Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El lento declive de Siglo XXI

La editorial que fue líder en pensamiento sufre la crisis del libro de ensayo

La editorial Siglo XXI, creada en 1967 y con un sólido prestigio en el campo de las ciencias sociales, atraviesa una crisis que se ha traducido en un expediente de regulación presentado por la dirección que supondría el despido de 10 de los 18 empleados de la editorial. Javier Abásolo, director de Siglo XXI -editorial que tiene en su catálogo a Marx, Althusser, Harnecker y Poulantzas, entre otros-, atribuye la crisis a un descenso del interés del público lector hacia algunas de las áreas de la editorial y manifiesta su intención de "mantener la línea de rigor y el actual número de novedades".

Los orígenes de Siglo XXI, editorial básica en la formación del pensamiento político en los años setenta, se sitúan en el ámbito latinoamericano y más concretamente en Ciudad de México, donde en 1965 nació Siglo XXI de México. La editorial, que tendría posteriormente un paralelo en España, Colombia y Argentina, fue fundada por un grupo de personas a raíz de la marcha del editor argentino Arnaldo Orfila Reyna de Fondo de Cultura Económica, como consecuencia de la publicación de Los hijos de Sánchez, del antropólogo norteamericano Óscar Lewis.La marcha de Arnaldo Orfila del Fondo de Cultura Económico reunió a un conjunto de intelectuales, entre los que se encontraban Jesús Silva Herzog y Elena Poniatowska, con la intención de crear una editorial de estilo moderno enfocada preferentemente hacia las ciencias sociales y los temas latinoamericanos.

Dos años después de la creación de Siglo XXI de México, un grupo de españoles comprometidos en la lucha por la democracia creó, a partir del modelo mexicano, Siglo XXI de España. Entre los promotores de la editorial, con sede en Madrid, estaban Daniel Zarza, Faustino Lastra y Pablo García Arenal. En el accionariado había nombres de prestigio como el recientemente fallecido Juan Benet, José Luis López Aranguren, Javier Pradera y antiguos empleados del Fondo de Cultura Económica.

Exceso de oferta

Javier Abásolo, director de Si glo XXI, insiste en restar importancia a la actual crisis y a la presentación del expediente de empleo. "El mal momento de la editorial", manifiesta Abásolo, "se debe a que ha pasado ya una época en la que se leían muchos libros de ensayo o de pensamiento, pero no hay que dramatizar, ya que también estamos haciendo otras cosas en la editorial".

"Vivimos momentos de un exceso de oferta editorial", agrega Javier Abásolo, "y cada editor procura poner lo mejor al alcance de los lectores. Siglo XXI lo está haciendo y publicamos entre 30 y 40 novedades al año, pero es cierto que hay mucha oferta y que este tipo de libros tiene ahora menos demanda".

Al preguntarle si autores que en su día fueron emblemáticos, como Marta Harnecker o Nicos Poulantzas, siguen teniendo lectores en España, Javier Abásolo responde: "Hay gente que puede caer en el error de creer que sólo publicamos eso y no es así. Tenemos 760 obras en el catálogo de la editorial. Marta Harnecker es una autora de Siglo XXI, pero también hemos publicado autores noveles, tanto españoles como latinoarnericanos".

Admite Abásolo que algunas líneas de la editorial "han dejado de, tener vigencia y se van modificando", pero agrega que se hace "sin perder de vista la intención de la editorial, que es mantener una línea de rigor que permita crear una bibliografía de prestigio que perdure".

Al pedirle a Abásolo que concrete cuáles son las líneas que han perdido vigencia, puntualiza: "Son básicamente las que tienen que ver con las ideologías, que sustentaban los países del Este; en cuanto a las que más funcionan, por otra parte, depende del interés de los ámbitos universitarios, pero creo que hay una cierta atonía para los libros de ensayo". "En cualquier caso", agrega, "los libros que han perdido vigencia siempre quedarán como una radiografía de lo que pasó en aquellos años".

En opinión del director de Siglo XXI, ha habido distintas etapas en la editorial: en la primera, la fundacional, se modeló un catálogo que tuvo una buena aceptación; en la segunda, se consolidó esta línea, mientras que en la tercera, la actual, "hay unas líneas que ha habido que modificar".

Sobre el expediente de regulación de empleo, presentado el pasado 30 de diciembre, Abásolo considera que es "consecuencia de la crisis que afecta a una serie de empresas, entre otras las del sector editorial, que mantienen unas plantillas sobredimensionadas". "Algunas editoriales han hecho el reajuste necesario a tiempo", añade, "pero otras no, y lo que Siglo XXI busca ahora es salir adelante procurando mantener la línea de rigor y calidad editorial y siendo fieles a nuestros lectores".

Junta extraordinaria

El delegado de los trabajadores en la editorial Siglo XXI de España, Juan Manuel López, manifestó por su parte a este diario que han pedido la convocatoria de una junta extraordinaria de accionistas, ya que consideran que Abásolo se excedió en sus funciones al presentar el expediente de regulación de empleo.

"A juicio de los trabajadores", señala una nota hecha publica por éstos, "los animadores del expediente son tanto accionistas originarios como herederos que, perdiendo interés por la línea de pensamiento de la editorial o incluso entrando en contradicción con ella, quieren hacer líquidas las plusvalías del capital desembolsado en los años sesenta por sus familiares o por ellos mismos".

Juan Manuel López manifiesta que el planteamiento de los trabajadores es el de mantener todos los puestos de trabajo: "Pensamos que Siglo XXI es rentable y es un patrimonio intelectual de todos los españoles por el papel que ha desempeñado". "Queremos que Siglo XXI funcione como hasta ahora", agrega López, "y nos tememos que la presentación del expediente sea el primer paso para liquidar el patrimonio de Siglo XXI y acabar vendiendo la editorial en dos o tres años".

Una de las líneas más claramente en declive en Siglo XXI de España es Biblioteca del Pensamiento Socialista, con títulos, entre otros, de Louis Althusser, Fernando Claudín (Marx, Engels y la revolución de 1848) y Ernest Mandel (El capital: cien años de controversias en torno a la obra de Karl Marx). Dentro de esta colección está la serie los clásicos con obras de N. Bujarín (Teoría del materialismo histórico), de Antonio Gramsci (Escritos políticos), Lenin, Marx, Zinoviev, Trostki, etcétera.

Otras colecciones de Siglo XXI son: Biblioteca México, Ciencia y Técnica, Creación Literaria, Criminología y Derecho, Economía, Educación, Filosofía e historia.

De Marx y Althusser a Carpentier y Cortazar

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de enero de 1993

Más información