ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 28 de octubre de 2010

El jurado absuelve a una mujer que mató a su marido

Los hijos apoyaron a la madre, que recibió malos tratos durante 39 años

Maltratada física y psicológicamente durante los 39 años de matrimonio, María Pilar M. R., de 64 años, afrontó el 2 de noviembre de 2009 en su domicilio de la localidad navarra de Tafalla la que sería la última discusión con su marido, José Antonio G. S., de 77. Tras recibir una bofetada, perder el equilibrio y golpearse con la mesa, cogió un cuchillo de cocina y el forcejeo acabó en tragedia. El marido falleció acuchillado en el pecho. Finalmente, y tras una larga deliberación, un jurado popular absolvió ayer a la acusada al considerar que "no tuvo intención de matar". El fiscal había solicitado 11 años de cárcel por homicidio.

El veredicto desató los gritos de alegría de los familiares de la procesada, entre ellos, los cinco hijos del matrimonio que en todo momento apoyaron incondicionalmente a su madre. Dos de ellos aseguraron que su madre había sufrido "malos tratos" de "un modo u otro, física, psíquica y verbalmente durante toda la vida", aunque "siempre nos lo ha intentado ocultar". Además, defendieron que ellos también, excepto la hija pequeña, habían sufrido "vejaciones" por parte de su padre, al que definieron como un hombre con "carácter adusto, de malas palabras" al que tenían "miedo".

Los nueve miembros que componían el jurado no dieron por probado ningún hecho delictivo. Sin embargo, sí concluyeron que desde el principio de su matrimonio la acusada había recibido de su marido múltiples agresiones físicas y vejaciones morales de todo tipo, aunque no se atrevió nunca a denunciarlo a la policía o a solicitar la separación o el divorcio debido a "la educación recibida" y sus "profundas convicciones religiosas". Sin embargo, matizaron que en el momento de la agresión la mujer no temió por su vida porque además en los últimos años las agresiones físicas habían cesado, aunque sí cogió el cuchillo con la intención de defenderse.

Entre las atenuantes, el jurado también consideró probado que la acusada llamó al 112 para comunicar los hechos e inmediatamente taponó la herida de su marido con trapos y toallas "tratando de evitar la muerte de este".

La defensa de la acusada había solicitado la absolución al entender que su patrocinada actuó en defensa propia y argumentar que padecía "el síndrome de la mujer maltratada y un gran miedo a su marido". De hecho, durante el juicio, ella afirmó que no quiso hacer daño a su esposo, "sólo que supiera que no iba a soportar más palizas".

Finalmente, y tras conocer ayer su absolución, María Pilar afirmó a los medios de comunicación que no terminaba de creerse la decisión del jurado y que ha pasado por una "pesadilla" hasta llegar a este momento. También uno de sus hijos manifestó que la espera había sido "agónica". "Después de todo esto ha sido como un partido de fútbol y ahora ha terminado y nos vamos a ir a celebrarlo. Ya hemos terminado con esto mamá, ya hemos terminado", concluyó.

Pilar M. R., a la salida del juzgado tras ser absuelta. / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana