ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 23 de abril de 2002

Alain de Botton plantea los tópicos del viaje como búsqueda de felicidad

El escritor suizo analiza las trampas de la escapada a lo exótico

Alain de Botton, escritor suizo nacido en 1969 y afincado en Londres, cierra su último libro, El arte de viajar (Taurus), con un capítulo dedicado al francés Xavier de Maistre, quien en pleno siglo XVIII emprendió un viaje 'único y revelador'. Maistre recogió su experiencia en Viaje alrededor de mi habitación, un libro antiviajes y antiexotismo y que le sirve a Botton para analizar la -'a veces'- estéril búsqueda de la felicidad que encierra el viaje. 'Viajar encierra siempre un gran problema: nos tenemos que llevar a nosotros mismos', dijo ayer el escritor en la presentación de su libro en Madrid.

En su anterior libro, Las consolaciones de la filosofía (Taurus), De Botton recorría 2.400 años de filosofía occidental para ofrecer las recomendaciones de seis filósofos (Séneca, Sócrates, Epicuro, Montaigne, Schopenhauer y Nietzsche) para vivir mejor. Entre el ensayo subjetivo, el libro de autoayuda y la novela, De Botton asegura que le interesan los problemas 'cotidianos' del hombre. El arte de viajar pretende ser una guía para el viajero, para viajar mejor, sin hacerse falsas ilusiones, sabiendo que lo que uno busca generalmente nunca se encuentra. 'Un recorrido por las satisfacciones y desilusiones que producen los viajes. El viaje muestra nuestra propia complejidad. Parece un asunto trivial, pero no lo es. En él se encierra nuestra búsqueda cotidiana de la felicidad'.

De Botton analiza el viaje como fuente para poseer la belleza, de sublimidad, de curiosidad y como vehículo para cumplir expectativas. 'El viaje encierra una compresión de la esencia de la vida, con todas sus limitaciones'. El libro analiza cómo el arte ha influido en los lugares que queremos visitar. 'Oscar Wilde dijo una vez que la niebla no había existido en Londres hasta que Whistler no empezó a pintarla. Tenía razón. La niebla existía, pero hasta los cuadros de Whistler nadie la identificó con el paisaje de Londres'.

Para De Botton el arte enriquece nuestra curiosidad, pero también el viajero vive mortificado por 'la culpabilidad cultural'. 'Tengo unos amigos que me dijeron que lo bueno de Chipre era que no había nada que ver y que así se podían relajar'. Investigador adjunto en la Escuela de Estudios Avanzados de la Universidad de Londres, entre los libros de De Botton destacan Del amor (1993), El placer de sufrir (1996) o Cómo cambiar tu vida con Proust (1998). 'Consejero, más que novelista', De Botton asegura que con sus libros pretende ayudar a vivir mejor. 'No hago libros académicos, no quiero demostrar el trabajo que hay detrás de ellos. En general, he tenido buenas críticas pero también un crítico dijo una vez que mis libros eran textos para niños que parecían escritos en una tarde. Eso para mí fue casi un cumplido'.

El escritor (que recomienda dibujar en lugar de fotografiar, y el instinto por encima de la esclava guía turística) termina su libro -después de ir a Barbados y Madrid, entre otros lugares- viajando por su pequeña habitación (emulando así la experiencia de De Maistre) y 'viajando' por su barrio londinense de Hammersmith. 'Él trataba de arrancarnos de nuestra pasividad. Nos invita a reparar en lo que ya conocemos'.

El libro, que mezcla la cita literaria y filosófica con fotografías, concluye con una frase de Blaise Pascal: '...toda desgracia de los hombres procede de una sola cosa, que no sabe permanecer en reposo en una habitación'.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana