Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Túnez recupera los primeros cadáveres de náufragos de Libia

Dados por desaparecidos más de 200 refugiados que se dirigían a Italia

La guardia costera de Túnez recuperó ayer 26 cuerpos de los más de 200 refugiados africanos desaparecidos el miércoles en un naufragio cuando intentaban llegar a Lampedusa (Italia) desde Libia. El pesquero libio, con 800 personas a bordo, salió de la localidad de Zuara y se averió a 20 millas de la isla de Kerkennah, al sur de Túnez, quedando encallado en un banco de arena. Cuando las fuerzas de rescate trataban de ponerles a salvo, la nave se hundió; 577 prófugos pudieron ser rescatados, entre ellos, 92 mujeres y 21 niños.

Las malas condiciones del mar impidieron reanudar la búsqueda de los desaparecidos hasta ayer. El teniente coronel Tahar Landoulsi, jefe de la guardia marítima de Sfax, relató desde el mar a la agencia local TAP el hallazgo de los cadáveres: "Hemos podido repescar una veintena de cuerpos. Hay muchos cadáveres en el barco, pero no sabemos exactamente cuántos".

Los pasajeros del pesquero naufragado eran en su gran mayoría de origen subsahariano. Según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), con esta nueva tragedia la cifra de muertos y desaparecidos en el Mediterráneo en los dos últimos meses se eleva "ya a más de 1.500 personas".

Las estimaciones se han hecho a partir de testimonios de supervivientes, familiares y llamadas de socorro. "Es una especie de guerra dentro de la guerra", dijo la portavoz de ACNUR Italia, Laura Boldrini, quien volvió a pedir "más esfuerzo de vigilancia y socorro a todos cuantos operan en el Mediterráneo".

La Organización Internacional para las Migraciones calcula que, a 30 de mayo, 900.923 personas habían huido de la violencia en Libia y llegado a Túnez, Egipto, Níger, Argelia, Chad y Sudán. Los refugiados que han huido por mar hacia Europa son 19.000.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 2011