ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 12 de agosto de 2010

El Vaticano quiere dar la primera comunión antes de los siete años

El cardenal Cañizares justifica en un artículo el adelanto de la edad establecida hace un siglo porque los niños crecen en un "ambiente adverso"

/ Bolonia / Madrid 12 AGO 2010

El Vaticano quiere adelantar a antes de los siete años la edad a la que los católicos reciben la primera comunión. El debate queda oficialmente abierto con el artículo publicado por Antonio Cañizares, prefecto de la congregación para el Culto Divino (encargado, por tanto, de los sacramentos), en el diario de la Santa Sede, L'Osservatore Romano el domingo pasado.

"No cerremos los oídos a la palabra de Jesús, quien dijo: 'Dejad que los niños se acerquen a mí". La cita del Evangelio cierra la reflexión de Cañizares. El cardenal propone que se dé la primera comunión a los menores de siete años, como estableció Pío X en un decreto del 8 de agosto de 1910 que sigue vigente. Hace un siglo se consideró que los siete era la edad para la confesión y la comunión porque a partir de ahí se tenía uso de razón.

El responsable de los sacramentos en Roma lanza la idea en el diario papal

En España, la catequesis culmina entre los 9 y los 10 años

Cañizares considera el centenario de aquella norma es "una ocasión providencial para recordar e insistir para que se administre la primera comunión en cuanto los niños tengan el uso de la razón, que hoy parece incluso haberse adelantado".

En España, este sacramento se suele celebrar a los 9 o 10 años. Cañizares deja claro en el artículo su disgusto con esa elevación de la edad. "Al revés, es todavía más preciso adelantarlo", escribe y explica por qué: "De cara a lo que está pasando a los pequeños y al ambiente tan adverso en el que crecen, no tenemos que privarles del don de Dios. Los niños viven sumergidos en miles dificultades, rodeados por un ambiente difícil que no les anima a ser lo que Dios quiere de ellos, muchos, víctimas de la familia".

Y añade el también prefecto de la Disciplina de los Sacramentos: "No podemos, retrasandolo [la eucaristía], negar a los niños -a su alma y su espíritu- el alimento que les permite madurar y llegar a la plenitud". La suya es una reflexión que, de momento no, anticipa ninguna decisión de la Santa Sede. Lo dice claro el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi: "El artículo de Cañizares no anuncia ninguna norma jurídica en preparación, simplemente es una reflexión de sabiduría pastoral". Lombardi asegura que el texto fortalece la idea introducida por Pio X de que hay que suministrar la comunión a seres "que puedan entender el misterio de Cristo, que sepan qué es lo que están tomando". "Sin embargo, no hay que pensar que esperando que sean mayores logren una mayor madurez y estén más preparados. Curas y padres tienen que procurar prepararles y acompañarles en el entendimiento".

La primera comunión suele hacerse entre los 9 y los 10 años, con una preparación previa (la catequesis) que suele durar entre dos y tres años (una vez por semana). Excepcionalmente, algunas familias adelantan o retrasan la de algún hijo para que coincidan los hermanos.

Algunos miembros de la Iglesia católica preferirían retrasar la edad, no adelantarla. El delegado de catequesis de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, Xose Manuel Carballo, explica que en esa diócesis el año pasado se aprobó un directorio de iniciación cristiana que establecía la edad de la primera comunión en los nueve años, con tres de formación.

Preguntado por la posibilidad de adelantarla, Carballo responde: "De tener que optar por algo, optaríamos más por retrasarla que por adelantarla", puesto que "cuanto mejor sea la formación con la que puedan acceder a la primera comunión, mejor". Algunos párrocos opinan que la posibilidad de retrasarla "facilitaría la personalización y la interiorización de la fe" por parte de los niños, que tendrían así "más capacidad para asumir y comprender" el significado de la celebración.

La preparación de la primera comunión incluye tres fases, según fuentes pastorales. A los cinco o seis años, se dedican al "despertar de la fe" y la acogida en la comunidad. Las dos restantes están más centradas en los contenidos y la "experiencia y la vivencia" de la fe católica. Los contenidos que se imparten los decide un directorio de catequesis, un organismo dependiente de las diócesis y en el que suelen participar un pedagogo y un especialista en teología pastoral.

Los cambios vaticanos suelen ser muy lentos. Hace cien años, el decreto Quam singulari de Pío X ponía fin a una confusión que dividía la Iglesia desde los comienzos del cristianismo. Hasta el siglo XIII, por ejemplo se solía impartir la primera eucaristía en el momento del bautizo. Algo que aún hacen los católicos griegos y orientales.

Poco practicantes

- Católicos, pero poco practicantes. La mayoría de los españoles, el 77%, se declara católico. Practicar es otra cosa: solo el 24% se definía como practicante en un barómetro del CIS de 2008. Y son aún menos (el 17%) los que asisten a misa casi todos los domingos.

- Menos comuniones y confirmaciones. Las celebraciones eclesiásticas son las ocasiones en las que más se llenan las iglesias pero estas también disminuyen. En 2005 tomaron la primera comunión unos 20.000 niños menos que en 2001. Su número cayó de 285.000 a 265.000. También se redujo la proporción de los bautizados del 65% al 57% de los nacidos.

- La juventud se aleja de la Iglesia católica. Casi la mitad (el 46%) de los adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 se autodefinen como agnósticos, ateos o se declaran indiferentes, según un informe de la Fundación Santamaría de 2006. En esa franja de edad, un 10% asegura ser católico practicante y un 39% católico pero no practicante.

En España, se celebran unas 20.000 primeras comuniones al año. / JESÚS CÍSCAR

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana