Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un magistrado permite desconectar a una mujer en coma desde hace siete años

Un juez del estado norteamericano de Misuri decidió ayer permitir que una mujer de 33 años, en coma desde hace siete, sea desconectada de las máquinas que la mantienen viva. El magistrado Charles Teel decidió que Naney Cruzan, que resultó herida en un accidente de tráfico en 1983, pueda ver cumplido su deseo de terminar con su "desesperada" situación. Esta decisión judicial se enmarca en el debate abierto en EE UU sobre la eutanasiaEn una reciente resolución, el Tribunal Supremo de Estados Unidos, hasta el que la familia de la enferma llevó el caso, señalaba que no existían evidencias claras de que Nancy Cruzan hubiera expresado claramente su deseo de que se le permitiera morir. Sin embargo, tres familiares de la mujer testificaron que ésta les había manifestado sus deseos de ser desconectada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 1990