Maite Serrano, directora de la Congde

El conjunto de los países de la OCDE, de hecho, aumentó su inversión en cooperación en 2014. El año pasado, los donantes aportaron 135.200 millones de dólares (125.000 millones de euros), 100 más que en 2013, para mantenerse en un 0,29% del PIB. "En los últimos 15 años, la AOD neta ha ido en aumento y se ha incrementado en un 66% desde el año 2000. Ha sido durante mucho tiempo una fuente estable de financiación para el desarrollo. A pesar de la recesión en varios países miembros del CAD que ha supuesto una reducción en sus presupuestos de ayuda, es alentador que los niveles totales de AOD se mantienen altos y estables", apunta la OCDE en su informe de resultados.

Cinco países repiten en la parte alta de la tabla como los que cumplen con el compromiso de destinar el 0,7% a la cooperación internacional. El quinteto lo componen: Suecia con un 1,1%, Luxemburgo (1,07%), Noruega (0,99%), Dinamarca (0,85%) y Reino Unido (0,71%). En términos absolutos de dinero aportado encabezan la lista como mayores donantes: Estados Unidos con 30.260 millones de euros, Reino Unido (17.925 millones de euros), Alemania (15.000 de euros), Francia (9.590 de euros) y Japón (8.500 de euros). España se encuentra en esta clasificación en la posición número 15 con una aportación total de 1.426,97 millones de euros.

Más información