Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los Romanoffs

Matthew Weiner elevó la ya muy alta calidad de ‘Los Soprano’ y después se inventó la adictiva ‘Mad Men’. ‘The Romanoffs’ no es la bomba, pero posee estilo, te sorprende, te divierte

Amanda Peet y John Slattery, en 'The Romanoffs'.Vídeo: AMAZON PRIME

En determinadas plataformas, además de prevenirte con cartelitos sobre el pecaminoso contenido de algunas series que vas a ver (no solo sexo, drogas, alcohol, desnudismo, sino también que alguien aparece fumando) te preguntan si la serie te está gustando, te apasiona o si consideras que no es para ti. Lo último es demasiado prudente o melifluo. Yo tal vez respondería al cuestionario si el interrogante fuera: ¿te parece una mierda? Porque abunda la escatología en ese mercado, pero sobre todo la mediocridad, lo repetitivo, el infinito estiramiento de chicles que ya de entrada poseían escaso sabor. Las plataformas también exhiben la lista de las diez series más seguidas por el público, muchas de ellas capaces de enrojecer de vergüenza a cualquier paladar mínimamente educado. Pero volvemos a lo evidente y es que millones de moscas no pueden equivocarse al consumir su alimento favorito.

Imaginas que ante la fabulosa demanda de guiones para series habrá multitud de chavales que de mayores ya no querrán dedicarse a la economía empresarial, a la política o a la odontología, profesiones siempre seguras, sino que aspirarán a ser guionistas, trabajo en el que no existirá el angustioso problema del paro.

Hay pocas noticias de los creadores que marcaron la edad de oro de las series en los primeros años de este siglo. De los que se sabe algo, no han vuelto ni de lejos a estar a la altura de su antiguo talento. Por ello, me resulta grato encontrarme con el nombre de Matthew Weiner ejerciendo de showrunner en la inquietante y atractiva serie The Romanoffs (Amazon Prime Video). Weiner elevó la ya muy alta calidad de Los Soprano cuando empezó a trabajar en ella y después se inventó la adictiva Mad Men. The Romanoffs, ocho capítulos que sobrepasan cada uno la hora de duración, con temáticas independientes y protagonizada por personajes que descienden de los zares, ofrece algo inteligente y perturbador. En su turbia atmósfera hay ecos de Polansky, de Highsmith, de Hitchock. Weiner no los vampiriza pero flotan los ecos de esos mundos. No es la bomba esta serie, pero posee estilo, te sorprende, te divierte. Y eso es mucho.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS