COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘El turista’ o cuando el paisaje condiciona la trama

Esta dura historia situada en el desierto del sur de Australia muestra un entorno que no admitiría la menor concesión a cualquier atisbo de felicidad

El actor británico Jamie Dornan, en un momentgo de 'El turista', ambientada en el desierto de Australia.Foto: HBO MAX | Vídeo: HBO MAX

Si hay una serie en la que el paisaje y la acción donde se desarrolla están íntimamente ligados esa es El turista, la serie ideada por los hermanos Harry y Jack Williams que situaron su dura historia en el desierto del sur de Australia, muestra un entorno que no admitiría la menor concesión a cualquier atisbo de felicidad.

Y si, como parece, una fórmula imprescindible para conseguir la fidelidad para una serie es la de un primer capítulo potente, esta de HBO Max la cumple a la perfección: la larga persecución de un enorme camión a un discreto automóvil hasta conseguir destrozarlo por un barranco es de lo más impactante visualmente. Ni que decir tiene que es inevitable recordar El diablo sobre ruedas, el primer largometraje de Steven Spielberg, aunque la serie de los Williams no piensa tanto en la taquilla con los inverosímiles finales felices. Pero el accidente es, también, fundamental para la trama pues el conductor del automóvil, y protagonista de la serie (Jamie Dornan), se despierta en un hospital con una amnesia total. Es el principio de un largo viaje en busca de su identidad, una travesía plagada de violencia, de peculiares personajes secundarios y de un omnipresente desierto con sus escasos y destartalados bares y moteles.

Sorprendentemente, y tras un arranque excelente y sobrio, la serie desbarra en sus últimos capítulos con un exceso de alucinaciones del protagonista, un recurso que, en definitiva, resulta simplón y demasiado fácil para unos guionistas que parecen haber tirado la toalla ante un desarrollo lineal de la trama. Para recurrir a los delirios, a los saltos en el tiempo, sin confundir al espectador hay que tener un talento hitchcockniano y un colaborador como Dalí. Y no es fácil.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS