Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La escuela de los Becher define una nueva mirada fotográfica

Un total de 76 fotografías, en color y blanco y negro, cuelgan desde ayer en la sala municipal de exposiciones de San Benito, en Valladolid (San Benito, s/n. www.fmcva.org, hasta el 21 de agosto), parte de una colección por primera vez se puede ver en España. Se trata del conjunto titulado Distancia y cercanía, del que son autores diez fotógrafos alemanes, encabezados por el matrimonio formado por Bernd y Hilla Becher y ocho alumnos suyos que culminaron este trabajo en 1976: Andreas Gursky, Candida Höfer, Axel Hütte, Simone Nieweg, Thomas Ruff, Jörg Sasse, Thomas Struth y Petras Wunderlich, nombres habituales en el arte desde los años ochenta.

La muestra retrata con gran fidelidad objetos de la vida cotidiana como estaciones, puentes, objetos industriales, museos, edificios oficiales, una cantina, una huerta de verduras o un sembrado de patatas. Distancia y cercanía es un homenaje a la visión clara y rigurosa del matrimonio Becher y a esos otros ocho artistas de la cámara de fotos que ellos formaron en la Academia de Arte de Dusseldorf. (Sobre la obra de los Becher se puede ver Tipologías de edificios industriales en la Fundación Telefónica, de Madrid, hasta el 7 de agosto). A pesar de que sus creadores son bien diferentes, las obras, que han recorrido numerosos países a lo largo de los últimos 13 años, se vinculan entre sí por algunos principios en común: todas ellas constituyen miradas claras y no manipuladas del entorno que rodea al fotógrafo en el momento de hacer su trabajo.

El objetivo principal de los creadores es mostrar la fuerza social de la gente en las calles, retratando edificios, espacios interiores, detalles decorativos de las viviendas, huyendo de lo insólito y centrándose en los aspectos cotidianos, casi anónimos.

Todos los artistas realizaron su trabajo sin utilizar medios auxiliares de iluminación u otro tipo de manipulaciones, de tal manera que lo expuesto es una reflexión sobre la verdad de la imagen, muy alejada del concepto de fotografía digital. Para Wolfger Pöhlmann, director de programación del Goethe Institute, que coordina la muestra, son "imágenes de nuestra realidad banal, tan normales que uno se resiste a dedicarles un pensamiento profundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de julio de 2005