Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La misteriosa desaparición del hombre que desafió al mundo

Después de una noche de saqueo, la casa abandonada del famoso líder rebelde Foday Sankoh ha quedado arrasada. Los asaltantes han dejado agujeros en las paredes de ladrillo donde el aire acondicionado se ocupaba de dejar fuera el calor de África Occidental. Terminaron con cada pedazo de mueble, de ropa o de objetos de valor. Fuera de la casa yacen rígidos los cuerpos de varios guardias de Sankoh. Dentro, los saqueadores dejaron atrás sólo un poco de basura y unas hojas de papel.Entre ellas estaban las páginas de una copia original del acuerdo de paz firmado hace 10 meses y otra de un documento en el que el presidente de Sierra Leona garantizaba a Sankoh -el hombre responsable de la campaña de terror que dejó a miles de hombres mujeres y niños muertos o amputados- "el perdón libre y absoluto". Eso le permitía vivir en libertad, unirse al Gobierno de poder compartido, formar su partido político y, eventualmente, postularse para la presidencia.

Al menos así es como se suponía que iba a ser el proceso de paz.

En su lugar, Foday Sankoh, legendario superviviente, un combatiente de la selva con una escasa educación primaria, un fracasado fotógrafo comercial, cabo despedido del Ejército de Sierra Leona, ha conseguido convertir a su pequeño país en un gran problema para el mundo y un lodazal para Occidente.

Impotencia

El señor Sankoh ha humillado a Naciones Unidas. Ha puesto en posición embarazosa a la Administración Clinton. Y ahora, después del enfrentamiento fuera de su casa el lunes, en el que sus escoltas mataron al menos a siete civiles mientras 75 cascos azules observaban impotentes, ha desaparecido.

¿Desapareció entre los arbustos? ¿Le secuestró una milicia rival? ¿Está vivo? La fuerza de la ONU dijo que no lo tiene y que no conoce su paradero. En la confusión del lunes, los cascos azules huyeron del lugar y no volvieron a tiempo de ver lo que le pasó.

El martes, fuentes del Ejército de Sierra Leona aseguraron que Sankoh está bajo su "protección". Lo cierto es que ninguna fuente independiente ha podido confirmar el paradero del líder rebelde.

El interés de la ONU por localizar a Sankoh es que se trata de una de las pocas voces autorizadas para negociar la liberación de los 498soldados y civiles de la ONU secuestrados por el RUF.

En la confusión, Naciones Unidas está intentando vislumbrar qué puede hacer para restaurar el orden. Miles de tropas de Jordania, India y Bangladesh están a punto de llegar antes de lo previsto para operar bajo la bandera de Naciones Unidas.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de mayo de 2000