Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva ley no considerará enfermos mentales a los transexuales

"El Gobierno comparte la necesidad de descatalogar la transexualidad como un trastorno mental". Esta es la respuesta que hace unos días ofreció el Ejecutivo a una pregunta parlamentaria del diputado de ICV Joan Herrera y que la Red Estatal por la Despatologización de las Identidades Trans considera un paso adelante. Por ello reclaman que se modifique la Ley de 2007 sobre rectificación del sexo en el Registro Civil.

La regulación de esta materia en España es similar a los países de nuestro entorno y vincula el sexo al nombre. Para poder modificarlo es necesario un certificado psiquiátrico que diagnostique que la persona padece una "disforia de género" y otro que acredite que desde hace un mínimo de dos años se está sometiendo a un tratamiento hormonal. La transexualidad está considerada una enfermedad mental en el catálogo de la Organización Mundial de la Salud y en el de la Asociación Americana de Psiquiatría, que influye decididamente en el primero. La quinta edición de ese manual se editará en 2013. De ahí la campaña internacional para descatalogar la transexualidad como enfermedad mental.

"[Si el Gobierno] entiende que no tenemos un trastorno mental es contradictorio que nos exija un diagnóstico para reconocernos en tanto que ciudadanas y ciudadanos", asegura Miquel Missé, portavoz de este movimiento internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de abril de 2010