Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La coleccionista de arte Pilar Citoler pilotará los cambios en el Reina Sofía

El Gobierno nombró ayer a la coleccionista de arte presidenta del patronato del museo

Justo a la semana de la dimisión de Ana Martínez de Aguilar al frente del Museo Nacional Reina Sofía y de la posterior salida del patronato de Juan Manuel Urgoiti, el Ministerio de Cultura ha dado los primeros pasos para remontar la crisis. Primero, el Consejo de Ministros tramitó ayer la dimisión de Ana Martínez de Aguilar y nombró a Pilar Citoler (Zaragoza, 1937) como presidenta del patronato del museo.

En segundo lugar, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, ha convocado una reunión extraordinaria del patronato para los próximos días 24 y 25 de septiembre. La reunión arrancará con la renovación del patronato, ya que varios de sus miembros están vinculados a cargos políticos que han sido sustituidos y, con toda probabilidad, la lista se engrosará con gente del mundo de la cultura designada por el ministro. Hasta ahora, el Patronato del Reina Sofía estaba integrado por Juan Manuel Urgoiti como presidente; Carlos Solchaga, vicepresidente, y los vocales Plácido Arango, Carmen Arias Aparicio, José Luis Borau, María Dolores Carrión, Miguel Ángel Cortés, María García Yelo y la propia Citorel. Con el nuevo patronato, presidido ya por Pilar Citoler, el ministro quiere abordar el plan de modernización del que saldrá el nuevo responsable.

Pilar Citoler era hasta ahora vocal del patronato en calidad de coleccionista, aunque estudió Estomatología. Reside en Madrid desde los años sesenta. Coleccionista desde hace 35 años, su primer cuadro lo adquiere en la Galería Juana Mordó en 1972. A partir de esa fecha vindica la importancia de la pintura española, adquiriendo obras de los artistas de El Paso o del Grupo de Cuenca. Es una gran coleccionista de obras de autores emergentes y estuvo muy vinculada a los autores de la llamada movida madrileña.

El Ministerio de Cultura difundió ayer una nota en la que explicaba que el plan de modernización permitirá seleccionar la mejor entre las diferentes candidaturas que se presenten. En la primera sesión, el patronato designará a un comité de expertos formado por destacados especialistas españoles y extranjeros, que tendrán que seleccionar el proyecto más coherente e interesante para dirigir el museo público de arte contemporáneo más importante de España.

A partir de esa primera reunión, habrá 30 días para que todas aquellas personas que tengan una trayectoria profesional y un proyecto museístico adecuado puedan presentar su candidatura. Todos ellos tienen garantizado el anonimato. El ministerio detalla que, vistos los proyectos concursantes, el comité seleccionará un nombre que será presentado ante el patronato. Este organismo se pronunciará sobre el nombramiento y, finalmente, será César Antonio Molina quien tendrá que aprobar la decisión.

Mientras tanto, el museo mantendrá su calendario de exposiciones y su actividad normal, dirigido por las actuales subdirectoras, García Yelo y Carmen Arias Aparicio. Y al margen del resultado final del concurso, no dejan de sonar nombres para la dirección del museo: además del rumor sobre Vicente Todolí -que negó haber mantenido contactos con Cultura y que acaba de renovar su contrato con la Tate Modern por un tiempo "indefinido"-, uno de los nombres que con más insistencia se oye estos días es el de Lorena Corral, hija de la primera directora del Reina Sofía, María Corral.

Ana Martínez de Aguilar cerró ayer definitivamente la puerta del despacho que durante casi cuatro años ha ocupado en el Reina Sofía. La ex directora persistió en su silencio y declinó la posibilidad de hablar de las causas de su dimisión. El también dimitido presidente del patronato del museo, Juan Manuel Urgoiti, también optó por el silencio.

La elección de Pilar Citoler al frente del patronato constituyó ayer uno de los escasos momentos de alegría que los socialistas dan a los populares. La portavoz de Cultura del Partido Popular en el Congreso, Beatriz Rodríguez-Salmones, declaró a Europa Press que aplaude el nombramiento, aunque considera que tiene una difícil papeleta: "Citoler es una persona extraordinariamente respetable y le deseo que acierte porque le entregan un barco varado".

Proyectos huérfanos

Según los cálculos más optimistas, el Reina Sofía no tendrá un director titular antes de dos meses. Pero, mientras, seguirá la vida del museo a pleno rendimiento, según aseguraba ayer el Ministerio de Cultura en su nota informativa.

La crisis coincide además con la apertura de las grandes exposiciones de la temporada que los principales museos del mundo presentan con especial mimo.

Y como siempre, el Reina Sofía tiene un plato fuerte para esta temporada. Nada menos que una completa retrospectiva dedicada a la artista portuguesa radicada en Londres Paula Rego.

La obra de Paula Rego (Lisboa, 1935) ha sido reconocida internacionalmente y está presente en las principales colecciones de arte contemporáneo de todo el mundo. Sin embargo, no había tenido hasta ahora ninguna gran exposición en España.

La exposición está comisariada por el historiador Marco Livingstone. Se exhibirán 89 pinturas -incluidos los monumentales pasteles que constituyen su medio predilecto desde 1994-, 44 aguafuertes y litografías, 5 libros y 64 dibujos, muchos de los cuales son estudios para pinturas y grabados que aclaran el proceso a través del cual resuelve sus pinturas.

El 2 de octubre, al Palacio de Cristal llegará una exposición del británico Andy Goldsworthy (1956). Ésta es la primera muestra que se le dedica en España a quien está considerado como uno de los artistas más poéticos del movimiento Land Art.

El 23 de octubre, el protagonismo lo ocupará el argentino Leandro Erlich (Buenos Aires, 1973). Es famoso por unas instalaciones que ponen en cuestión la visión de la realidad a base de juegos ópticos.

Todo ello se abrirá al público en la fecha prevista. Pero la fiesta y el glamour que acompañan las fiestas inaugurales se verán deslucidos por los rumores y las ausencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de septiembre de 2007

Más información