Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Examen a la educación secundaria

La receta catalana para mejorar: autonomía y más evaluación

Más de 700 centros se han acogido a planes para subir sus resultados

Cataluña ha escalado posiciones en la última prueba PISA. Sus alumnos de 15 años han mejorado en comprensión lectora, matemáticas y ciencias en esta prueba internacional de prestigio hecha a estudiantes de 65 países y 16 comunidades autónomas españolas hasta superar la media española. Ya estaban algo por encima en 2006, pero ahora miran desde una mayor distancia. En lectura brillan incluso más allá de la media de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) —el club de los 30 más ricos del planeta—: (498 puntos frente a 493); están igual en matemáticas (496 puntos) y quedan ligeramente por debajo en ciencias (497 frente a 501). Respecto al resto de España, Cataluña se sitúa en la parte de arriba en lectura, solo por debajo de Castilla y León y de Madrid. Sin ser espectaculares, estos resultados han dado un subidón de moral a los docentes y a la Administración catalana.

La Generalitat ha creado evaluaciones a final de primaria y secundaria

¿Qué ha ocurrido? Algunos expertos citan tres causas. Una, la cultura de la evaluación introducida en los últimos años en los centros catalanes, que se examinan continuamente y lo harán aún más en el fututo. Dos, los planes de autonomía escolar que tienen más de 700 centros públicos catalanes (uno de cada cuatro) comprometidos en mejorar sus resultados. Y tercero, esto último con matices, el aumento de la inversión educativa en Cataluña, que se ha frenado en seco por la crisis.

Con matices, porque esta apuesta no es exclusiva de esta comunidad y porque no se confirma una relación directa entre una mayor inversión y mejores resultados. Comunidades como Galicia o Baleares invierten más por alumno (6.114 y 5.306 euros, respectivamente) pero tienen peores resultados en PISA en matemáticas y en lectura que Cataluña. Madrid invierte algo menos (4.819 euros) que Cataluña (5.145) pero sus alumnos están igual en matemáticas, mejor en lectura y en ciencias, según datos de 2007 del Ministerio de Educación. Una de las claves de la mejoría de Cataluña en PISA está en los planes de mejora que tienen muchos los institutos.

Desde 2006 los institutos se pueden acoger voluntariamente a estos programas compromiéndose a subir sus resultados y a cumplir los objetivos. "Nos envian sus objetivos de mejora y a los tres años, se analizan y se ve si se han cumplido", explica Francesc Colomé, secretario de Políticas Educativas del Gobierno catalán. Los centros reciben fondos para desarrollar estos planes e incluyen en sus objetivos el porcentaje de graduados en secundaria a conseguir y cuántos superan el nivel de catalán y de castellano. "Los institutos se responsabilizan de lo que hacen", dice Colomé. En el futuro, si un centro no supera la evaluación de resultados puede comportar que la dirección no siga en el cargo, dice el secretario de Políticas Educativas del Gobierno catalán.

Josep María Pérez dirige uno de los institutos que tienen plan de mejora, el Infanta Isabel de Aragón, en Barcelona. "Teníamos un 80% de alumnos que superaban la Secundaria y el año pasado subimos al 87%. Hemos reforzado la lectura en primero y segundo de ESO en castellano y en catalán. Recibimos 40.000 euros al año de la Generalitat para el plan de mejora. Hemos destinado parte del dinero a aulas de refuerzo donde van los alumnos de 15 años en grupos reducidos. El alumno tiene que explicar en clase qué ha leído y hacer una redacción cada 10 días", dice Pérez. Como muchos centros en toda España, este instituto también tiene refuerzos para los que no van bien en física y quimica y matemáticas.

La Generalitat catalana ha instaurado dos evaluaciones de alumnos y de centros a final de primaria y de secundaria. Se suman a las dos que hay en toda España a mitad de primaria y secundaria. Pero en el caso de las de Cataluña la evaluación la hacen docentes externos a cada centro. No hay que superarlas para pasar de curso. Sirven para detectar fallos y enmendarlos. "Los centros saben que serán evaluados"

, dice el catedrático de Economía de la UB Jorge Calero, presidente del Consejo de Evaluación Educativa de la Generalitat. Se han hecho dos pruebas en primaria y en abril se harán en secundaria. Cada familia sabe el resultado de sus hijos y cada centro sabe cómo está respecto al total. Los profesores lo saben y eso les estimula.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 2010