Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Ante la visita de Ratzinger

El lugarteniente de una vidente coordinará a 30.000 voluntarios

Pedro Besari, portavoz de la vidente de El Escorial, es 'jefe de orden' del departamento que dirigirá a los colaboradores en la jornada papal

El lugarteniente del grupo de las supuestas apariciones marianas de El Escorial, nacido en 1981 al calor de la presunta vidente Amparo Cuevas, coordinará a los voluntarios de la visita del Papa a Madrid. Pedro Besari, portavoz del entramado de asociaciones creado por los seguidores de Cuevas, ocupa el cargo de jefe de voluntarios de orden en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). Depende de José Armada, director del área, y se encargará de coordinar a 30.000 personas en una decena de actos. El organigrama de la visita lo preside el jefe de los obispos, el cardenal de Madrid Antonio María Rouco Varela.

"Soy uno más", dice Besari, que también es portavoz de la Fundación Benéfica Virgen de los Dolores -una de las tres del entramado de Cuevas-. El representante de la obra de El Escorial, que es como se conoce genéricamente al colectivo, fue secretario hasta 2008 de la Fundación Benéfica San Andrés, y es uno de los encargados de dirigirse a los seguidores de Cuevas los primeros sábados de mes, cuando se escucha una grabación de la supuesta vidente, según uno de los asistentes. Las revelaciones marianas incluyen mensajes sobre la presencia del diablo en la sociedad. La visionaria, nonagenaria y enferma, no acude a estos actos desde hace ocho años.

"No preguntamos a nadie por su procedencia", dicen desde la JMJ

El colectivo mariano tiene un patrimonio de 300 millones, según sus víctimas

El portavoz del colectivo mariano fue hasta el pasado mayo jefe supremo de los voluntarios de la JMJ. Así figuraba en la revista Alfa y Omega, que depende del Arzobispado de Madrid, y en abril fue presentado con este cargo en las VI jornadas Católicos y vida pública de Bilbao, donde compartió mesa redonda con la presidenta del Parlamento del País Vasco, Arantza Quiroga (PP), y el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla.

Sin embargo, la presencia mediática de Besari se ha diluido desde mayo, cuando comenzó a circular en Internet su vinculación con el grupo, al que la Asociación de Familiares de Víctimas de las Apariciones de El Escorial califica de "secta destructiva y muy peligrosa".

Marieta Jaureguiza, portavoz de la visita del Papa, que costará 50 millones, quita hierro a la responsabilidad de Besari -"Aquí hay gente de todo tipo y no preguntamos a nadie por su procedencia, él es uno más", dice-, mientras que el Arzobispado de Madrid no contestó a las preguntas de EL PAÍS. La Iglesia no reconoce las apariciones, aunque la web del colectivo de El Escorial presume de que Rouco autorizó en 2009 el oficio de misas en la nave que tienen en el pueblo.

La exempleada de hogar Amparo Cuevas lanzó en 1981 una revelación: "Quiero que se construya en este lugar una capilla en honor de mi nombre", relató tras asegurar que se lo había pedido la Virgen, quien se le había aparecido en la copa de un fresno en la finca Prado Nuevo, a un kilómetro de El Escorial. Tres décadas y 376 supuestas apariciones después, el grupo del prado de los milagros gestiona un enjambre de tres fundaciones, otras tantas residencias de ancianos y la comunidad Asociación de Seglares Reparadoras, de 150 miembros entre religiosos y laicos.

El colectivo predica la austeridad y el modo de vida de los primeros cristianos y su patrimonio -fincas, plazas de garaje y pisos- supera los 300 millones de euros, según la Asociación de Víctimas. "Someten a sus miembros a técnicas de control mental para conseguir que donen sus bienes a la secta", afirma el presidente de los damnificados, Juan Carlos Bueno.

La organización "sin ánimo de lucro" anima a sus miembros a renunciar a sus propiedades y salarios, según los estatutos de la Asociación Virgen de los Dolores, a los que ha tenido acceso EL PAÍS. "Todos los miembros que vivan en comunidad deberán desprenderse de sus bienes, tanto de los gananciales, como de los privativos", afirma el artículo 29 del texto, que en 1994 validó el exarzobispo de Madrid Angel Suquía. El documento también insta a "ingresar a favor de la obra los salarios y donativos" y advierte de que los bienes cedidos "legítimamente" a la organización no se recuperan tras la salida del adepto.

Amparo Cuevas redujo su presencia pública hace una década pero la Virgen, a través de sus mensajes, se ha pronunciado a favor de la generosidad de los seguidores. "Renunciad a vuestros rangos y a vuestra hacienda", comunicó en junio de 1991 la presunta vidente, que reside en un chalé de El Escorial. Sus partidarios sostienen que tras las apariciones, a esta mujer le brotaba sangre y alcanzaba el éxtasis.

La Asociación para la Prevención de la Manipulación Sectaria (Redune), acusa al colectivo de "someter a sus adeptos a lavados de cerebro". El catedrático emérito de Psiquiatría de la Universidad Complutense Francisco Alonso Fernández, que exploró a Cuevas, calificó a la obra de El Escorial de "secta destructiva".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de agosto de 2011