EDITORIAL

Violencia en Sudáfrica

Los sucesos en la mina de Marikana muestran la necesidad de que el país culmine su transición

Sudáfrica no ha acabado su transición política y necesita un nuevo impulso económico. 18 años después de la llegada al poder del Congreso Nacional Africano, los sucesos en la mina de Marikana, los más cruentos desde entonces, muestran la necesidad de un segundo esfuerzo para profundizar en el cambio que, desde el perdón y la convivencia que propugnara Nelson Mandela, puso fin al régimen del apartheid.

Sudáfrica tiene en su subsuelo, entre otras riquezas, un 80% de las reservas de platino del mundo. Los 3.000 perforadores del yacimiento de Marikana, al norte de Johannesburgo, declararon hace días una huelga salvaje para intentar forzar que les tripliquen sus sueldos. La exigencia llegó en mal momento para la empresa Lonmin, propietaria de la mina, que se está viendo forzada a recortar gastos ante una caída del precio del platino —curiosamente, la huelga lo ha hecho repuntar— derivada del parón en la fabricación de autómoviles en Europa por la crisis.

Ya el 10 de agosto hubo unos violentos encontronazos entre representantes de los dos principales sindicatos en Marikana que se saldaron con la muerte de 10 personas, entre ellos dos policías. El pasado jueves los tres millares de perforadores, algunos armados con machetes y palos, se enfrentaron a una policía mal preparada para la ocasión, que disparó matando al menos a 34 trabajadores. La dirección de Lonmin calentó aún más los ánimos al señalar que los que no regresasen al trabajo serían despedidos, pero ayer, ante la presión del Gobierno, dio marcha atrás.

La violencia —junto a un desempleo del 25%, la desigualdad y la corrupción— es la peor lacra del país. Las medidas para conseguir que los negros participen más de una riqueza que sigue esencialmente en manos de blancos no han funcionado. Esta situación ha llevado a incrementar las demandas de nacionalizaciones y a radicalizar el discurso político. Las empresas también tienen que adaptarse mucho más a la nueva situación.

El presidente Jakob Zuma debe impulsar un nuevo capítulo que reduzca la violencia, serene la tensión política y social, y establezca nuevas bases económicas, pues el desarrollo basado en la exportación de materias primas no es suficiente. La semana de duelo que ha decretado por estas muertes debe ser utilizada para una reflexión general.

 

Otras noticias

El Gordo

13437

2º Premio

92845

3º Premio

07637

4º Premio

  • 07617
  • 67009

5º Premio

  • 46984
  • 32306
  • 98538
  • 74012
  • 91363
  • 60090
  • 67924
  • 52028

Comprueba tu número

Buscador y PDF con la lista oficial.

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Ritmo lento

Los tiempos de la justicia no son los de la política Eduardo Torres-Dulce quiso recordarlo en los días previos a su dimisión

La confesión de Gomara ayuda a la petición de indulto a González

La Audiencia de Bizkaia descarta la revisión del caso y la decisión final queda en manos del Ministerio de Justicia

Innovación educativa para combatir la inseguridad

La criminalidad afecta negativamente la formación de capital humano

Planeta prescinde de la figura del director general en Grup 62

El cargo lo ocupaba Xavier Mallafré desde finales de 2006, cuando Planeta entró como accionista del histórico sello editorial catalán

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

La imparcialidad inglesa

Vivimos en las antípodas de lo ecuánime. La falta de respeto por el otro lo contamina todo; por ejemplo, el proceso independentista. El dogmatismo desemboca en la arbitrariedad y la chabacanería política

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

¿Fin de los delirios?

La historia es lenta, pero no tiene vuelta atrás: algo ya ha cambiado en Cuba

Lo que me pareció que se decían Barack Obama y Raúl Castro

Los líderes de EE UU y Cuba han hecho lo más difícil: aclarar medio siglo de historia

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana