La princesa que desafía la ley saudí

Con la complicidad de su esposo, el sobrino del rey, Ameerah al Taweel trata de seducir a los medios occidentales para cambiar la imagen del reino del desierto

Conduce, tuitea y supone una presencia incómoda en uno de los países más misóginos del mundo

Ameerah al Taweel asistió a la Clinton Global Initiative, en Nueva York, en septiembre, para hablar sobre la 'primavera árabe' en una mesa redonda organizada por el expresidente estadounidense. / JIN LEE (BLOOMBERG)

Es joven, articulada y defiende el derecho de las mujeres a conducir en su país, Arabia Saudí, el único del mundo que se lo prohíbe. Nada extraordinario entre las nuevas generaciones de chicas que acuden a la universidad y luchan para hacerse un hueco en el mundo laboral, a pesar de las trabas sociales y legales que les impone el Reino del Desierto. Pero Ameerah al Taweel no es una saudí cualquiera. Está casada con el príncipe Alwaleed bin Talal, sobrino del rey y uno de los hombres más ricos del mundo. Con su complicidad, y algunos dicen que bajo su batuta, Ameerah intenta seducir a los medios de comunicación occidentales y cambiar la imagen de la mujer saudí.

“Quiero ser un modelo para todas las mujeres del mundo”, explicó a esta corresponsal durante un intercambio de mensajes para preparar una entrevista que no ha llegado a concretarse. Habrá quien opine que mejor sería que se centrara en su país, cuyas leyes y usos se encuentran entre los más misóginos del planeta, e incluyen una completa segregación de los sexos en los espacios públicos. Le pregunté por ello. “[Las saudíes] conseguirán sus verdaderos derechos, estoy convencida”, respondió con estudiada cautela.

La futura princesa nació en 1983 en una familia beduina y, como en un cuento de hadas moderno, a los 20 años se cruzó en su camino el multimillonario príncipe. Pasó entonces a vivir en un palacio de 420 habitaciones, forrado de mármol y decorado con retratos de su marido, que cuenta con dos piscinas y una pista de tenis cubiertas, y cuesta recorrer una hora y media, según el relato de una reportera de Forbes que lo visitó en 2009. Esa revista califica a Alwaleed (conocido en España por una denuncia de violación que la justicia desestimó por falta de pruebas) de “29ª fortuna del mundo”.

El primogénito del rey ha pedido a Alwaleed que ponga fin a las “repetidas apariciones de su esposa en los medios” porque “viola los valores de nuestra familia, nuestra religión y nuestro país”

“No he cambiado; en lo esencial, en los valores, soy la misma persona”, ha declarado Ameerah en varias ocasiones. “Mi amor por mi religión, familia y trabajo me definen”, se presenta en Twitter (@amirahaltaweel), donde es muy activa y tiene casi medio millón de seguidores.

Su biografía oficial dice que se graduó con matrícula de honor en Administración de Empresas en la Universidad de New Haven. No explica que su poderoso marido logró que ese centro enviara a los profesores a su palacio en Riad para darle las clases. El esfuerzo ha valido la pena, a la vista de lo airosa que Ameerah ha salido de sus citas con una cuidada selección de medios estadounidenses durante los últimos meses.

“El velo es una elección. Hay que respetar a las mujeres con velo, por supuesto, pero las que no lo llevan no son menos musulmanas. Debe ser nuestra elección, y solo Dios puede juzgarnos”, le dijo a Charlie Rose, de Bloomberg. En la misma entrevista defendió que “la prohibición de que conduzcan no es una tradición, sino un tabú promovido por gente estrecha de miras”. También contó, ante el regocijo de su marido, que ella conduce en el desierto, algo habitual entre los beduinos, y cuando viaja fuera de su país.

El príncipe Alwaleed bin Talal y su esposa, Ameerah al Taweel, en la boda del príncipe Guillermo y Catalina Middleton, en Londres, en 2011. / JASPER JUINEN (GETTY)

Aunque muchas saudíes comparten esas ideas, es inusual ver a una princesa, melena al aire, defendiendo en público y ante extranjeros su derecho a conducir y la necesidad de que se les permita participar plenamente en la sociedad. Ya se ha ganado la reprimenda de su cuñado, el príncipe Khaled, a quien le disgusta la creciente relevancia pública de la mujer de su hermano. El primogénito ha pedido a Alwaleed que ponga fin a las “repetidas apariciones de su esposa en los medios” y le ha advertido de las graves consecuencias si no acaba con esa práctica, que, dice, “viola los valores de nuestra familia, nuestra religión y nuestro país”.

Pero incluso entre los menos obtusos, Ameerah es una figura controvertida. Frente a quienes la admiran por defender los derechos de la mujer, también hay quienes la califican de “muñeca de Alwaleed para Occidente”, convencidos de que el astuto príncipe la utiliza como instrumento de relaciones públicas para proyectar una imagen más moderna de su país. Que su marido le lleve 28 años y tenga hijos de su edad, contribuye a ese estereotipo.

Sin embargo, el multimillonario siempre ha sido considerado un miembro progresista de la familia real y, como nieto del fundador del reino y gestor de una enorme fortuna, no es uno más entre los miles de príncipes. Incluso se le atribuyen aspiraciones al trono. Entre sus gestos feministas destaca haber puesto a los mandos de uno de sus aviones a la primera piloto saudí. Además, dentro de las oficinas de su imperio, el Kingdom Holding y la Fundación Alwaleed bin Talal, las (numerosas) empleadas pueden prescindir del pañuelo y la capa negra, que son de rigor para las (escasas) saudíes que trabajan en el país. Y a pesar de que la ley le permite estar casado con cuatro mujeres a la vez, sus cuatro matrimonios han sido sucesivos.

Que no cunda el pánico. La modernidad de Ameerah no es revolucionaria. Ella misma se encarga de tranquilizar a los guardianes de las esencias. “Creo en la evolución, no en la revolución. El Gobierno ha puesto en marcha muchas reformas y las apoyamos”, aseguró durante una mesa redonda organizada por el expresidente de Estados Unidos Clinton para hablar de la primavera árabe. Sabe, como su marido, que los verdaderos cambios acabarían con sus privilegios.

LA SENDA DE LAS MODERNIZADORAS

Á. E.

De izquierda a derecha, Rasha al Sabah, de Kuwait, la reina Raina de Jordania y la jequesa Mozah de Qatar.

Ameerah no es la primera princesa árabe que rompe moldes y muestra al mundo una imagen abierta y moderna frente a los velos que tradicionalmente nos han ocultado a las mujeres de los jeques. Rasha al Sabah, doctorada por Yale, ya se había desprendido del velo y defendía los derechos de la mujer hace tres décadas en Kuwait. Sin embargo, la jequesa Rasha, prima y consejera del emir, siempre rehuyó el glamour y carecía del físico para atraer a las revistas de papel cuché que por entonces se entretenían con la (estadounidense) reina Noor de Jordania o con Farah Diba, la esposa del entonces recién depuesto sha de Irán.

A principios de este siglo, el cambio generacional y las nuevas tecnologías se aliaron para catapultar a la fama internacional a una nueva hornada de consortes decididas a dejar su impronta personal y demostrar que son algo más que unas caras bonitas. Cuando Abdalá sucedió a Husein en el trono jordano, todo el mundo se fijó en Rania, que, además de moderna y atractiva, era licenciada en Empresariales y había trabajado en varias multinacionales antes de casarse. De madre británica y educación anglosajona, el nuevo rey enseguida comprendió el filón que suponía su esposa para la imagen internacional de su país.

Rania enamoró a los medios occidentales con su buen inglés, su soltura en los actos públicos y, no nos engañemos, su fotogenia. Pero ese estilo que seducía a los extranjeros se convirtió en un inconveniente dentro de su país, donde su tren de vida contrastaba con el conservadurismo y la pobreza de la mayoría de la población. Además, las tribus nunca le han perdonado su origen palestino. Para cuando las filtraciones de Wikileaks revelaron en 2010 que la reina consorte participaba en muchas de las reuniones de alto nivel y expresaba sus opiniones políticas, Rania ya había reducido su presencia en los foros internacionales y reorientado sus actividades hacia asuntos menos polémicos como promover la educación y el empleo de los jóvenes jordanos.

La verdadera revolución en cuanto a romper tradiciones se refiere fue la aparición pública a cara descubierta de la segunda mujer del emir de Qatar. Cuando los medios de comunicación locales difundieron por primera vez su imagen en el año 2000, los mensajes de móvil colapsaron las líneas no solo en su país, sino también en los vecinos. Y es que hasta entonces ninguna esposa de un monarca en la conservadora península Arábiga había tenido una presencia pública más allá de los actos caritativos en entornos segregados. Pero la jequesa Mozah no solo iba a exhibir un rostro y una figura agraciados, sino que ha demostrado ser uno de los motores del cambio en el pequeño pero rico emirato.

Mozah bint Nasser al Missned preside la influyente Qatar Foundation, desde donde se implica de forma personal en las reformas educativas y sociales de su país y en los esfuerzos de su marido para poner a Qatar en el mapa. La jequesa se ha convertido en un modelo para las mujeres qataríes y del resto de las petromonarquías. Ni siquiera la ultraconservadora Arabia Saudí quiere quedarse atrás y recientemente ha empezado a enviar a la elegante princesa Adela, hija del rey Abdalá y nieta del fundador del reino, como representante a actos culturales o de cooperación. Más allá de la valía de sus mujeres, los gobernantes han comprendido que su aceptación internacional pasa por acabar con los tabúes que bloquean el desarrollo de la mitad de su población.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Raúl sale de la sombra de Fidel

El acuerdo con EE UU fija el perfil propio del hermano menor, quien reafirma el apego al modelo socialista y sus tímidas reformas

La suma de Repsol y Talisman

Principales cifras de los dos gigantes energéticos

Repsol tomó el ‘talgo’ a Canadá

La petrolera utilizó nombres clave ligados al ferrocarril para la operación de Talisman

Andorra, últimos días en el paraíso

El Principado afronta su mayor reforma económica, con la implantación de los primeros impuestos directos, salpicado por las últimas polémicas de evasión fiscal

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana