Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas

Madrid será "zona única educativa"

Aguirre anuncia que los padres podrán llevar a sus hijos al centro que elijan.- Los colegios fijarán los criterios de admisión.- Se implantará "el modelo alemán" en FP para que dos tercios de las clases sean prácticas con beca remunerada

La presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, ha anunciado esta mañana en un acto electoral en Pozuelo de Alarcón que, de volver a ganar las elecciones del 22-M, eliminará la zonificación educativa e instaurará un área única para todos los niveles educativos en la línea de la zona única sanitaria implantada esta legislatura. La reforma tiene como finalidad que los padres "puedan llevar a sus hijos al centro que quieran" aunque este no sea el más cercano a sus domicilios, al igual que ya pasa con el médico. "Se va a acabar la zonificación, tener el colegio cerca es una ventaja indudable pero también es verdad que hay padres que pueden preferir que sus hijos vayan al colegio que les gusta por cómo enseñan o lo que enseñan y queremos ayudarles a que tengan ese derecho", ha declarado Aguirre. La zona única educativa suscita entre los sindicatos y la comunidad educativa muchas dudas operativas y miedos de que acabe por perjudicar a los de siempre, a los que menos tienen y a los menos capaces.

Es previsible que los mejores colegios -Madrid publica un ránking con el resultado de las pruebas extra de nivel a las que somete a los alumnos- sufran un aluvión de solicitudes, ¿cómo se decidirá qué niño entra y cuál se queda fuera? A la hora de elegir colegio, el principal criterio de selección, según ha precisado Aguirre, será a partir de ahora "la renta" -tendrán prioridad los hijos de las familias más humildes-, y habrá otros requisitos que marcarán los centros. ¿Discrecionalidad total? No, responde una fuente de la Consejería de Educación, que ha descafeinado la promesa de libre elección avanzada por Aguirre. Entre otros motivos porque la Ley Orgánica de Educación (LOE) fija unos criterios en el artículo 84 que se tienen que respetar y obligan a tener en cuenta la presencia de hermanos en el centro, la proximidad del domicilio, la renta y discapacidad. De cada comunidad depende cuántos puntos vale cada criterio, según un portavoz de la Consejería. Es decir, si ahora la proximidad supone cuatro puntos, la Comunidad de Madrid podrá modificarlo para que valga menos, pero no eliminarlo como criterio. Lo que podrán decidir los centros, aunque todavía no se ha decidido cómo, es cuánto puntúa pertenecer a una familia numerosa o ser celiaco, por ejemplo. "Seleccionar por expediente académico -uno de los principales temores de sindicatos y oposición- está prohibido", añade la misma fuente.

"Vamos a hacer una revolución en la educación"

En un acto de partido en el que estaba acompañada de la candidata del PP a la Alcaldía de esta localidad y consejera de Empleo y Mujer, Paloma Adrados, Aguirre ha proclamado que la educación será la gran apuesta de sus próximos cuatro años de gobierno. Si su primer mandato, según ha explicado la presidenta, estuvo consagrado a la ampliación del Metro y el segundo a la creación de nuevos hospitales -todos ellos con gestión semiprivada-, el tercero será el de la Educación. "Vamos a aprovechar todos los resquicios de la normativa para hacer una auténtica revolución en la educación", ha avisado Aguirre, que en sus tiempos de ministra de Educación planteó una reforma educativa derogada por el PSOE al llegar al poder.

Los planes de Aguirre pasan por "dotar de mayor autonomía a los centros", un objetivo cuyo primer resultado palpable fue la cesión a los colegios e institutos del 35% del diseño curricular que corresponde por ley a la Comunidad a partir del próximo curso. Esta medida, anunciada por sorpresa en marzo, es pionera en España. Esta mayor capacidad de elaborar los planes educativos, junto con la posibilidad de elegir colegio con el mapa de toda la región en la mano y no del barrio, como hasta ahora, permitirá a los padres, según la teoría de Aguirre, tener más control sobre el tipo de enseñanza que reciben sus hijos, más centrada en el deporte, en la ciencia, en las artes...

Entre los ejes declarados de su política educativa está, además de aumentar la autonomía y la libertad de elección, fomentar la calidad o, como le gusta subrayar a Aguirre, "la excelencia". Así, estas nuevas medidas se sumarían, de vencer en las elecciones, al Bachillerato de la Excelencia cuya creación comunicó en abril.

Este anuncio ha sido el más llamativo, pero no el único. La aspirante a revalidar el puerto en la Real Casa de Correos ha confirmado que pondrá en marcha una nueva prueba externa para los alumnos madrileños, la tercera. Se trata de un examen para alumnos de Segundo de Primaria que se lanzará como experiencia piloto. Hoy, le ha puesto nombre, se llamará LEA (lectura, escritura y aritmética). En Madrid, los alumnos de 3º de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) realizan desde hace cuatro años la Prueba de Conocimientos y Destrezas Indispensables, que evalúa el nivel en matemáticas y lengua. En 6º Primaria el examen se implantó hace siete años.

La candidata del PP a los comicios ha asegurado que promoverá pruebas deportivas en los colegios de Madrid y pruebas de natación para que ningún niño acabe la Primaria "sin saber nadar". También habrá concursos de debate para fomentar que los niños aprendan a hablar en público. Además, ha prometido que en 2015 la mitad de los colegios públicos madrileños y un tercio de los institutos serán bilingües y que implantará "el modelo alemán" en FP para que "dos tercios de la carga lectiva sean prácticas en un centro de trabajo con una beca remunerada" de 490 euros al mes. Para ello, viajará a Múnich, donde se entrevistará con presidente de Baviera y líder de la democristiana CSU, Horst Seehofer, que es uno de los impulsores de este modelo. En mayo de 2010, Seehofer visitó Madrid.

Reparto de puntos actual en la Comunidad de Madrid

- Hermanos en el centro o padres que trabajan en él: hasta cuatro puntos.

- Proximidad del domicilio o del lugar de trabajo de los padres: hasta cuatro puntos.

- Renta anual de la unidad familiar. Inferior a 7.381 euros al año: dos puntos. Inferior a 14.762 euros: un punto.

- Discapacidad del alumno, padres, hermanos o tutor legal: 1,5 puntos.

- Familia numerosa: hasta 2,5 puntos.

- Enfermedad que exija una dieta especial, un punto.

- El centro da punto por la circunstancia que decida. Los criterios deben ser públicos y objetivos. Hay centros que premian ser hijo de antiguo alumno, de funcionario o ser familiar de un religioso

Más información