COLUMNA

La algarabía

A mí también me gustaría independizarme. De TVE. De Tordesillas. De Mas y de Rajoy. Y recuperar la realidad perdida

Hasta ahora, la única independencia consumada es la de TVE, no para mantenerse independiente del Gobierno, sino para independizarse de la realidad. Lo consiguió con la manifestación de la Diada, convertida en una pelotera local de quinta categoría, mientras la inmensa marcha abría los principales informativos de medio mundo. Veremos lo que ocurre hoy en Madrid, con una protesta social que se aventura muy poblada y que también es de espíritu independentista. En este caso, independizarse de la pesadilla depredadora, de los que han hecho de la política lo que Zygmunt Bauman llaman distopía: una contrautopía o utopía perversa, generadora de vidas desperdiciadas y poblaciones superfluas. Si TVE la transmitiera en directo, la manifestación seguramente lograría una audiencia de derbi futbolístico. No ocurrirá. El gran recorte inconfesable consiste en recortar la realidad. Hace una semana había un millón de personas con atención sanitaria que ahora ya no existen. Y los miles de maestros y profesores recortados, ¿qué ha sido de ellos? No están. Viven en el envés estadístico, tras las líneas rojas, invisibles en la maleza. Por eso las manifestaciones tienden a multiplicarse, hacerse gigantescas, para compensar el recorte de realidad. A la televisión pública, y en horario infantil, han vuelto los toros, ese gran avance de la civilización. Lástima que los toreros, por no hablar de los intelectuales lanceros de Tordesillas, no utilicen la pólvora, como hizo en día de 1631 el rey Felipe IV cuando mató un toro por vez primera de certero disparo de arcabuz, hazaña muy celebrada por tertulianos y poetas. Con justicia, pues era un adelanto. Ahora, ¿cuántas personas tendrían que manifestarse para obtener la atención que se le presta a una corrida? Ni todo el Ruedo Ibérico en pelotas conseguiría ese dispendio televisivo. A mí también me gustaría independizarme. De TVE. De Tordesillas. De Mas y de Rajoy. Y recuperar la realidad perdida, esa solidaria algarabía.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

“¿Y Dilma, qué ha conseguido?”

Aunque hay deseo de cambio en la población, la polarización política hace difícil que la oposición gane las elecciones en Brasil. Pero el país está maduro para la alternancia y necesita volver a crecer

LA CUARTA PÁGINA

Las trampas de la consulta

Aunque sabe que la independencia no es mayoritaria en Cataluña, el nacionalismo se empeña en votar sus preguntas para que el mero hecho de hacerlo sea el reconocimiento institucional de su carácter de nación

LA CUARTA PÁGINA

Nostalgia de París

PIEDRA DE TOQUE. A finales de los años cincuenta vivían todavía Sartre, Mauriac, Camus, Breton... Mi más vivo recuerdo son los discursos de André Malraux, grandísimo escritor y un orador fuera de serie

La política del escándalo

Hacer favores privados con recursos públicos es la esencia de la corrupción

El déficit o cómo asfixiar a las autonomías

La crisis financiera de las comunidades solo se resolverá con una reforma fiscal

Lo que Gibraltar esconde

Reino Unido tiene en el Peñón una gran base militar naval, aérea y de inteligencia

El sistema

Con un pacto entre CC OO y el PP se inició la disparatada gestión de Caja Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana