Selecciona Edición
Iniciar sesión

Londres, capital de los datos

Una nueva guía retrata en mapas la ciudad que más información genera y comparte

Ampliar foto
Mapa del libro 'London: the information capital' donde se muestra la captura de 1,5 millones de fotos colgadas en Flickr.

Hubo una cena mítica para el mundo de los datos. Tuvo lugar en 2009, entre el entonces primer ministro británico Gordon Brown y Tim Berners-Lee, padre de Internet. El político preguntó al científico cómo podía el Gobierno hacer el mejor uso de la web. Este le dijo al primer ministro laborista que deberían colgar en ella todos sus datos. Y Brown contestó: “De acuerdo, hagámoslo”.

Desde entonces, Londres se ha convertido en el paraíso de los datos. No es solo la descomunal cantidad de información que genera, sino que la comparte con sus ciudadanos. Reino Unido ha hecho de la difusión de datos una prioridad nacional.

Existen inmensas bases de datos abiertas, como Open Data Institute, creada por el propio Berners-Lee. La información generada por instituciones como la Oficina Nacional de Estadísticas posee licencias abiertas que permiten a los ciudadanos usarla, publicarla, distribuirla o modificarla. Más de 230.000 mapas en papel de la ciudad han sido digitalizados y puestos al alcance del público, labor a la que siguen dedicados los 1.200 empleados del Ordenance Survey. Y todo ciudadano puede solicitar cualquier información por escrito a la administración y esta tiene la obligación de responder en el plazo de 20 días laborables. Sumada a toda esta información oficial, está la que los propios londinenses aportan voluntariamente a redes sociales, aplicaciones de (por ejemplo) running o sofisticadas plataformas de mapeo como OpenStreetMap.

Todo este maremágnum de información llamó la atención de dos expertos en tratamiento de datos, procedentes de diferentes disciplinas, que han creado algo así como la guía de Londres más alucinante que existe. James Cheshire es geógrafo y Oliver Uberti, diseñador gráfico. Suya es esta nueva guía de Londres para el siglo XXI.

London, the information capital no es un atlas, sino un conjunto de perfiles de la ciudad a través de mapas de datos. La procedencia étnica de los vecinos de cada calle. Los lugares más fotografiados. Dónde viven los casados y los solteros. Qué se deja la gente en los aeropuertos. Desde dónde se tuitea a favor de qué equipo de fútbol.

Londres es una ciudad de mapas. ¿Quién no conoce ese plano del metro diseñado en 1931 por Henry Beck o esa guía A to Z, creada por Phyllis Pearsall, con más de 30.000 calles que cabe en el bolsillo? Cualquier ciudad se puede capturar en mapas, defienden los autores, pero Londres está definida por ellos.