Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ciudadano Jorge Javier

La broma solucionaba la vida a todos: al PSOE le daba un nombre con el que recuperar el ayuntamiento, y a Vázquez un colofón lógico a su carrera

Jorge Javier Vázquez, en el plató de 'Sálvame'.
Jorge Javier Vázquez, en el plató de 'Sálvame'.

Del muy divertido affaire Jorge Javier Vázquez —auspiciado por la travesura de Carlos Alsina cuando ironizó en Onda Cero sobre su posible candidatura a la alcaldía de Madrid por el PSOE— solo me ha decepcionado el desenlace. Tras unas horas de suspense en las que el aludido participó en la broma, sin confirmar ni desmentir, llegó el desmentido teatral a dos bandas, por el partido y por el protagonista. Lo que podría haber sido un momento grandioso, además de gracioso, de la política española, quedó en tuits de un día. No entiendo por qué Jorge Javier se bajó de la carroza en la que le habían montado, cuando tenía tan fácil honrar el verso de Macbeth: “Si el azar me quiere rey, que me corone sin mi acción”. Candidato sin presentar candidatura, y casi alcalde sin hacer campaña, pues se la daban hecha (Alsina propuso hasta el lema: Sálvame). ¿Qué más se puede pedir? Pocas veces la política pone la historia en bandeja, sin necesidad de que los asesores, los escribidores de discursos y los demóscopos (sic) la fabriquen.

Puedo meter la mano en el fuego sin temor a abrasarme y apostar por que el candidato real del PSOE para batirse con Almeida, si es lo que los socialistas de Pedro Sánchez entienden por “estrella”, será un bluf. La broma, en cambio, solucionaba la vida a todos: al partido le daba un nombre con el que recuperar al fin el Ayuntamiento, y a Jorge Javier le daba un colofón lógico a una carrera que ha ido pasando del rosa al rojo, y del cotilleo al mitin. Todos contentos. Todos, salvo los que aún se toman en serio la política y creen que hay en ella algo más que una puesta en escena. Como somos muy poquitos los que conservamos tales ilusiones, el daño sería irrelevante.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS