Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vendaval dispersa el vertido de Repsol en Tarragona

El fiscal investiga si el error de la petrolera se debió a una negligencia

El mistral, viento del noroeste que estos días atrás alcanzó rachas superiores a 100 kilómetros por hora en el litoral tarraconense, dispersó el grueso de la mancha de crudo vertida el miércoles pasado por la plataforma que Repsol opera frente al delta del Ebro, a unos 50 kilómetros de la costa. El vendaval ha puesto en situación de riesgo la costa balear, adonde podrían llegar bloques aislados de crudo que se fragmentaron de la mancha principal y avanzan en dirección noroeste arrastrados por el viento.

La Subdelegación del Gobierno en Tarragona precisó que en cualquier caso la afectación de estas manchas sería mínima, pero mantiene activado el plan de contingencia por contaminación marítima para acercar un buque a las costas baleares por si fuera necesario contener el avance del vertido. También mantiene operativo un vehículo aéreo que sobrevuela la zona afectada para controlar la evolución de los restos de crudo que no se han dispersado.

Manchas aisladas llegan a la costa balear arrastradas por el viento

La fiscalía, que ha abierto diligencias informativas por el incidente, se centra ahora en esclarecer si el error que provocó el vertido en la plataforma de Repsol se debió a graves negligencias de la empresa que puedan implicar derivaciones penales por un supuesto delito contra el medio ambiente.

La fuga, que Repsol vincula al error de un operario que dejó abierta en el sistema de bombeo de la plataforma una válvula que debía haber estado cerrada, llegó a ocupar 1.900 hectáreas de mar. La cantidad vertida oscila entre 120.000 y 160.000 litros de hidrocarburo, según calcula la subdelegación. Repsol, por su parte, reduce la fuga a unos 60.000 litros. La Cofradía de Pescadores de Tarragona anunció que estudia denunciar a la petrolera por los efectos nocivos que el vertido haya podido tener para la pesca.

El incidente abona el recelo de las entidades ecologistas hacia la plataforma petrolífera de Repsol, operativa desde 1981 y que explota cuatro pozos para producir unos 2.000 barriles de crudo al día. Fuentes de la petrolera, que el próximo verano prevé explotar otros dos pozos que triplicarán la producción diaria, explicaron que el error humano demuestra que los sistemas de explotación de la plataforma funcionan correctamente. "La producción nacional de petróleo cubre alrededor del 0,2% de la demanda energética de España. Esta cantidad no justifica un riesgo continuo para el litoral español", sostiene Greenpeace.

Las tareas de prospección en los dos pozos que Repsol pretende explotar provocaron al menos dos fugas de crudo el pasado verano, por las que el Juzgado de Tarragona ha imputado a dos directivos de la compañía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de diciembre de 2010