Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ernst Jünger: "Merece más la pena una buena frase que vencer un combate"

Con su presencia se abre en El Escorial un curso, sobre el centenario pensador alemán

"Una frase bien lograda es más importante que un combate ganado" dijo ayer el filósofo y escritor Ernst Jünger, durante su investidura como doctor honoris causa por la Universidad Complutense en San Lorenzo de El Escorial. Jünger agradeció la distinción reconociendo su fascinación por Felipe II, un personaje que tildó de "extraño", aunque con el tiempo ha llegado a apreciarle, porque está cargado de un conflicto con su padre "al más alto nivel". El polémico pensador alemán habló sobre su participación en la Segunda Guerra Mundial, su concepción de. Europa y también sobre literatura, refiriéndose especialmente a Cervantes y Borges. También ayer comenzó un curso sobre el centenario pensador.

El centenario autor también se refirió a su lectura de El Quijote, uno de los personajes que dio impronta a su imagen del mundo heroico. Habló de sus. obras y destacó a Jorge Luis Borges como uno de sus primeros, lectores. Con sólo 17 años la lectura de Tempestades de acero resultó para el escritor argentino "una erupción volcánica".El polémico pensador se detuvo en su participación en la II Guerra Mundial como miembro del Estado Mayor del Reich. "A los alemanes no nos es lícito. pretender que participábamos en una cruzada, como sí, pueden hacerlo los soldados que luchaban en el lado contrario", sentenció Jünger y sus palabras resonaron en el Aula Magna del Monasterio de El Escorial, donde se celebró el acto. Para que una ocupación militar no tenga repercusión es funestas durante todo un siglo, hace falta ''cierto tacto tanto en los vencedores como en los vencidos".Reproches

Jünger cree que en este aspecto no necesita hacerse reproches. Señaló que las dos veces, que ha estado en Francia como soldado le han proporcionado amistades que duran hasta hoy día. "Y eso rige no so

'lo para los dueños de las casas en que estuve alojado, sino también, para el alcalde de Cambrai, quien me invitó a asistir al 75º aniversario de la batalla que lleva el nombre de esa ciudad". El autor alemán recordó que el alcalde le escribió lo siguiente: "Conserva usted en nuestra ciudad una fama que no se olvida".

El fruto de las dos guerras para Jünger, es su escrito La paz. ¿En él postulaba como necesarios una Europa futura e incluso el Estado mundial".

Gustavo Villapalos, rector honorífico de la Universidad Complutense y recién nombrado consejero de Educación y Cultura de la Comunidad de Madrid, calificó a Jünger de "testimonio imprescindible para comprender un siglo completo de la historia universal, en el que los hombres descendieron ala barbarie".Cronista del siglo

José María Amusátegui, presidente del Banco Central Hispano y de la Fundación General de la Universidad Complutense, definió al filósofo como "viajero incansable, profundo escritor y admirable testigo y cronista del último siglo, que representa el afán de superación de los terribles errores y horrores que azotaron Europa".

Ayer se inauguró también un curso dedicado al pensador y escritor alemán, que dirige Andrés Sánchez Pascual, profesor de Filosofía de la Universidad de Barcelona."En este curso participarán,entre otros, el escritor Heimo Schwilk, el editor Michael Klett, el crítico Rafael Conté, el profesor de Filosofía de Hannover Peter Koslowskil el profesor de Filosofía de la Universidad de Padua Franco Volpi, el presidente, de la Real Academia gallega Domingo García-Sabell, el profesor de Lengua y Literatura germánica de la Universidad de la Soborna Julien Hervier y el vicepresidente del Senador italiano Marcello Staglieno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 1995