Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton, virtual ganador demócrata en las elecciones primarias de Georgia

Bill Clinton invirtió su último día de campaña en Georgia en críticas contra su contrincante demócrata Paul Tsongas. Parece que la estrategia le dio resultado. Al cierre de esta edición, y con un 9% de los sufragios escrutados, Clinton se alzaba con un 65% de los votos sobre un exiguo 17% para Tsongas. En el campo republicano, George Bush se encontró con un nuevo voto de castigo. Pese al 59% contra un 41% de Pat Buchanan, el inesperado rival del presidente se afianzó en Georgia como serio candidato en la carrera hacia la Casa Blanca.

El presidente George Bush trató de recuperar el terreno perdido reconociendo que fue un error el acuerdo al que llegó con el Congreso para subir los impuestos en 1990. Pero el gesto de humildad no pareció darle los resultados esperados frente a ese 41% que, según estimaciones de las cadenas de televisión sobre un 9% de los votos, recogía Buchanan. El crédito de este minimartes en Georgia abre a Buchanan las puertas hacia una escalada de buenos resultados en todo el sur del país.La presión de Buchanan ha obligado al presidente a correrse hacia su derecha para tratar de ocupar el espacio que el comentarista político le está robando con sus apelaciones a los valores tradicionales y al ultranacionalismo. En una entrevista desde Washington con medios de comunicación de Georgia, el presidente, a una pregunta sobre si compartía la crítica de Ronald Reagan de que el acuerdo de 1990 para subir los impuestos fue el peor error de su presidencia, Bush contestó: "Bueno, no sé si el peor error, pero si tuviera que volver a hacerlo, no lo haría".

Claro que hay planteamientos abiertamente racistas en los que Bush nunca podrá alcanzar a Buchanan en su pelea por el voto blanco conservador del sur. En su discurso de cierre de campaña, en un hotel de las afueras de Atlanta, Buchanan fue increpado por un grupo de judíos, con estrellas amarillas en el pecho, cuando el candidato republicano defendía una de sus tesis en contra de las minorías.

En el curso de su intervención, Buchanan pidió a los que le llamaban "nazi" que salieran de la sala. "Este un acto de norteamericanos, por los norteamericanos y para el bien de los viejos Estados Unidos de América", dijo. En ese momento, los guardaespaldas del candidato ya habían sacado de la tarima a todos los periodistas cuya credencial demostraba que no pertenecían a medios estadounidenses. En la barrida fue incluída una joven negra -la única persona de color en el acto-, a la se le permitió regresar cuando se comprobó que pertenecía a la cadena de televisión ABC.

Los resultados de ayer en Georgia, al superar Buchanan holgadamente el tope del 30%, le consolidan como un serio obstáculo en la carrera hacia la reelección de George Bush, a quien una encuesta del New York Times y la CBS le daba ayer un índice de aprobación de su gestión del 40% y una desaprobación del 50%. Según otra encuesta de la CNN, los críticos llegan al 75% cuando lo que se mide es únicamente la política económica del presidente.

Insultos a Jesse Jackson

Esas cifras estimulan a los demócratas, que, por el momento, se pelean entre ellos. En un intento de captar el voto negro, que parece darle la espalda, Tsongas emitió estos días un mensaje publicitario en el que pide que no se vote por un candidato como Clinton, que insultó a Jesse Jackson por unas declaraciones que resultaron ser falsas. Clinton, sin embargo, cuenta con el respaldo de los alcaldes de Atlanta (Georgia) y Baltimore (Maryland), ciudades de mavoría negra.Bill Clinton sabía que si Tsongas obtenía una victoria en el conjunto de las ocho elecciones de. hoy no le iba a ser fácil recuperarse en el supermartes del próximo día 10. Por esa razón, en los últimos días Clinton ha atacado a su contrincante con especial saña, y los resultados obtenidos ayer en Georgía parecen haber refrendado favorablemente su estrategia electoral. "Tal vez es verdad que sea el candidato más inteligente" dijo Clinton el lunes, "pero el más inteligente para mentir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de marzo de 1992

Más información

  • Buchanan sigue acosando a Bush en la carrera hacia la Casa Blanca