Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una buena educación musical mejora el aprendizaje de las matemáticas

Resultados de la experiencia de una escuela de Provindence (EE UU)

¿Se le dan mal las matemáticas? ¿Tiene problemas con cuentas sencillas? ¿Teme comprobar las cifras de la compra semanal? Lo crean o no, un par de compases en la escuela de música unidos a una. dosis liberal de educación artística podrían ser la solución a más de una pesadilla numérica, según afirman investigadores estadounidenses.En el último número de la revista científica Nature (23 de mayo de 1996), el doctor Martin F. Gardiner, director de la Escuela de Música de Providence (Rhode Island), sugiere que una educación musical y artística especialmente diseñada puede llevar a mejoras espectaculares en otros campos de aprendizaje, como la lectura y en particular las matemáticas.

Gardiner y tres colegas más enseñaron a un grupo experimental de alumnos de primero de básica (entre 5 y 7 años) con un programa artístico que ponía énfasis en el desarrollo secuencial de capacidades, y compararon sus resultados con un grupo de control en el que los niños aprendían con el programa de artes visuales y formación musical típico de un colegio público estadounidense.

Muchos de los alumnos experimentales habían tenido malos resultados en la etapa preescolar en comparación con los alumnos de control; sin embargo, al cabo de siete meses habían igualado la capacidad de lectura de estos últimos y mejorado su actitud y comportamiento, y superaban al grupo de control en una asignatura sorprendente: las matemáticas.

En la etapa preescolar, el grupo de prueba tenía un rendimiento bajo en matemáticas; sólo algo menos del 30% había superado la media nacional en las pruebas de matemáticas, frente a casi 70% en el grupo de control. En cambio, un año después, tras haber seguido el programa especial artístico y musical, el 75% del grupo de prueba superaba la media nacional, frente al 50% en el caso del grupo de control.

Los investigadores continuaron el estudio un año más con un grupo de nueve clases de segundo curso en los mismos colegios: cuatro en el grupo experimental y cinco en el grupo de control. Siete meses después, ambos grupos habían alcanzado resultados similares en lectura, pero el grupo experimental volvía a ser mejor en matemáticas.

Aparentemente, los mejores resultados de los grupos experimentales en matemáticas se deben al método especial de enseñanza musical y artística conocido como método Kodaly. Se llama así por el violonchelista húngaro Zoltan Kodaly, y se basa en conseguir que los alumnos disfruten cantando, especialmente canciones populares y de la cultura tradicional.

Los investigadores llevan tiempo estudiando los efectos de la música en el aprendizaje. De hecho, la doctora Frances H. Rauscher y sus colegas de la Universidad de California en Irvine sugirieron en el número de Nature del 14 de octubre de 1993 la existencia de una relación entre la música y las funciones superiores del cerebro, como el razonamiento o el reconocimiento.

La doctora Rauscher y sus colegas pidieron a tres grupos de estudiantes que realizaran pruebas de inteligencia después de escuchar una grabación de Mozart, una cinta de relajación o una cinta con silencio total. El grupo que escuchó a Mozart obtuvo las mejores puntuaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de junio de 1996