El Papa afirma en África que el preservativo no soluciona el sida

Gira de Benedicto XVI por el último vivero del catolicismo

El papa Benedicto XVI aterrizó ayer en Yaundé, la capital de Camerún, en su primer viaje apostólico a África y el undécimo de sus cuatro años de pontificado. Joseph Ratzinger visitará también Luanda, capital de Angola, con el objetivo de "abrazar al continente entero, llevar a África una palabra de consuelo y esperanza, y admirar la alegría de su fe". Pero la Iglesia, dijo el Papa ante el presidente camerunés, Paul Biya, no permanecerá callada ante "el dolor y la violencia, la pobreza y el hambre, la corrupción y el abuso de poder".

En su primer discurso en el continente, Benedicto XVI condenó el tráfico de seres humanos como una forma moderna de esclavitud, y dijo que África sufre más que nadie en esta época de "escasez de alimentos, barullo financiero y cambio climático".

Con su viaje, el Papa, de 81 años, rinde tributo al lugar del mundo donde el catolicismo más crece. Las cifras oficiales indican que el gran vivero actual de nuevos fieles y sacerdotes es África. En las décadas posteriores al concilio, el catolicismo ha crecido allí a niveles impensables en otros sitios, y hoy un 17% de sus casi 1.000 millones de habitantes se confiesa católico. En parte a causa de la desesperación de sus ciudadanos, pero también por ser destino principal de la labor misionera de la Iglesia de frontera, África es crucial para la supervivencia de la fe católica. Cada vez más, Roma recurre a seminaristas africanos (les siguen los asiáticos) para repoblar las desatendidas parroquias europeas.

Con 400 millones de africanos viviendo bajo el umbral de la pobreza, la presencia católica es también primordial por la expansión del islamismo radical, visible en las guerras de Darfur, Chad y Somalia.

La lucha contra el sida será otro de los grandes asuntos del viaje. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 22,5 millones de subsaharianos están infectados por el VIH, cifra que supone el 68% del total. A bordo del avión, Ratzinger dijo que el sida "no se puede resolver con eslóganes publicitarios ni con la distribución de preservativos", y que éstos, "al contrario, sólo aumentan los problemas". "La única vía eficaz para luchar contra la epidemia es la humanización de la sexualidad", añadió, "una renovación espiritual", destinada "a sufrir con los sufrientes". Es decir, abstinencia y oración.

Ratzinger visitará hoy a enfermos en un hospital de Yaundé, pero previsiblemente no cambiará la doctrina oficial, criticada por asociaciones de homosexuales de Italia, que acusan al Vaticano de ser "cómplice a sabiendas de nuevos contagios". "Mientras en África mueren miles de personas de sida", dijo Aurelio Mancuso, director de Arcigay, "Ratzinger reitera su posición contra los preservativos, lo que ayudará a difundir una patología donde ya es una verdadera pandemia".

En Yaundé, el Papa se reunirá con representantes episcopales de 52 países, con quienes preparará el sínodo sobre África previsto para octubre en Roma. En Angola, un país masacrado por 27 años de guerra civil que acabó en 2002, hablará de paz y justicia, bajo la mirada de Estados Unidos y China, beneficiarios de la corrupción del régimen y de las riquezas naturales del país.

Durante una semana, el Papa podrá evadirse de la explosiva situación de una curia crítica con su decisión de revocar la excomunión a los cuatro obispos lefebvrianos, entre ellos el negacionista Richard Williamson. Preguntado por esa presunta soledad y el supuesto alejamiento de su equipo de Gobierno, dijo que se trata de un "mito": "No me siento solo de ninguna manera", aseguró.

La Iglesia africana

- 170 millones de católicos viven en África. En 2025 serán 230 millones, uno de cada seis fieles en el mundo. Esta zona será la más dinámica para el catolicismo.

- Es el primer viaje del Papa al continente. Juan Pablo II lo visitó 16 veces en 25 años de papado.

- La curia tiende a ser más conservadora en África que en Europa y América.

- El catolicismo convive con el islam, a veces con tensiones, en países como Nigeria y Camerún. Intenta frenar la expansión de las iglesias evangélicas y asimilar ritos animistas preexistentes.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de marzo de 2009

Más información