Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
MATEMÁTICAS

El inspirador de ‘Una mente maravillosa’ gana un ‘Nobel’ de matemáticas

John Nash y Louis Nirenberg reciben el Premio Abel de matemáticas por su trabajo en ecuaciones diferenciales parciales, una herramienta empleada en muchas ciencias

El matemático estadounidense John Nash EFE

El matemático estadounidense John Nash, de 86 años, al que dio vida Russell Crowe en la película Una mente maravillosa, ha ganado el Premio Abel, junto a la Medalla Fields, el más prestigioso en el campo de las matemáticas. El investigador de la Universidad de Princeton compartirá los 800.000 dólares de premio que ofrece la Academia Noruega de las Ciencias y las Letras con su colega Louis Nirenberg, de 90 años, profesor emérito en la Universidad de Nueva York. Ambos han sido reconocidos por su trabajo en ecuaciones diferenciales parciales, una herramienta empleada para describir todo tipo de fenómenos científicos, desde los campos de la termodinámica a la física cuántica.

Según explica el comité del Premio Abel en un comunicado, los trabajos de Nash en este campo son considerados por los expertos más profundos y de mayor alcance que sus descubrimientos sobre teoría de juegos y las matemáticas detrás de la toma de decisiones por el que recibió el Nobel de Economía en 1994.

El nombre de Nash, que solía trabajar en solitario, está vinculado a un gran número de trabajos influyentes en el campo de las matemáticas, desde el teorema de función inversa Nash-Moser, o el teorema Nash-De Giorgi, surgido de un problema que Nash trató de resolver por sugerencia de Niremberg.

El matemático de origen canadiense Louis Nirenberg EFE

Nirenberg, nacido en Canadá, ha gozado de una larga carrera, produciendo resultados importantes hasta después de cumplir los 70. A diferencia de Nash, Nirenberg prefería el trabajo en equipo y solía hablar de las matemáticas como una gran familia. En una entrevista de 2002, aseguraba que cuando habla con personas sin ningún contacto con las matemáticas trataba de comunicarles “lo divertidas que son”.

Más información