Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Masterchef’ contra el teletrabajo

¿Cómo no van a identificarse los espectadores con un programa que refleja tan bien las condiciones en las que trabajan millones de personas?

Patricia Conde (derecha) junto a una de los miembros del jurado de 'Masterchef Celebrity', Samantha Vallejo-Nájera, durante una de sus últimas pruebas en el concurso antes de su eliminación.
Patricia Conde (derecha) junto a una de los miembros del jurado de 'Masterchef Celebrity', Samantha Vallejo-Nájera, durante una de sus últimas pruebas en el concurso antes de su eliminación.RTVE

Hay misterios que no tienen misterio. Las palabras de Patricia Conde sobre Masterchef podrán ser crípticas, desconcertantes e intrigantes. Es morboso ver cómo las dice y las desdice en sucesivas reescrituras, pero si los hechos concretos que las inspiran son más o menos oscuros, no se puede negar que, a la vez, son evidentes.

Tal vez no sepamos nunca qué pasó, aunque está claro lo que ha pasado: Masterchef reproduce con tanto acierto las condiciones de explotación y esclavitud vigentes en tantas y tantas empresas, que hasta las estrellas curtidas en la ficción de la tele y sabedoras de los códigos de la telerrealidad se olvidan de la impostura y sucumben como el becario más frágil de la corporación más despiadada.

No falta ni un ingrediente: humillación, abuso, luz de gas, acoso… Todo vale para ofrecer el espectáculo del éxito contemporáneo, esa fábula en la que los héroes son galeotes de un barco negrero y gana quien aguanta los latigazos con una sonrisa.

Masterchef explica por qué no cuaja el teletrabajo. Tras la peste, muchos pensaron que las oficinas tenían los días contados, por ser ineficientes y caras, pero Elon Musk y sus apóstoles son partidarios de mantenerlas, porque es muy difícil abusar y humillar a alguien que está en su casa. Las broncas por Zoom son menos broncas.

El éxito del programa es consecuente con un mundo laboral individualista, ultracompetitivo, sin sindicatos y ajeno a cualquier idea de cooperación, solidaridad u obra colectiva. ¿Cómo no van a identificarse los espectadores con un programa que refleja tan bien las condiciones en las que trabajan millones de personas? Masterchef cuenta la vida de hoy mejor que las novelas de Dickens contaban el Londres del XIX, con la diferencia de que Dickens no contrataba a un niño para llamarlo Oliver Twist y hacerle pasar las de Caín ante el mundo entero.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS