_
_
_
_
_
COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los Pombo, una vida en ‘beige’

Si María Pombo fuera música, sería el hilo musical del ascensor. Y sin embargo aquí estamos, hablando de ella

Los Pombo, en su reality.
Los Pombo, en su reality.Prime Video

María Pombo fue de las primeras influencers españolas que saltó de las redes a la prensa. Antes estuvieron Laura Escanes, Dulceida, Miranda Makaroff. De los cuatro casos, el de María Pombo es el más incomprensible. Prime Video ha estrenado una docuserie sobre toda su familia. El marido (que no tengo claro que sea humano), las dos hermanas (que salen en páginas de sociedad), los dos cuñados, los padres, y la hija de la asistenta. El mejor, el cuñado López Huerta.

La serie Pombo empieza con unas imágenes de María niña y corta a la actualidad con ella embaraza. “Soy María Pombo, me dedico a las redes… Y nada más. Es que no tengo nada más que decir”. Involuntaria confesión de una mujer a la que siguen en Instagram más de tres millones de almas. Si María Pombo se corta las puntas llega a más gente que la película española más taquillera del año. Si María fuera música, sería el hilo musical del ascensor. Y sin embargo aquí estamos, hablando de ella.

He visto el documental con cierto estupor. “¿Por qué no lo quito?”, me pregunto. Un día moriré y, en mi hora postrera, me daré cuenta de que no he leído Madame Bovary, pero sí las no reflexiones de María Pombo sobre la crisis climática. Sigo tratando de entender. Pauso el tercer capítulo y la veo junto a su familia. Me fijo en los colores desleídos, discretos, a juego. Tonos beige (el color de los muertos en vida), sofás sin mácula, vidas ordenadas. Sin prisas, necesidades, cuitas. Pensamientos lineales, seguros. Excelencia capilar. Armonía. Y entro en la seducción de un clan que vive —aparentemente— sin problemas. Gentes sin méritos ni chispa. Y barrunto que sigo viéndolo porque así evito mirar mis puntas abiertas, mi despacho desordenado y mi incierto futuro.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Jimina Sabadú
Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_