Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leni Riefenstahl, genial propagandista del Tercer Reich, muere a los 101 años

La directora de 'El triunfo de la voluntad' defendió hasta el final que su cine era "apolítico"

Su obra, pocos lo dudan, raya en la genialidad. Así lo demostró sobre todo en dos grandes documentales: El triunfo de la voluntad (1935) y Olimpiadas (1938). Ambas fueron películas propagandísticas del Tercer Reich, y de allí se desprende la paradoja que cargaría siempre consigo Leni Riefenstahl: la de un inconmensurable talento artístico puesto al servicio de lo peor que ha dado la humanidad. La directora, que falleció el lunes por la noche a los 101 años, nunca quiso resolver esta contradicción. Hasta el final de sus días se parapetó tras su supuesta ingenuidad y el pretendido carácter apolítico de sus filmes.

MÁS INFORMACIÓN

Riefenstahl murió sin mayor padecimiento, como si estuviese durmiéndose, en su casa a orillas del lago de Starnberg, al suroeste de Múnich. "Su corazón, sencillamente, se paró", confirmó su ca-marógrafo y compañero, Horst Kettner, 42 años más joven que ella, que había cumplido 101 hace dos semanas, el 22 de agosto. Ante sus ojos pasaron todas las transformaciones y los horrores del siglo XX. Ella, por regla general, prefirió mirar para otro lado. Lo suyo fue la belleza pura.

A los 16 años comenzó a tomar clases de pintura, dibujo y danza. Entre 1920 y 1926 se forjó una carrera de prima ballarina, incluida la convocatoria al principal escenario alemán, el Deutsches Theater. Después, desembarcó en el cine: hasta 1933 sería la divina y casi sobrehumana protagonista de cinco largometrajes. Películas de montañismo, de nevadas, de la lucha del ser humano y de la belleza femenina contra la naturaleza.

Pero no quiso limitarse a la subordinación de ser actriz: en 1932 dirigió su primera película, La luz azul, otro filme situado en los Alpes, otra vez ella en el papel principal. La fuerza de sus imágenes le valió un premio en la Mostra de Venecia. Y la admiración de Adolf Hitler y los demás jefes nazis, para entonces ya a punto de llegar al poder, el 30 de enero de 1933.

El ascenso de Hitler precipitó la salida al exilio de los grandes del cine, el arte y la literatura alemana, entre ellos los directores Fritz Lang y Robert Wiene. Leni Riefenstahl se quedó. Fue la consentida del régimen, agasajada por el ministro de Propaganda Joseph Goebbels y cortejada por el mismísimo Führer, supuestamente enamorado de ella. En sus manos se pusieron todos los recursos financieros y técnicos que requería para sus películas, incluso cuando la guerra ya imponía severas restricciones a los demás cineastas.

Riefenstahl empleó estos privilegios en filmar, primero, otra película de aventuras, y, posteriormente, dos filmes sobre los congresos nacionalsocialistas en Núremberg, La victoria de la fe y El triunfo de la voluntad. Sobre todo este último es un monumento estético, con magistrales puestas en escena de la turba nacionalsocialista, de sus líderes y de sus símbolos.

Ángulos de filmación y técnicas de montaje hasta entonces desconocidos: Riefenstahl multiplicaría estos recursos en el registro de los Juegos de Berlín en 1936. Una vez filmados los esculturales atletas, la directora tardó 18 meses en producir Fiesta de los pueblos y Fiesta de la belleza. Conocidas ambas bajo el rótulo de Olimpiada, fueron estrenadas en una proyección privada para el Führer el día de su cumpleaños, en 1938.

Leni Riefenstahl había llegado a la cúspide de su carrera. En 1941, con trabajadores esclavos del Tercer Reich como comparsas, alcanzó a rodar otra película, Tierra baja. Depurado de propaganda, el filme tan sólo se estrenó en 1954. Con la derrota del nacionalsocialismo, para Leni Riefenstahl y muchos otros había comenzado la época de las justificaciones. Desde su primer interrogatorio por parte de un oficial estadounidense hasta su última entrevista televisiva, su postura fue la misma: había pecado de ingenua, pero sin mala voluntad.

"Yo no sabía de política, sólo la filmaba". "No me detenía a pensar en el efecto de mis imágenes". "A nosotros nadie nos informó con anterioridad sobre los campos de concentración". "No considero El triunfo de la voluntad un filme político". Y así, sucesivamente, hasta ya sólo permitir dos conclusiones: o esta gran cineasta realmente fue tonta, al menos en todo aquello que no tuviera que ver con su oficio, o, más probablemente, había decidido aparentarlo.

Por sus labios, en todo caso, nunca pasó un incondicional "lo lamento". Tras varios proyectos fracasados, en los años setenta volvió a llamar la atención con extensos viajes para documentar en fotografías al buen salvaje que ella creyó haber descubierto entre los nubios de Sudán. De nuevo, estas imágenes impresionaron por su fuerza, pero también dejaron la duda -hecha explícita en un famoso ensayo de Susan Sontag- de si Riefenstahl seguía siendo adepta de la estética fascista.

Ella, en todo caso, siguió su camino, aunque prefirió eliminar de él al ser humano. Desde mediados de los años setenta comenzó a fotografiar arrecifes de coral, un tema que incluso le permitió filmar una última película, ya absolutamente vaciada de contenido, Impresiones bajo el agua. Este mediometraje, algunas de cuyas tomas las hizo con sumersiones acuáticas a los 97 años, se estrenó el año pasado.

Vital y nunca decrépita, para entonces Riefenstahl había cumplido 100 años. Gracias también al reconocimiento internacional de sus méritos artísticos, Alemania había hecho las paces con ella, dedicándole ocasionales retrospectivas, respetuosas entrevistas y alguna valoración positiva de su obra. Leni Riefenstahl dejó de ser un paria. Aunque sólo hasta cierto punto. Las condolencias oficiales ayer no provinieron, como es usual, del canciller Schröder, y del presidente, Johannes Rau, sino de la ministra de Cultura, Christina Weiss, que volvió a recordar el papel que la fallecida jugó en el Tercer Reich.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de septiembre de 2003