ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 14 de marzo de 2004
Entrevista:Pedro Almodóvar | Director de cine

"El celibato está en el origen de los abusos"

Pedro Almodóvar guarda duelo por el trágico atentado del pasado jueves en Madrid. Ese día ya anuló la presentación de su película La mala educación en Barcelona. Además, todas las fiestas y entrevistas en torno al estreno de su filme el próximo viernes han sido canceladas como muestra de solidaridad con las víctimas. Esta entrevista se realizó en Madrid la tarde anterior al atentado. La mala educación, protagonizada en sus papeles principales por Gael García Bernal, Fele Martínez, Daniel Giménez Cacho y Luis Homar, y que inaugurará en mayo el Festival de Cannes, es la película más íntima de Pedro Almódovar, quien a sus 52 años ha decidido mirar hacia atrás, a su infancia y adolescencia. Sin ira, pero sin tapujos.

La mala educación narra la vida de dos niños, Ignacio y Enrique, que conocen el amor y el miedo en un colegio religioso en los años sesenta, con un cura como testigo.

Pregunta. Ha dicho que La mala educación no es una película autobiográfica, pero sí es la que más ahonda en su infancia y adolescencia.

Respuesta. Creo que la gente tiene muchas ganas de preguntarme si abusaron de mí en el colegio o me violaron o si tuve un novio. Son preguntas que creo que nadie se atreve a preguntarme, pero yo, hasta que no me lo pregunten, no lo diré... A mí no me han acosado. Pero en el pueblo eran unos acosos tan conocidos que trascendieron. Había un cura en mi colegio que tenía un auténtico harén de unos 20 chicos, de los que muchos eran amigos míos, y hablábamos entre nosotros. Trascendió tanto en el pueblo que le trasladaron, pero no le echaron. Yo viví cosas maravillosas y terribles en el colegio y ésas no las he contado. Me inspiro en mucho de lo que vi e intuí y luego lo manipulo. Cuando digo que no es autobiográfica es que no cuento mi vida, pero estoy contando cosas que son muy íntimas y esenciales para mí. Con respecto al director que aparece en la película, no soy como él. No me expongo hasta el punto que se expone el personaje de Fele y no soy tan aventurero, pero sí es el artista que yo idealizo en mí. Yo no soy un travesti, ni me he puesto tetas, ni me he puesto caballo, pero todo lo que se cuenta alrededor de algunos personajes, esas cosas tan tremendas que hablan de una de las partes más oscuras del corazón humano, eso para mí es esencial. Esos personajes que se lanzan por las opciones más duras o peligrosas y lo hacen con alegría... yo no lo hago, pero dentro de mí hay mucho de eso. En ese sentido es por lo que digo que es mi película más íntima sin que cuente anécdotas de mi vida.

"Para mí son esenciales esos personajes que se lanzan con alegría a las opciones más duras"

"Este tipo de películas o las haces al principio de tu carrera o es algo que llega con la madurez"

"No me gusta el sentimiento de la nostalgia como motor para hacer cosas"

P. ¿Está en La ley del deseo el origen de esta historia?

R. En La ley... está la simiente de esta historia. En esa época tenía escritos 10 folios. Desde entonces tenía en la cabeza que me gustaría hacer algo con ese relato y hacer algo mayor. Eso es lo que he estado haciendo en los últimos 10 años.

P. ¿Y por qué ha tardado tanto en decidirse?

R. Porque no me acababa de satisfacer. El guión y la historia tenían muchas posibilidades, y cuantas más posibilidades tienes, más tiempo te lleva decidir por dónde tirar y te confundes. Había escrito una serie muy larga y lo que me llevó mucho tiempo fue ir recortando partes hasta reducirlo a lo que es el esquema. Por eso la película resulta tan intensa, porque se perciben en toda ella las puntas de los personajes, los icebergs, y la otra mitad de ellos está oculta. He ido a los momentos más intensos, hay información que no se da, pero que se percibe, que debajo de esos personajes hay muchas más cosas; por ejemplo, por qué se llevan tan mal esos dos hermanos (Ignacio y Juan). Ha sido un ejercicio estimulante. No es que haya estado 10 años escribiendo la historia. Terminaba una película y me ponía a corregir Las visitas, que es como se llamaba en un principio. Es curioso, porque me ha servido para tomar decisiones y sintetizar de un modo brutal. Eso es lo que más trabajo me ha costado.

P. Al ser una película tan íntima, ¿ha temido herir a alguien?

R. No me gustaría que la vieran los dos curas de los que se habla en la película porque son reales. Soy anticlerical, pero como individuo no tengo ninguna necesidad de luchar contra la Iglesia, porque para mí no es un fantasma del que tenga que defenderme. Creo que la Iglesia española se está atreviendo a decir unas cosas en nuestra sociedad que debemos de poner en evidencia porque son muy peligrosas, como por ejemplo que la emancipación de la mujer está relacionada con las muertes y los malos tratos. Es una de las cosas más fuertes que he oído nunca contra la condición femenina. Pero yo he superado todos mis problemas con la Iglesia y mi educación religiosa. Atacaría a la institución, pero no a las personas en concreto que a mí me educaron. No me gustaría que en este momento, en los últimos años de su vida, sientan el sabor de algo como una venganza, porque los recuerdos que probablemente tengan de mí serán los de un niño que estaba allí, que cantaba... Ellos hicieron algo atroz, pero yo no soy quién para castigarlos, o por lo menos a mí el hecho de castigarlos no me proporciona ninguna satisfacción.

P. ¿Y sus hermanos?

R. Naturalmente no me gustaría herir a personas a las que les puede afectar la historia porque tienen información directa, como es el caso de los curas y también de mi hermano Agustín y mis hermanas. Tinín [Agustín] tiene más idea de lo que fue mi vida allí, pero mis hermanas no, porque no he hablado con ellas de ello. No me gustaría que de pronto les desvelara una realidad de la que no fueron conscientes y que ahora encuentran monstruosa. Quisiera que vieran la película sin más, sobre algo que me importa, pero que tengo superado hace muchísimos, muchísimos años.

P. ¿Han visto sus hermanas la película?

R. No, se la tenemos que enseñar.

P. ¿Por qué en este momento de su vida mira hacia atrás?

R. Me temo que es algo que llega con la madurez. Este tipo de películas, o la haces al principio de tu carrera y te sale como un exabrupto, a bocajarro, o es una película de madurez en la que miras todo aquello con distancia y que te sirve para enhebrarlo con otra historia que, al fin y al cabo, te interesa más, y que es esta historia de género negro que a mí, como cineasta, me interesa mucho y no había hecho hasta ahora. El hecho de mirar hacia atrás tiene que ver con que tengo 50 años, que soy una persona madura, adulta, y que no trato de ajustar cuentas con mi propia vida, pero sí me siento, por primera vez además, con capacidad de mirarlas, contemplarlas y manipularlas según las reglas de la ficción que al fin y al cabo es mi trabajo. Ahora me siento con más libertad para hacer eso.

P. Tardó mucho en encontrar un actor protagonista para un papel tan complejo como el que interpreta Gael García Bernal. ¿Qué tenía él que no tenían otros?

R. Además de ser un buen actor, hay un aspecto esencial, y es que el personaje debía de resultar muy atractivo para chicos y chicas. Yo no lo sé, porque cuando trabajo con los actores dejan de ser personas y nunca sé si son o no atractivos, pero todo el mundo estaba de acuerdo. A nivel de fotogenia era mucho más fácil travestirlo porque Gael es pequeño. Era esencial que fuera verosímil como hombre y como mujer. Todo lo demás eran grandes hándicaps que él ha tenido que superar a base de muchísimo trabajo.

P. ¿Cómo ha sido el rodaje con él? ¿Le costó hacer el personaje?

R. Ha tenido que ver con el hecho de encontrarse en un país que no es el suyo, una lengua que no es la suya, una cultura que no controla. Tenía un acceso más farragoso y difícil a todo lo que le pedía. Ha sido duro hacerlo con él. No hemos tenido diferencias personales, él no me dijo que tenía tantas incertidumbres como dejaba entrever el otro día en una entrevista, pero sí que el personaje le había afectado mucho y le había creado momentos de muchísima ansiedad. Yo le he visto sufrir con el personaje. Lo hemos solucionado, él como haya podido. Yo he tratado de acompañarlo, de ayudarle y de llevarle de la mano frase por frase. La interpretación de ese personaje, que por un lado es un hijo de perra, un tipo sin escrúpulos, y por otro lado es un travestí, implica un montón de cambios. Para un chico joven como Gael debe ser una bomba de relojería. Es un personaje que seguro que deja huella.

P. ¿Pero ha merecido la pena?

R. Sí, sin ninguna duda.

P. Es la primera vez que en una película suya no hay casi ninguna actriz ¿Las ha echado de menos?

R. Me he centrado en lo poquito que hace Petra Martínez, la madre de Ignacio. Adoro esa madre tan buena. No las he echado de menos, porque lo único que echo de menos cuando estoy trabajando es una buena actuación y con el trabajo que ha hecho este coro de actores estoy contentísimo. Lluís Homar, al que no conocía como actor, ha sido toda una revelación. Estoy seguro de que voy a trabajar mucho con él, porque no encuentro actores de su edad que demuestren lo que él ha demostrado en esta película, esa absoluta falta de prejuicios: se ha lanzado sin ningún pudor. Un actor adulto es lo que tiene, porque se conoce a sí mismo, conoce sus armas y las utiliza, pero se libera del personaje cada día. Para un actor de veintipocos años, como Gael, eso es infinitamente más difícil y entraña un tipo de zozobra común a los intérpretes jóvenes. Algo que no he notado ni en Homar ni en Daniel Giménez Cacho, Cachito como yo le llamo, porque son hombres hechos y derechos, actores con mucha experiencia y conocen muy bien su oficio, conocen sus riesgos y juegan y se aprovechan de ellos. Son dos absolutos descubrimientos y eso me ha tenido encendido y por ello no he echado mucho de menos a las actrices. Pero una vez terminada la película sí me he dicho a mí mismo: "Ahora quisiera hacer una película de mujeres". Estoy escribiendo un guión con tres generaciones de mujeres, abuelas, madres y nietas.

P. ¿El trabajo con niños en un tema tan delicado le ha provocado miedo?

R. He tenido un cuidado tan especial que he temido que fuera incluso malo para la película. Hablé con psicólogos para ver cómo trataba a los niños y me dijeron que el trato debía ser normal, que lo más importante era no engañarles. Pero es que a mí me daba mucha vergüenza y entonces utilicé de intermediario al director de casting, Jose Ramón Cadiñanos, que tenía mucha confianza con los niños. Lo que no me podía permitir es caer en lo mismo que yo estaba denunciando, no podía permitir que un dedo se les pusiera encima a esos niños, tenía que narrar las cosas de tal modo que ellos no tuvieran en su cabeza ninguna imagen que les pudiera resultar incómoda. Decidí que la planificación fuera elusiva al respecto, y por eso tiene voces en off y me puse detrás de las cosas para contarlas. En los dos momentos de abuso que hay en la película, me pongo una vez detrás de un arbusto y otra detrás de la sotana del cura. El origen de esa planificación es que no quería filmarlo.

P. La película retrata unos años, los ochenta, de los que usted fue un protagonista especial. ¿Echa de menos esa época?

R. Sí, mi juventud. Creo que también el país y esta ciudad han cambiado a peor sensiblemente. Lo que echo de menos es la capacidad de vivir el doble y vivir peligrosamente sin que sea un peligro. No me gusta el sentimiento de la nostalgia como motor para hacer cosas, ni para escribir ni para nada... Lo que sí constato es que me divertía mucho más, que la ciudad me gustaba mucho. Afortunadamente lo viví, que es lo que cuenta.

P. El tema de la pederastia por parte de representantes de la Iglesia está de plena actualidad. ¿Qué siente cuando oye esas noticias de abusos sexuales en niños?

R. Siento una enorme indignación contra la Iglesia porque deberían de tomar cartas en el asunto y de una vez por todas. Y de una vez por todas no significa trasladar a los curas a otro sitio, ni siquiera significa castigarlos con la cárcel, que deberían hacerlo porque es un delito muy grande. A mí me parece que todo esto tiene un origen clarísimo, y que la Iglesia no está dispuesta a afrontar, que se llama celibato. Si a los curas se les permitiera desarrollar su sexualidad natural, estoy seguro de que el 90% de estos casos desaparecerían, acabarían buscándose novio o novia y no aparecería esa sexualidad deformada, monstruosa y enferma a la que da pie el celibato. El celibato hace además que los colegios y los seminarios se llenen de homosexuales. El celibato es uno de los orígenes de estos abusos. La Iglesia se tendría que replantear muchísimas cosas y ésta es una de ellas. Otra urgente es lo del preservativo, y otra el hecho de que las monjas no puedan ni consagrar ni confesar. No entiendo cómo las monjas no se han rebelado. ¿Desde qué punto de vista inteligente se justifica que la mujer no pueda ser sacerdote? Sería tan brutal como decir que puede haber psicólogos, pero no psicólogas, o médicos, pero no mujeres médicos. Me indigno y no sé por qué me afecta tanto, yo que no soy católico ni nada. Es una ceguera ancestral que esconde una hipocresía descomunal y unos intereses tremendos que me sacan de quicio.

P. ¿Cree que va a crear polémica?

R. Espero que no. Cada día ocurren cosas que me sorprenden en nuestro país. Si crea polémica, ya reaccionaré de acuerdo con lo que digan. Si es la Iglesia, no voy a reaccionar porque no me importa nada, que me excomulguen si quieren... Sí, yo soy agnóstico desgraciadamente. Ya me gustaría creer en Dios. Si es otro tipo de polémica, ya entraré al trapo.

P. ¿El contenido del filme puede afectar a su distribución en Estados Unidos?

R. No. El único lugar donde tengo un cierta reserva es en Italia, porque el Papa está allí y basta que un solo ciudadano la denuncie para que la retiren. La propia dinámica de la vida social italiana me hace prever que en el caso de que haya un gran escándalo y una gran polémica, no significa que la película no se recupere, los venza y luego se pueda poner. Me gustaría que no hubiera escándalo porque las películas, las novelas y las personas se entienden mejor sin la carga de polémica previa. Mucha gente no se lo va a creer, pero no he tenido ningún ánimo de provocar escándalo, ni venganza.

Pedro Almodóvar, director de La mala educación, que se estrena en España el próximo viernes. / MIGUEL GENER

Almodóvar ensaya un plano con Raúl García Forneiro, uno de los niños que actúa en su película.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana