Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Schadenfreude’ de ricos: por qué adoramos ver a millonarios sufriendo

El secreto del éxito de todas estas fábulas de superricos depresivos radica en el consuelo y alivio que nos sostiene a los que observamos desde el 99% restante de la población

Aubrey Plaza, vista en el adelanto de la segunda tempora de 'The White Lotus'.
Aubrey Plaza, vista en el adelanto de la segunda tempora de 'The White Lotus'.HBO

En octubre se estrena la segunda temporada de The White Lotus. Cuento los días. Se sabe poco: que transcurrirá en Sicilia –en el San Domenico Palace de Taormina–, que la estupenda Tania (Jennifer Coolidge) y su pareja Greg (Jon Gries) serán los únicos que repetirán y que entre la nueva cantera de adinerados de vacaciones está la genial Aubrey Plaza o, inserte suspiro, el inolvidable Christopher Moltisanti de Los Soprano —aunque en su carnet, dicen, pone Michael Imperioli—. No me hace falta saber más para tenerme en ascuas. No veo la hora de reencontrarme con una nueva tanda de superricos agonizando espiritualmente entre sábanas de algodón egipcio y vistas a piscinas infinitas.

Me pasa con The White Lotus, con Succession y con mi sincera fascinación por Las mujeres ricas de Beverly Hills —lo siento, pero ni las de Dubai o Salt Lake City estarán a la altura de Kylie Richards y su pandilla—: me hipnotiza ver a millonarios sufriendo. Supongo que es por esa mezcla de porno inmobiliario —a veces fantasía, otras espanto—, su sonrojante ensimismamiento o su abismo de compromiso con la que considero mi realidad. Es sintonizar y no puedo dejar de mirarlo.

Cuando la crítica de tele Alyssa Rosenberg escribió que la raíz del atractivo de Succession era puro schadenfreude estaba en lo cierto. No hay nada más anestesiante que “contemplar una y otra vez cómo estas personas pueden actuar con impunidad, pero todo está bien porque eventualmente se destruirán a sí mismos”. Supongo que ahí reside el secreto del éxito de todas estas fábulas de superricos depresivos: nos da el consuelo y alivio que nos sostiene a los que observamos desde el 99% restante de la población. Pena que sea una tirita y solo dure un rato.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS