Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netanyahu cree que la convivencia de las tres religiones favoreció la integración de los judíos en España

El autor de 'Los orígenes de la Inquisición' participa la próxima semana en un simposio en Valladolid

El historiador Benzion Netanyahu, padre del ex primer ministro de Israel, es autor de una monumental obra sobre la persecución de los judíos conversos en la España del siglo XV. Le llevó cerca de 25 años escribir Los orígenes de la Inquisición (Crítica, 1999). La próxima semana participa en Valladolid en el simposio Isabel I de Castilla y la política, que se desarrolla entre los días 16 y 18 con la participación de importantes expertos en la época. Benzion Netanyahu cree que la convivencia de las tres religiones (musulmana, judía y cristiana) pudo favorecer en España la integración de los judíos. Sostiene que los conversos eran auténticos cristianos y que fueron perseguidos por un movimiento racista, más que por la Inquisición.

Una guerra intelectual

Benzion Netanyahu tiene noventa años "y medio", como sostiene con un guiño amable. No sólo mantiene la lucidez y el brillo en la conversación sino el apasionamiento propio de quienes son devotos de su campo. Una dedicación que le viene de su firme creencia en los fines de la investigación: la búsqueda de la verdad, más allá de las propias ideas adquiridas."Cuando yo era niño crecí con la idea de que todos los conversos seguían siendo, en realidad, judíos en secreto", dice Netanyahu. "Eran héroes y mártires que la Inquisición persiguió, torturó y eliminó. Pusieron en peligro sus vidas para seguir en secreto los preceptos judíos. Yo los admiraba, pero años después, los documentos me dijeron algo distinto. Me han mostrado que, año tras año, los conversos abandonaron progresivamente sus religión judaica y se acercaron cada vez más al cristianismo".

Descontento del pueblo

Esta es la tesis principal de su gran obra Los orígenes de la Inquisición en el siglo XV, de 1.200 páginas. "Parto de textos y testimonios escritos desde 1391 buscando saber hasta qué punto dejaron atrás el judaísmo. Uno de estos escritores judíos dice, tres años después: 'Me parece que se están alejando de nosotros'. Los judíos siempre han pensado que un judío no puede hacerse cristiano y este libro prueba, por lo menos, que los niños judíos fueron educados como cristianos. Y lo terrible es que, a pesar de ello, algunos de ellos fueron quemados en la hoguera por los propios cristianos. Esto es algo que Américo Castro entendió muy bien. Los conversos de segunda generación fueron los más celosos cristianos".

Pero todo esto empieza mucho antes de lo que se suele pensar. Según Netanyahu, el origen del antisemitismo se inicia en el imperio griego, a raíz de su conquista de Egipto. "Existe la creencia de que el antisemitismo fue una creación cristiana. No es así, fue una creación pagana. Todo empezó con los egipcios pero los griegos, al conquistarlos y emigrar en gran cantidad a Egipto, se unieron a la gente de Egipto, en especial en Alejandría. Para los griegos era importante imponer en Oriente que ellos eran el pueblo superior en el mundo y que los otros eran bárbaros. Pero entonces llegan los judíos y dicen que sus profetas eran más importantes que los filósofos porque sus ideas eran más correctas y profundas, recibidas directamente de Dios. La mayoría de los intelectuales judíos que combatían el helenismo estaban en Alejandría, no en Judea y la mayoría vivía en la diáspora. Los judíos representaban un 7 u 8% de la población del imperio romano que tenía unos 75 u 80 millones de personas", añade.Una idea que sembró el germen de la diferenciación por poner el énfasis en su idea de ser el pueblo elegido. Es necesario comprender el significado de esta firmación, subraya. "Pero no dicen que sean elegidos por su raza ni por sus grandes cualidades. Ellos dicen que fueron elegidos por Dios para ser los maestros de la humanidad. Y Él les dio las enseñanzas. Eso es todo. ¿Por qué los eligió Dios? No tienen la respuesta. Sólo que en las Escrituras dice que fue el pueblo elegido por Dios y sólo Él sabe las razones. No son superiores, sólo son los elegidos".

Netanyahu encontró que el caso español presentaba características peculiares. "La española fue la única comunidad en la que la mayoría de los judíos se convirtieron al cristianismo. No sucedió lo mismo en Alemania o en Inglaterra. En ambos sitios cuando se les impuso la condición de convertirse o morir, muchos eligieron la muerte. Durante las cruzadas, cuando atacaron las comunidades judías en Alemania, la mayoría murió con sus familias. Para ellos era una cuestión de honor no doblegarse ante la fuerza y defender sus ideas".

"Es difícil de explicar por qué, pero en España se desarrolló una mentalidad distinta y una actitud diferente ante la religión. Quizá porque se dio la compleja situación de tener que vivir junto a los musulmanes y los cristianos. Eran tres religiones en convivencia y no sabemos qué es lo que les hizo cambiar de actitud. Quizá la apertura mental que da la convivencia. En Alemania sólo eran ellos y los cristianos y lo mismo en Inglaterra. En Nueva York llegaron a suicidarse y matar a sus mujeres e hijos". Y continúa: "También hubo mártires entre los judíos de España, en 1391 miles eligieron morir, pero cerca de 200.000 prefirieron convertirse. En 1412 la reina Catalina formuló leyes tan duras contra los judíos que forzó a otros muchos a convertirse; según las fuentes, fueron otros 200.000. Es algo único en la historia de la diáspora, de los 600.000 judíos, 400.000 se convirtieron".

Netanyahu explica que el origen del antisemitismo en España partió del descontento del pueblo y no de las autoridades. "Los reyes españoles trataron las tres religiones más o menos de la misma manera. Américo Castro enfatiza demasiado la tolerancia del pueblo. Los cristianos no pensaban así porque la mayoría consideraba a los otros como sectas extranjeras. La Iglesia quería que todos se convirtieran y darles igualdad de derechos a todos, pero se enfrentaron al pueblo español que quería sentirse superior y separado de los otros", dice."Fernando creó la Inquisición formalmente para deshacerse de los falsos cristianos entre los conversos, pero en realidad para reducir la presión del creciemente movimiento anticonverso. No quería castigar a todos los conversos. Fernando fue un gran hombre de Estado, pero al estilo maquiavélico, no en vano Maquiavelo dice haberlo considerado como modelo para su libro El Príncipe. Lo que pasa es que aun antes de que se creara la Inquisición ya había empezado un movimiento racista en España. Un movimiento que, sin embargo, no representaba a la mayoría de los españoles. Creció lentamente y no fue significativo para la creación de la Inquisición ni para sus leyes. La Inquisición rechazó formalmente el racismo. Sólo después de la muerte de Fernando creció la influencia racista hasta el punto de que la Inquisición puso en marcha por primera vez procedimientos contra grupos de conversos. El que hicieran esas leyes contra la totalidad de los conversos significa que admiten una posición racista. Pero eso fue cerca de cuarenta años después de que se creara la Inquisición, en 1520, y cuatro años después de la muerte de Fernando. En su época la Inquisición no hubiera podido dictar una sola regulación de carácter racista. No lo habría permitido".

Una historia que se revela poco a poco

Como buena parte de los historiadores, el profesor Netanyahu es poco dado a hablar del presente. Dice que hace cincuenta años que se retiró de la política y prefiere no pronunciarse sobre el tema. Lo que le interesa hasta el punto de la obsesión es que sus tesis se divulguen y que no sólo los especialistas hallen en él una fuente de iluminación sobre el tema y la época.

La publicación de Los orígenes de la Inquisición en España el año pasado despertó una encendida polémica en las páginas de este diario. La conferencia que presentará Netanyahu para la clausura del simposio Isabel I de Castilla y la política, que se celebra con motivo del quinto centenario de la reina española, promete abundar en algunos de los puntos más espinosos sobre las verdaderas causas y los fines de la Inquisición española.

Además de él participarán en este encuentro, organizado por el Instituto Universitario de Historia de Simancas, especialistas como Isabel del Val Valdivieso, Tarsicio de Azcona, Ángel Alcalá, Luis Suárez Fernández, Paulino Castañeda Delgado, José Manuel Nieto Soria, Salustiano de Dios, Juan Manuel Carretero Zamora, Miguel Ángel Ladero y Benjamín González Alonso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de octubre de 2000