Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuenta atrás para la independencia de Namibia

El representante especial de la ONU para Namibia, el finlandés Martti Abtisaari, inició ayer la cuenta atrás para la independencia de la última colonia africana, cuyo procese, final se producirá no antes de un año. El principal objetivo de la ONIU en el territorio es el de "supervisar la libertad y limpieza de la elección de una Asamblea que deberá trabajar en la Constitución", según dijo ayer Ahtisaari en una conferencia de prensa. Las elecciones, para las que se han registrado más de 40 partidos políticos, desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha, están previstas para el 1 de noviembre.

ERIK VAN EES ENVIADO ESPECIAL, A partir de hoy deben quedar Ebres todos los prisioneros políticos tomados tanto por la Organización Popular de África del Suroeste (SWAPO, la guerrilla que combatió desde 1966 contra el dominio surafricano), como por Suráfrica. [Ayer se produjo el intercambio en Ruacana, en la frontera entre Namibia y Suráfrica, de un prisionero de guerra surafricano por tres cubanos y 12 angoleños, informa Efe].Las fronteras deben ser abiertas para el retorno de entre 45.000 y 100.000 exiliados y refugiados. Las fuerzas armadas surafricanas en el territorio deben ser desmovilizadas, reducidas y confinadas a sus bases -tal como las de la SWAPO en Angola-, y el alto el ftiego debe ser efectivo también a partir de hoy. Todo el proceso será controlado y supervisado por los 4.650 cascos azules enviados especialmente por la ONU, que el 24 de junio deberán haber tomado el control de todas las instalaciones en poder de los surafricanos.

El administrador de Pretoria en Windhoek, Louis Pienaar, deberá gobernar este período con Ahtisaari, diplomático finlandés. Ambos deberán resolver las dudas, problemas e interpretaciones para la puesta en práctica de la resolución 435 del Consejo de Seguridad de la ONU.

La liberación de los prisioneros es un primer corifficto. África del Suroeste (Namibia) nunca ha reconocido tener prisioneros políticos, y según el jefe policial, general Dolf Gouws, los miembros de la SWAPO que aún permanecen en la cárcel lo están por "crímenes de violencia, y no por razones políticas".

Fin del 'apartheid'

Otra decisión que ambos deberán tomar en conjunto es el desmantelamiento del apartheid en el país.

En Windhoek, una ciudad de 110.000 habitantes, ya no quedan apenas rastros del apartheid. Los barrios, los negocios, los hospitales están plenamente integrados. Sólo en las escuelas se mantiene la diferencia entre blancos y negros.

Entre los más de 40 partidos que se disputarán asientos en la Asamblea constituyente, no más de 11 tienen verdaderas posibilidades, y la SWAPO aparece como la organización con más opción de hacerse con el poder. Sam Nujoma, líder de la SWAPO, ha dicho que no regresará a Namibia hasta agosto.

La principal oposición a la SWAPO es una coalición de seis partidos, que representan a varias razas, incluidos los blancos, denominada Alianza Democrática Turnhalle, encabezada por un granjero blanco, Dirk Mudge, que se oponía al mantenimiento en Namibia de las leyes segregacionistas del régimen suráfricano. Los observadores creen que, aunque la SWAPO ganará las elecciones de noviembre, no alcanzará los dos tercios necesarios para pasar una Constitución a su medida, por lo que tendrá que pactar con la oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de abril de 1989

Más información

  • 4.675 'cascos azules' de la ONU (controlan desde hoy la retirada de Suráfrica de la última colonia africana