ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 18 de septiembre de 2002
REPORTAJE

Israel se prepara para la guerra

El Ejército y algunos ayuntamientos desempolvan los planes de evacuación y emergencia ante la posible guerra en Irak

Los israelíes dicen que la guerra contra Irak es inevitable. Lo aseguraba ayer el ministro de Exteriores israelí, Simón Peres, en unas declaraciones a la radio; lo ratificaba el primer ministro, Ariel Sharon, en los actos de conmemoración del aniversario de la guerra del Yom Kippur, y lo demostraba con su actitud un buen número de municipios de la región de Dan, en el área de Tel Aviv, que ultiman los planes de evacuación de la población civil y los programas de protección ante un presumible ataque de misiles o de una agresión bacteriológica iraquí. Los israelíes aún recuerdan los 39 Scud, que Sadam Husein les lanzó durante la Guerra del Golfo, aunque sólo causaran un muerto.

El Ayuntamiento de Ramat Gan (150.000 habitantes), capital del comercio de diamantes de Israel, a las puertas de Tel Aviv, ha desempolvado los planes de emergencia. Para empezar ha colocado encima de la mesa un proyecto de evacuación de una gran parte de su población, a un área no muy lejana, el Bosque de los Ángeles, situado entre Kiryat Gat y Beit Guvrin. En una enorme explanada serían colocadas tiendas de campaña y se daría a los refugiados todo lo necesario para sobrevivir durante varios días.

El ataque iraquí a Ramat Gan provocó un muerto y dañó más de 4.000 casas

'Estamos preparando la defensa, pero también si es necesario una ofensiva'

La propuesta de este Ayuntamiento, diseñada por su alcalde Zvi Bar y su equipo municipal, ha movilizado a otros municipios de la zona, que han empezado a coordinar planes de protección y de evacuación similares. El Consistorio cercano de Bnei Brak, constituido por familias ultraortodoxas judías, ha diseñado un sistema de distribución de medicamentos, de asistencia de víctimas y acordado con las localidades cercanas que el gran parque nacional cercano se convierta en un cementerio único.

'Ramat Gan fue una de las poblaciones israelíes más afectadas durante la Guerra del Golfo, no menos de cuatro misiles Scud cayeron sobre nuestra ciudad. Provocaron un muerto, centenares de heridos y daños en 4.076 viviendas, el 9% de los existentes, 98 de los cuales quedaron totalmente destruidos. El 40% de la población, unos 60.000 habitantes, huyeron de la ciudad y se refugiaron en otras poblaciones más seguras. 'Ahora lo único que pretendemos es organizarnos', aseguraba ayer Memi Peer, portavoz del Ayuntamiento, mientras señalaba con el dedo índice la calle Kiryati, en un extremo de la ciudad, en el barrio de Ramat Chen, donde vivía la única víctima israelí de la Guerra del Golfo: Eitan Grundland.

Los vecinos de la calle Kiryati recuerdan con pánico el estallido del misil. El Scud cayó sobre el número 9, pero la onda expansiva afectó al chalecito colindante de los Grundland. Eitan se encontraba en la cocina. El resto de la familia se salvó del ataque porque había decidido salir de Ramat Gan. Las buganvillas y los jazmines han vuelto a crecer, como un homenaje, en su jardín. Todas las casas han sido reconstruidas.

El Ministerio del Interior de Israel, encargado de coordinar los planes de evacuación de los ayuntamientos, calcula que en caso de ataque deberán ser evacuados de sus casas cerca de 180.000 habitantes, en su mayoría a localidades cercanas, en un esquema minuciosamente diseñado, con el que se pretende no disgregar a la población, mantenerla en lugares cercanos a su residencia, permitiendo de esta manera las actividades rutinarias.

El Home Front Commando, encargado de coordinar la protección civil, celebró ayer, junto con los jefes del Ejército, una reunión de urgencia; Israel necesita 600.000 nuevas máscaras de gas. El proyecto de fabricar nuevas y sofisticadas máscaras, capaces de soportar los embates de un nuevo tipo de gas -Even Salir-, han fracasado. El Ministerio de Defensa ha dado órdenes a la factoría Shelon, que produce el mayor número de máscaras, trabajar noche y día. No se descarta la posibilidad de comprar máscaras en Alemania o en Holanda. Todos los israelíes, incluidos los recién nacidos, tienen su máscara. Las embajadas serán las encargadas de proporcionar máscaras a sus nacionales. El Ministerio de Sanidad ha empezado a almacenar 12 millones de dosis de vacuna contra la viruela, que al parecer Irak está fabricando.

Pero la protección más segura para los israelíes es la mamad, el refugio. La ley obliga a todas las casas israelíes construidas tras la Guerra del Golfo a tener su refugio. Inevitablemente, en los últimos años se ha convertido en la habitación de los invitados o en el cuarto de los trastos. Las autoridades recordaban ayer que, en caso de ataque, es aconsejable llevar hasta la habitación una radio, una televisión, agua, teléfono celular, un cesto con comida y, desde luego, la máscara de gas. Los trastos han empezado a amontonarse en los pasillos. Todo está ya a punto.

'Estamos preparando la defensa, pero también, si es necesario, una ofensiva, a modo de respuesta; el Ejército está muy bien preparado', ha anunciado, sin dar muchos más detalles, el jefe del Ejército, el general Moshe Yaalon.

Una trabajadora israelí fabrica máscaras antigás en la ciudad de Kiryat Gat. PLANO MEDIO - ESCENA / AP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana