Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bucay reconoce haber copiado en 'Shimriti' una sesentena de páginas de un libro ajeno

La obra ha sido retirada de las librerías después de vender más de 110.000 ejemplares

El escritor y psicoterapeuta argentino Jorge Bucay ha reconocido que párrafos enteros de su libro Shimriti (RBA) fueron copiados sin apenas modificaciones de La sabiduría recobrada, de Mónica Cavallé, obra editada en 2002 por Oberón. Los textos copiados ocupan más de 60 páginas de un total de 270. Bucay ha publicado una nota en la revista Mente Sana, que edita él mismo, donde explica que "un error absolutamente involuntario permitió que los textos de la profesora Mónica Cavallé fueran incluidos en Shimriti sin la correspondiente y merecida mención a su fuente".

La utilización en Shimriti de los textos del libro de Mónica Cavallé, doctora en Filosofía y especialista en estudios comparados entre el pensamiento de Oriente y Occidente, casi nunca es del todo literal. Por ejemplo, en la página 48 de La sabiduría recobrada, Cavallé escribe lo siguiente: "Como ejemplifica con agudeza Epicteto, si queremos ver los progresos de un gimnasta, no le preguntamos por sus pesas sino por el estado de sus músculos. Del mismo modo, si queremos saber si alguien es un verdadero filósofo, no nos vale que nos muestre lo que ha aprendido, su arsenal de erudición, su 'tener' o 'haber' intelectual, sino lo que ha visto por sí mismo y lo que irradia su propio ser".

En la página 73 de la edición española de Shimriti puede leerse "Si queremos ver los progresos de un gimnasta, no le preguntamos por sus pesas sino por el estado de sus músculos. Del mismo modo, si queremos saber si alguien es un verdadero sabio, no nos vale que nos muestre lo que ha aprendido, su arsenal de erudición, su tener o haber intelectual, sino lo que ha visto por sí mismo, lo que irradia su propio ser, la manera como vive y actúa". Bucay atribuye todo este párrafo a Epicteto cuando sólo la primera frase, la que se refiere a los músculos del gimnasta, pertenece al filósofo estoico.

Preguntado por este periódico en entrevista telefónica, Bucay declaró que él sólo es un "docente repetidor de cosas". "Yo aggiorno y modifico. No soy el gran pensador o sabio que se quiere hacer de mí". Bucay, que ha vendido en España más de un millón de ejemplares de sus libros, prefirió no explicar cuál es su mecánica de trabajo con las fuentes que utiliza ni qué ocurrió para que los textos de Cavallé fueran primero transcritos y luego modificados sin que se advirtiera la dimensión del hecho.

La nota de disculpa publicada en la página 25 del número 6 de Mente Sana, que todavía puede encontrarse en los quioscos, puntualiza que La sabiduría recobrada se menciona en la lista bibliográfica de Shimriti. En esa misma lista no aparece ninguna de las obras que recogen las enseñanzas de Epicteto, pese a que este autor es citado profusamente.

RBA ha retirado ya Shimriti de las librerías. La obra ha vendido en España más de 110.000 ejemplares desde el momento de su publicación, en septiembre de 2004, según ha indicado la editorial.

Mónica Cavallé ha reconocido estar al corriente del suceso, pero no ha querido denunciar el hecho ante los tribunales. "Todo lo que hay que decir sobre el asunto está en la nota de disculpa firmada por Jorge Bucay", comentó. La autora, que fue Primer Premio Nacional de Terminación de Estudios Universitarios, ejerce en Madrid como "consultora filosófica", una profesión cada vez más corriente en la que los clientes reciben asistencia de manera similar a como lo harían en la consulta de un psicólogo.

La polémica sobre Shimriti se añade a la batalla emprendida contra Bucay por otro escritor, Ramiro Calle, abierta desde hace varios meses. Calle, yogui y autor de libros sobre espiritualidad, relajación y culturas orientales, ha denunciado repetidas veces en radio y televisión que Bucay se apropia de los cuentos populares que él ha recogido en sus viajes a la península india. "En realidad yo no puedo llevar a Bucay a los tribunales porque no soy el autor de los cuentos que recopilo y que este hombre me copia. Pero me extraña que Mónica Cavallé, a la que conozco personalmente, no lo haya hecho".

Ramiro Calle asegura que estuvo a punto de denunciar públicamente que Bucay había copiado el libro de Mónica Cavallé en el programa de televisión Las noches blancas que Fernando Sánchez-Dragó dirige en Telemadrid y que se emitió el 18 de julio. "No lo hice por petición expresa de Mónica", comentó. Fernando Sánchez-Dragó considera que "parece lógico imaginar que ella, a cambio de renunciar a sus derechos, ha recibido de Bucay algo más que la retirada del libro y una nota pública de disculpa. Todo el mundo sabe que ir a los tribunales es meterse en un lío tremendo y que luego las sentencias no se aplican".

Oriol Castanys, director general de RBA Libros, considera que Bucay "nunca ha escondido que se dedica a recoger cuentos de aquí y de allí. Ramiro Calle, que también ha sido autor nuestro, aparece escrupulosamente citado en las bibliografías de los libros de Jorge". Por otro lado, el asunto de Shimriti con Mónica Cavallé "para nosotros ya ha quedado cerrado con la nota de disculpa y la retirada del libro. A lo largo del proceso con quien mejor nos hemos entendido ha sido con la autora". RBA publicó un nuevo libro de Bucay, Cuenta conmigo, el pasado mes de marzo. También edita la revista Mente Sana.

Parecidos más que razonables

La sabiduría recobrada fue el primer libro que publicó en solitario Mónica Cavallé. Aparecido en 2002 con el subtítulo La filosofía como terapia, proponía recuperar "lo que ésta fue originariamente: amor a la sabiduría entendida como arte por excelencia de la vida".

La pretensión de ligar la filosofía a un proceso de "transformación personal" se repite en Shimriti, el libro de Bucay, en cuya contraportada se explica que "todos somos ignorantes, buscadores, conocedores y, de alguna manera, todos tenemos un sabio interior que, si le escucháramos, nos diría: 'Tu mayor responsabilidad no está orientada hacia fuera, sino hacia ti mismo, para que alumbres tu vida con tu propia luz".

Los parecidos entre un libro y otro, tanto en lo que respecta a la idea general como a su plasmación detallada, van más allá de lo razonable.

En la página 33 de La sabiduría recobrada, Mónica Cavallé escribió "filósofo es aquel que se consagra desinteresadamente a la verdad; quien investiga, a través de una actitud interior de disponibilidad y atención lúcida, las claves de la existencia. La actividad filosófica es desinteresada pues quiere la verdad por ella misma, no por su posible provecho, por sus resultados o frutos. Quizá por ello la verdad se ha simbolizado tradicionalmente como una mujer desnuda, pues nada tiene que ofrecer más que a sí misma".

En Shimriti, el libro de Jorge Bucay, puede leerse en la página 72 que "el sabio, a diferencia de Sísifo, se consagra desinteresadamente a la verdad. Es aquel que investiga con disponibilidad y atención las claves de la existencia. El sabio quiere la verdad por ella misma, no por su posible provecho, sus resultados o sus frutos. La verdad se ha simbolizado tradicionalmente como una mujer desnuda, con nada para ofrecer más que ella misma".

En la contraportada de Shimriti, que es el nombre de la protagonista, se lee "Shimriti emprende un viaje en tren que va transformando su conocimiento de sí misma. Comprende que la verdad es un don sólo a disposición de quienes son auténticos". De eso se trata según Jorge Bucay: de ser auténticos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de octubre de 2005

Más información