ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 30 de enero de 1990
Reportaje:LA POLÉMICA HERENCIA DEL PINTOR DE PORT LLIGAT

El legado de Dalí se divide en dos bloques, con 56 obras para Madrid y 134 a repartir en Cataluña

'El gran masturbador' irá al Reina Sofía, y los cuadros anteriores a 1950 quedan repartidos por mitades

El ministro de Cultura, Jorge Semprún, y el conseller de Cultura de la Generalitat, Joan Guitart, anunciaron ayer tarde el acuerdo sobre el legado de Dalí alcanzado por ambas administraciones. La obra pictórica queda dividida en dos bloques, como adelantó EL PAÍS la semana pasada, uno para el Centro de Arte Reina Sofía, de Madrid, y el otro a repartir entre Barcelona y Figueres. A Madrid irán 56 obras, 23 de las cuales son anteriores a 1950 (la época más apreciada de la producción daliniana), entre ellas El gran masturbador, obra cumbre del surrealismo y favorita de Dalí, que había especificado su colocación en Figueres. La parte catalana del legado se compone de 134 obras, 24 de ellas anteriores a 1950, con los cuadros Maniquí barcelonés (1926-27) y Galarina (1945) como obras más destacadas.

Los términos del acuerdo fueron explicados en una conferencia de prensa celebrada por la tarde en Barcelona, horas después de una reunión en Madrid en la que el ministro Semprún y el director general de Bellas Artes y Archivos, Jaime Brihuega, por parte de la Administración central, y el conseller Joan Guitart y el director general del Patrimonio Eduard Carbonell, en representación de la Generalitat, ultimaron el pacto. Fuentes próximas a la negociación afirmaron que Pujol intervino en esta última fase de la negociación por vía telefónica. La reunión de la mañana giró en torno al destino de tres cuadros: El gran masturbador, Maniquí barcelonés y Galarina. Los tres pertenecían a una lis a de obras cuya adscripción al Centro de Arte Reina Sofía (CARS) de Madrid era considerada "innegociable" -palabra utilizada ayer por Semprún- por el Ministerio de Cultura.Estas tres obras formaban parte también de las aspiraciones catalanas en el reparto del legado. Las razones esgrimidas por la representación catalana se centraban, en el caso de El gran masturbador, en el hecho de que el propio Dalí había indicado su colocación en el museo de Figueres. Maniquí barcelonés y Galarina, por su temática o por la época en que Dalí las pintó, se consideraban obras de especial raigambre catalana.

Brihuega justificó la inclusión de El gran masturbador en el bloque destinado al CARS con el argumento de que "conecta con la línea de la muestra que se prepara para exhibir en ese centro, que revelará la aportación de Dalí al discurso global del arte universal desde el extranjero". El pintor realizó el citado cuadro en 1929, en París, durante su época de mayor contacto con el movimiento surrealista.

Semprún declaró: "Con independencia de que podamos, unos y otros -unos y otros, repito- haber quedado con un cierto resquemor por no estar en el Reina Soria o en Cataluña determinados cuadros, estamos satisfechos".

Criterios de reparto

El ministro desmintió ayer que se hubiera dividido el legado "en una parte cualitativa y otra cuantitativa" y calificó de "muy equitativa" la distribución de las obras. Por su parte, Daniel Giralt-Miracle, director del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, señaló a este diario: "Es de destacar el criterio fundamentalmente técnico y serio que ha seguido la negociación, así como la generosidad del heredero un¡versal [el Estado] que, teórica mente, podía haber actuado de modo muy distinto. No obstante es obvio que la división en bloques del legado se ha hecho desde un criterio de selección cualitativa, compensada cuantitativamente. En este sentido, cabe decir que Cataluña hubiera podido salir mucho peor parada". Durante la conferencia de prensa, el ministro Semprún aludió a la promesa efectuada por él mismo el año pasado, al conocerse el testamento de Dalí, en el sentido de que "uno de los instrumentos de discusión iba a ser la Fundación Dalí" y subrayó que "así ha sido". Fuentes de la fundación señalaron, en cambio, que ninguno de sus miembros ha sido consultado. De hecho, la comisión de la Fundación Dalí creada expresamente para negociar el futuro del legado no se ha reunido jamás. De esta comisión formaban parte, además del Ministerio de Cultura y la Generalitat, Anton¡ Pitxot (en su calidad de director del museo Dalí de Figueres y patrono vitalicio de la fundación) y el alcalde de Figueres, Marià Lorca.

El conseller Guitart reconoció ayer que Lorca y Pitxot no habían sido informados del eventual acuerdo hasta el pasado viernes. Ninguno de los dos asistió ayer a la presentación del acuerdo; Lorca, por encontrarse de viaje en Valencia, y Pitxot, porque no pudo ser localizado. "Le hemos telefoneado y comunicaban continuamente", explicó Guitart. Tampoco estuvieron presentes los alcaldes de Cadaqués y de la Pera (municipio al que pertenece el castillo de Púbol). Otros importantes miembros de la fundación, como el abogado Miguel Domènech, que tuvo un destacado papel en el regreso a España de la mayoría de las obras que integran el legado de Dalí y que es patrono vitalicio de la fundación, tampoco fueron consultados.

Objetivos cumplidos

Guitart, que manifestó estar "razonablemente satisfecho del acuerdo", aseguró que se habían cumplido "los tres objetivos deseados por la Administración autónoma: que la mayor parte de las obras permanezcan en Cataluña, que la fundación desempeñe un papel importante en la gestión del legado y que parte de la obra de Dalí pueda estar presente en Madrid".

Para el ministro, el acuerdo "es un buen ejemplo de colaboración institucional, de discusión seria, científica, y augura futuras posibilidades de colaboración, como ya se han dado en el caso del auditorio [que se construirá con una importante aportación económica de la Administración central] y, próximamente, puede que con el Museo de Arte de Cataluña".

El acuerdo no precisa cuál será el destino de las propiedades inmuebles de Dalí, aunque Semprún aseguró que serán gestionadas a través de la fundación, en cuyo seno se determinarán también sus usos.

Los representantes de ambas Administraciones coincidieron en que toda la documentación, biblioteca y objetos de Dalí permanecerán en Cataluña, al igual que gran parte de su obra gráfica, cuyo inventario no ha concluido todavía. La parte de obra gráfica que se llevará a Madrid, aún por determinar, tendrá relación con las obras pictóricas depositadas en el CARS.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con
Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana