Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Belice será a partir de mañana una nación independiente

, ENVIADO ESPECIAL, La población beliceña (150.000 habitantes) va a festejar mañana, con un carnaval septembrino, a ritmo de salsa jazz, el día de su independencia. flan pasado diecisiete años desde que se realizaron las primeras elecciones para un Gobierno autónomo, que presagiaban una independencia total muy próxima. La imposibilidad de entenderse con la vecina Guatemala, que en su Constitución reclama como propio este territorio, ha ido retrasando año tras año el nacimiento de esta nueva nación soberana.

MÁS INFORMACIÓN

Como una última medida de hostilidad hacia este país, Guatemala ha cerrado sus fronteras comunes y ha retirado su representación consular. Ante el temor de posibles represalias, los beliceños que vivían en la vecina nación han decidido regresar.El temor a una eventual invasión guatemalteca, siempre negada por cl presidente Romeo Lucas, ha obligado a que los 1.600 soldados que el Reino Unido mantiene en Belice se encuentre en estado de alerta. La presencia de soldados en zonas estratégicas es patente, más por el riesgo de sabotajes que por el de una invasión formal.

El acceso de Belice a la independencia plena no va a suponer prácticamente ningún cambio a corto plazo en su vida interna. George Price, líder del Partido Unido del Pueblo, seguirá gobernando el país como desde hace diecisiete años. Su partido ha ganado por amplia mayoría los cuatro procesos electorales celebrados desde 1964, y en el actual Congreso dispone de trece escaños, por sólo cinco de la oposición. El sistema electoral prevé elecciones cada cinco años. Las últimas se celebraron en 1979, y nada hace prever que vayan a repetirse antes de 1984.

La política exterior beliceña, conducida hasta ahora por la metrópoli, es la que puede experimentar mayores cambios: desde la presencia en las Naciones Unidas, hasta su probable entrada en el movimiento de los no alineados, según ha prometido repetidamente George Price.

Un sistema fiscal progresivo, heredado & los ingleses, ha conseguido que Belice se mantenga al margen de los movimientos insurreccionales de Centroamérica, originados fundamentalmente por un aberrante reparto de la riqueza. El esfuerzo destinado a la educación ha permitido, por otra parte, que el analfabetismo se reduzca por debajo del 10%, frente a una Guatemala vecina que reconoce índices cercanos al 60%.

En la perspectiva inmediata de la nación más joven del mundo no aparece otro gran peligro que el expansíonamiento guatemalteco. Al margen de las confusas razones históricas que alega Guatemala, lo cierto es que basta un rápido recorrido por este país para darse cuenta de que muy poco tiene que ver con su vecino. Sólo uno de cada quince habitantes es aquí blanco, y sólo uno de cada tres habla español, en la mayoría de los casos como segunda lengua.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de septiembre de 1981

Más información

  • Guatemala no reconoce la soberanía del nuevo Estado