Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El egipcio Boutros Ghali, elegido nuevo secretario general de la ONU

El viceprimer ministro de Egipto Boutros Ghali, de 69 años, fue elegido en la madrugada de hoy nuevo secretario general de las Naciones Unidas por el Consejo de Seguridad para suceder en el cargo a Javier Pérez de Cuéllar, según anunciaron fuentes diplomáticas en la sede de la ONU en Nueva York. El nuevo secretario general desempeñará el cargo por un periodo de cinco años.

Boutros Ghali, un árabe de religión cristiana casado con una judía, consiguió conciliar los intereses de los 15 miembros del Consejo de Seguridad para ocupar a partir del 1 de enero de 1992 el máximo cargo de la ONU. Ghali obtuvo un resultado de once votos a favor, ninguno en contra y cuatro abstenciones.Esa decisión debe ser todavía corroborada por la Asamblea General en los próximos días, pero nadie duda de que el máximo organismo de la ONU ratificará la elección del Consejo de Seguridad, donde ninguno de los cinco países con derecho a veto se opuso al candidato egipcio.

Bernard Chidzero, ministro de Finanzas de Zimbabue, que había mantenido un cerrado duelo con Ghali en las útlimas semanas sólo consiguió anoche siete votos a favor, dos en contra y seis abstenciones.

Para poder aspirar al cargo es imprescindible contar con un mínimo de nueve votos a favor y no tener ninguno en contra. Esta madrugada, el Consejo de Seguridad cotinuaba las votaciones de los otros once aspirantes, pero fuentes próximas a la reunión descartaban que cualquiera de ellos tuviera posibilidades de reunir nueve votos favorables.

El primer africano

Con la designación de Boutros Ghali, el continente africano consigue por primera vez su objetivo de que un representante de esa región ocupe la Secretaría General, por la que ya han pasado antes europeos asiáticos y latinoamericanos Aunque Ghali no era el preferido de la Organización para la Unidad Africana (OUA) por ser de raza blanca, sí era el único de los candidatos presentados por ese grupo que resultaba aceptable para los miembros permanentes del Consejo de Seguridad.El principal obstáculo con el que contó Ghali en su carrera hacia el máximo cargo de la ONU fue la tradición de la organización de no elegir para ese puesto a ciudadanos de países involucrados en los principales conflictos pendientes en el mundo. Como egipcio, algunos países temían que estuviera limitado para intervenir en los temas de Oriente Próximo.

Su experiencia negociadora y su talante moderado terminó por convencer, sin embargo, a los cinco grandes.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de noviembre de 1991

Más información

  • Desempeñará el cargo durante cinco años