Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Muere el tercer lince en el 'santuario' de Doñana en sólo una semana

El número de felinos baja en la zona un 10%

La población del lince ibérico, uno de los felinos más amenazados del mundo, ha recibido un duro golpe en uno de sus santuarios: la comarca de Doñana (Huelva), excepcionalmente protegida por un parque nacional (estatal) y un parque natural (autonómico). En sólo una semana, se han hallado tres ejemplares jóvenes muertos, lo que representa cerca de un 10% de la población de Doñana, estimada en unos 30 ejemplares. En Andalucía, la comunidad que concentra la inmensa mayoría de los linces ibéricos del mundo, quedan sólo unos 400.

La Consejería andaluza de Medio Ambiente confirmó ayer que se había encontrado muerto un lince macho de unos dos años en el paraje conocido como Soto Chico, dentro del parque nacional de Doñana. Según los primeros análisis, que se realizan el zoo de Jerez, el ejemplar había muerto hace dos días y presentaba una delgadez extrema. 'A esa edad debe pesar unos 11 kilos y apenas llegaba a los cinco', explicó el director autonómico de la Red de Espacios Naturales Protegidos, Hermelindo Castro. Para conocer las causas de la muerte habrá que esperar a nuevos análisis, pero la Junta no descarta que una enfermedad le llevara a un estado de inanición, ya que la zona en la que se encontró es una de las repobladas últimamente con conejos, básicos en la dieta de los linces ibéricos.

La Consejería de Medio Ambiente cree que una hemorragia de origen vírico está detras de la muerte de otro ejemplar macho de dos años, que fue hallado muerto el lunes en el entorno del parque natural. Unas 48 horas antes, un coche atropelló a otro lince, de un año, en un camino agrario recién reasfaltado entre Villamanrique de la Condesa y El Rocío, aunque ahora los técnicos de Medio Ambiente analizarán si también tenía alguna enfermedad. Los linces jóvenes de Doñana suelen salir a buscar territorios ante la falta de alimento para todos los ejemplares que viven en la comarca.

En Doñana sólo hay registrada una racha similar en 1994, año en el que también murieron tres ejemplares, pero en un mes. La Junta de Andalucía ha decidido convocar una reunión de expertos la próxima semana para analizar las posibles causas de estas muertes y la evolución reciente de esta población de linces, sin duda la más estudiada por los científicos. Los linces de Doñana apenas presentan variedad genética, por lo que pueden ser muy vulnerables a una enfermedad.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de marzo de 2002